Colonia es el mejor

Colonia es el mejor

Pedro Ramón Clavijo. Equipo RDR. La Colonia.

 

PARA SER CAMPEON. PRUEBA DE CARÁCTER.

La tuvo Colonia para ser el justo campeón del Sur. La dio Florida, para forzar un juego fenomenal y defender su chance Esta vez, 1100 aficionados en el Estadio 5 de Octubre fueron los privilegiados. Los chicos Sub 18, jugar otro partido de altísimo voltaje. Emotivo de principio a fin, y competitivo hasta que faltaba apenas un minuto. Recién ahí, se pudo saber claramente que la Copa quedaría en manos de los chicos rojos.

El juego rápido, que pasa la mitad del campo con velocidad, la disposición para hacer una transición sin pausas, y la llegada de jugadores desequilibrantes que exigieron desgaste a los defensores, fueron elementos vitales. Los espacios reducidos que por obligación se debían conseguir para no sufrir sobresaltos, el desgaste mental y físico que ello exije, la disposición de cada uno para seguir a su compañeros y resolver la superioridad numérica, hicieron un partido dinámico y con enorme movimiento.

La actitud para encarar los momentos duros que ambos tenían, la presión para conseguir la pelota, al reconocer la virtud rival, la prueba de carácter que los dos debieron dar, para semejante premio.  Por todo eso, fue otro gran partido. Un poco, como haciendo realidad de que aquel 7 a 1 fue una sorpresa, de que quien lo concretó jugó a un altísimo nivel, y alcanzó una contundencia inédita. Este fue un partido más terrenal. De ida y vuelta, de emociones constantes.

Lo abrió Florida con una pelota que picó antes. La prueba notable del arquero coloniense para superarla y después tener cuatro o cinco contenciones maravillosas. Lo empató Colonia al minuto de ese accidente con un desborde y frentazo de los de antes. Se siguió a todo ritmo, sin pausas y a veces apurado por la impronta juvenil del quererlo todo. Por momentos con la inteligencia de Colonia, en otros con el vértigo de Florida. Claro está los arcos siempre con riesgos.

Cuando en el complemento parecía que los albirrojos ya estaban exhaustos y Colonia seguía de largo, llegó el segundo por Benoit. Los de la Piedra estaban en carrera. Los habituales chiquitos y veloces complicaban como la historia floridense tienen. Ganaban 2 a 1 y forzaban penales. Hasta de contraataque el tercero pudo convertir.

Colonia es un gran equipo. Hizo cambios, tonificó, refrescó y tiene a Villar. Allí apareció la clase. En los últimos 15 minutos la figura roja fue incontenible, González echó el resto, Curbelo dio hasta lo último, Illada entró para aportar su peso. El equipo fue una tromba. En cinco minutos lo dio vuelta. El pueblo explotó. Faltaban 10 minutos y la obra no terminaba. Quedaron 15 para disfrutar.

Que Florida se fue al ataque, exigió, lo tuvo, De León intervino, la pelota estuvo en la línea. Recién al final, y cuando expiraba pudo aparecer el dale campeón. Por eso, para ser campeón, hubo que dar una prueba de carácter. Colonia la tuvo, porque no se creyó lo de 7 días antes. Florida la dio, porque no se amilanó, por lo del  ECO: La rojita es el justo campeón, porque es un equipo fuerte. De buen juego, técnico, ordenado y desequilibrante cuando va al ataque que se hace incontenible por momentos.

Florida la salvó, porque jugó de igual a igual, sin que pesaran antecedentes. Para el futuro, es una notable conclusión. Regalaron otra gran obra de intensidad, ritmo, dinámica, ganas, entusiasmo y amor a sus colores. Felicitaciones.

EL MEJOR JUGADOR DE LA CANCHA: Franco Rabazza. Se comió la cancha porque el partido empezó ahí. Fue el del desborde para el gol vital de Colonia. Empujó, clarificó ordenó.)

EL MEJOR DE FLORIDA: Dilan García. (Jugó en la misma posición que el coloniense. Hizo lo mismo. Ambos supieron que desde allí, empezaba la gran final que jugaron)

Anuncios