Nerón, el Emperador que incendió Roma

Nerón, el Emperador que incendió Roma el 19 de junio del 64.

Similitudes de la historia y la actualidad sobre formas de gobernar

Desde la antigüedad los sistemas de gobierno han sufrido avances y retrocesos.

La monarquía romana fue la primera forma política de gobierno de la ciudad estado de Roma desde el momento legendario de su fundación.

Esta se transformó en República romana que fue un periodo de la historia caracterizado por el régimen republicano como forma de gobierno.

República en sentido amplio, es un sistema político que se fundamenta en el imperio de la ley (constitución) y la igualdad ante la ley (al igual que otros regímenes basados en el Estado de derecho) como la forma de frenar los posibles abusos de las personas que tienen mayor poder, del gobierno y de las mayorías, con el objeto de proteger los derechos fundamentales y las libertades civiles de los ciudadanos, de los que no puede sustraerse nunca un gobierno legítimo. A su vez la república escoge a quienes han de gobernar mediante la representación de toda su estructura con el derecho a voto.

El Imperio Romano fue el tercer periodo de civilización romana en la Antigüedad clásica, posterior a la República romana y caracterizada por una forma de gobierno autocrática.

Una autocracia es un sistema de gobierno en el que el poder supremo está concentrado en las manos de una persona, cuyas decisiones no están sujetas ni a restricciones legales externas, ni a mecanismos regularizados de control popular (excepto quizás por la amenaza implícita de un golpe de estado o de una insurrección en masa). La monarquía absoluta y la dictadura son las principales formas históricas de autocracia.

Augusto fundó el Imperio romano tras el fin de la frágil República de Roma. Augusto conservó efectivamente el Senado romano aunque consolidando todo el poder real en sí mismo. Roma era pacífica y próspera hasta el gobierno dictatorial de Cómodo.

SEMEJANZAS ENTRE QUIEN DIRIGE OFI Y LOS EMPERADORES ROMANOS

Se puede aseverar que la OFI tiene un sistema republicano de gobierno. Su Consejo Ejecutivo es elegido para gobernar representando a su estructura por el voto de los sectores.

Cuando leemos o escuchamos declaraciones de quien ostenta la presidencia del fútbol del interior, las similitudes con Cómodo se nos vienen a la mente.

“Si eso lo dijo algún consejero le tengo que pedir la renuncia urgente. “ En nuestro sistema los únicos con derecho a pedir la renuncia son los integrantes de la organización, no el presidente. Nos refiere a un accionar autocrático esa expresión.

Observe el lector que siempre en sus declaraciones está presente el “yo“. Voy a hacer, No voy a permitir, y abundantes yo más.

“Acá el que le toma el pelo a la gente son los propios dirigentes que no cambian la reglamentación, hay que trabajar presentando ponencias para que esto se cambie”

La Mesa de las Confederaciones está definida en el Reglamento en el marco de lo establecido en los artículos 25 y 42 del Estatuto. Su cometido específico es el tratamiento de asuntos que el Consejo Ejecutivo le delegue, sin perjuicio de lo cual podrán elevar a consideración del mismo propuestas y proyectos.

En fecha 27 de mayo de 2016 se realizó una reunión preparatoria con representantes de las cuatro confederaciones y el presidente de OFI, en la cual se comenzó a generar ideas de cambios en estatutos y reglamentación. Existe un acta de dicha reunión en la cual se recoge todo lo expresado y se acordó realizar otra reunión.

El presidente se encargó de que nunca se concretara dicha reunión de dirigentes que pretendían generar ponencias para cambiar.

¿Quién le toma el pelo a la gente? Los dirigentes NO.

El Presidente tiene la potestad de tomar todas las medidas convenientes en casos graves y urgentes (artículo 47 del estatuto). Si él no considera urgente suspender un partido, debería considerar como grave el perjuicio económico que sufriría Canelones.

Que el Ejecutivo tenga potestades para suspender o aplazar estos partidos de fútbol”.

Parecería que no conoce sus potestades.

“Algunos dirigentes son delincuentes, no puede decir en medios de prensa o publicar que el presidente tiene potestades para suspender, cuando saben perfectamente que el reglamento me lo prohíbe.”

¡NO se lo prohíbe!

Un delincuente es quien comete un delito, lo cual es quebrantar la ley, una acción o cosa reprobable o una acción u omisión voluntaria o imprudente penada por la ley.

Y está el delito político que es el que establecen los sistemas autoritarios en defensa de su propio régimen.

Resumiendo, las declaraciones estarían más cerca de un delito político lo cual significaría que delincuente es quien pretende hacer creer cosas que no son ciertas.

Que habría algún dirigente delincuente podría ser. Si hay pruebas que las presente.

Todos tenemos pruebas de algo.

Comienzo requieren las cosas.

 

Anuncios