El público descarga sus miserias

El público descarga sus miserias

QUE ESTA PASANDO?

Ayer se suspendió un partido de Sub 13 -si leyó bien- de Sub 13  y amistoso ya que es un campeonato experimental, porque un aficionado comenzó con insultos, improperios  y amenazas contra el árbitro de un partido -reiteramos- amistoso.

No estuvimos en el encuentro, pero hubo compañeros que sí lo hicieron, como también fotos de lo que pasó  a la salida de la cancha, cuando un “orate” le aplicó un puñetazo al colegiado.

Hemos  escuchado por ahi, que los insultos son el “folclore” del  fútbol a lo cual nos hemos negado terminantemente. Acá nos conocemos todos, nos cruzamos por la calle,  compartimos  actividades, asistimos a espectáculos -grandes y chicos-  pero lo de ayer superó lo imaginado.

Así le dejaron la cara a Juan Rodriguez

Así le dejaron la cara a Juan Rodriguez

Uno entiende que jugadores, aficionados,  árbitros también, se pueden “calentar”, pero vuelta la calma, bajada la adrenalina y razonando, lo que ocurrió dentro de la cancha queda allí. Pero no, en un partido amistoso Sub 13 se descargó la ira de un irascible sujeto contra quien administraba justicia fuera del recinto, donde lo esperaba con oscuras intenciones.

Hemos oído también insultos racistas que en otras épocas quizás -para algunos-eran corrientes, que ha llegado el momento de “parar la mano”

Según Huffington Post a un futbolista brasileño le ocurrió en Serbia quien lloró luego de recibir ese tipo de improperios.

Se trata de Everton Luiz, el mediocampo brasileño del equipo serbio que ha “condenado enérgicamente” los insultos racistas que sufrió el futbolista a manos de un rival local, los Rads.

El partido fue interrumpido cuando los fans de los Rads ondearon una pancarta insultante hacia Luiz mientras imitaban el sonido de los monos cada vez que el jugador tocaba el balón.

“No pude aguantar las lágrimas tras aguantar insultos racistas de la grada durante los 90 minutos de partido. Me impresionó especialmente la actitud de los jugadores contrarios que, en lugar de apelar a la calma, respaldaron el comportamiento de sus fans”, ha revelado Luiz.

En Florida seguimos cediendo terreno y los violentos nos invaden. Los niños del amistoso Sub 13, que están saliendo de la cancha de fútbol infantil, no tuvieron derecho a hacer lo que les gusta que es JUGAR A LA PELOTA y no ganar a como sea.

Debemos hacer ver a los padres que hay situaciones complicadas para nuestros hijos dentro del propio deporte que si somos capaces de enfocárselo adecuadamente puede ser muy enriquecedor para nuestro hijo. Un día no sale de titular, o le cambian cuando no se lo esperaba, tiene un problema con el entrenador o con alguno de sus compañeros, se lesiona en el partido momento más inoportuno, etc. Son malos momentos que un jugador pasa a lo largo de su vida deportiva.

No nos debe ablandar la situación porque somos conscientes que estas circunstancias negativas son las que le enseñan a nuestro hijo a esforzarse por aceptarlas y luchar por superarlas. En realidad es algo enriquecedor para ellos ya que les hace más fuertes y maduros y les ayuda a saber estar en esas situaciones. Deben comprender que es algo que va completamente integrado en el deporte que practican. Hay que aprender a ser suplente, a no estar de acuerdo con la decisión del entrenador y aceptarla.

Como se puede apreciar, los padres tenemos un papel fundamental para que ellos puedan conseguirlo. Hemos de aceptar de forma constructiva este tipo de situaciones. Y hemos de reconocer que a veces no es fácil pero hemos de hacerlo por el bien de nuestros hijos.

Es el momento de que tengas autocontrol. Cuando veas sufrir a tu hijo, no intentes protegerlo, no te pongas de su lado, no busques argumentos que justifiquen lo que hace. Controla esa tendencia (por un lado muy lógica porque le quieres) de ayudar a tu hijo dándole siempre la razón. Analiza fríamente los motivos  que han producido esta circunstancia y aprovecha el momento clave para enseñarle a enfrentarse a situaciones adversas.

No intentes compadecerte de él ni aliviar sus sentimientos. Simplemente hazle ver que que es una situación más del deporte y de la vida que debe afrontar de la mejor manera posible y de forma positiva.

Eso sí, ofrécele la ayuda que necesite. Es muy importante que tu hijo note que estás a su lado y que le vas a ayudar a enfrentarse a esos malos momentos. Lo que debes hacer es aclararle que si supera esas adversidades será más fuerte y le será muy útil en el futuro porque en la vida constantemente hay que enfrentarse a muchas dificultades. Si se entrena desde pequeño a afrontarlas, estará entrenado para hacerlo siempre. Será mejor persona y mejor deportista.

Explícale que un buen deportista, además de realizar buenas marcas, conseguir muchos goles, tiene que saber aceptar decisiones o situaciones que no le van a gustar. Nunca hay que bajar la cabeza, ni lanzar la toalla. No se puede rendir. Hay que seguir luchando hasta conseguir superarlo. Tras una caída, hay que levantarse una y otra vez.

Las personas que alcanzan el éxito son aquellas que son capaces de superar los momentos difíciles, que siempre los hay, y se esfuerzan al máximo para alcanzar los objetivos.

Fuente Mi Fútbol

Anuncios