Poncio Pilato se lavó las manos

Y PONCIO PILATO SE LAVÓ LAS MANOS

Puede que Pilato haya querido hacer lo correcto, pero también deseaba conservar su cargo y complacer al pueblo. Finalmente, antepuso su carrera a la conciencia y la justicia. Pidió agua, se lavó las manos y se declaró inocente de la muerte que acababa de aprobar.

Poncio Pilato nombrado Gobernador por el Imperio Romano de la Provincia Romana de Judea tuvo un papel relevante en la historia. Pero solo por los sucesos relatados en el Nuevo Testamento y certificados por historiadores. Poco se sabe de él.

Pilato tuvo un mal comienzo en lo que respecta a las relaciones con sus súbditos judíos: una delegación de principales entre los judíos (representantes del Sanedrín) viajó a Cesarea para protestar. Después de cinco días de discusión, Pilato intentó atemorizar a los que hicieron la petición, amenazándolos con que sus soldados los ejecutarían, pero la enconada negativa de aquellos a doblegarse (pues incluso se inclinaron en tierra y mostraron sus cuellos para ser degollados, aunque Pilato sólo había pretendido engañarlos para que cedieran) y dado el alto coste político (ya que Pilato llevaba apenas seis semanas en el puesto y habría tenido que ejecutar en esa sola ocasión hasta a seis mil judíos) le hizo acceder a su demanda.

¿Y por qué nos acordamos nuevamente del presidente de OFI?

Cuando se le han planteado demandas, ha pretendido amenazar con la ejecución. Al notar el alto costo ha cedido. Y por último se ha lavado las manos.

De larga data los medios de prensa radiales han hecho sentir su voz de desagrado ante los cobros de derechos de transmisión. Con errores y con aciertos.

Se han negado a transmitir ante los altos derechos cobrados por algunas ligas, que han sido abusivos, groseros y faltos del más mínimo criterio por los montos exigidos.

Las reuniones se han sucedido.

Hasta que finalizando el año 2016 en mediación promovida por la Secretaría de Deportes, el Círculo de Periodistas del Uruguay y la OFI se reúnen y emiten una declaración.

Un exhorto por el trato igualitario de parte de los organizadores de los diferentes espectáculos.

Y el trato no es igualitario por parte de los diferentes organizadores.

No se tiene en consideración, a diferencia de las transmisiones de campeonatos de liga, que en campeonatos de OFI hay gastos extras por parte de los medios radiales.

Gastos de traslados incrementan generosamente los costos. Más la carga horaria que significa.

Un presupuesto equilibrado exige determinar lo más exacto posible los ingresos y egresos. La dinámica de los campeonatos no nos permite conocer el siguiente encuentro. Y nos encontramos con un organizador que cobra. Otro gasto más.

Surgen las quejas y reclamos.

Y surge la historia.

Poncio Pilato amenaza. Luego mide el costo. Es alto. Cede a la demanda. Firma un exhorto.

Y ahora… pronuncia “Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis”.

Y Bares pidió agua, se lavó las manos y se declaró inocente. ¿O fue Poncio Pilato?

Anuncios