José Pechi y custodio Zamit.

José Pechi y Custodio Zamit, observando el entrenamiento de los juveniles de Florida.

CUÁNTOS JÓVENES HAN PASADO POR ELLOS?
José Pechi, el querido masajista de las albirrojas juveniles que con sus vaya a saber cuántos años, siempre está de buen humor y feliz de estar al lado de los “chiquilines” como le gusta llamar a sus jugadores.
Pechi a quien conocimos desde nuestra llegada a Florida, sigue con el optimismo y puntualidad de siempre, tratando de minimizar el efecto de cualquier lesión.
Custodio Zamit, el utilero, dueño de un temperamento muy especial que termina conquistando a los jóvenes, ayer decía: “antes había 3 pelotas para 20 y hoy hay tantas que no puedo descuidarme porque se pueden perder y les tengo que estar reclamando que cuiden lo que tienen”
Ambos, son estandartes de las albirrojas, de las que estuvieron y de las que vendrán.

Anuncios