LA PSICOLOGÍA Y EL FÚTBOL

La psicología del deporte es la rama de la psicología que estudia los procesos psíquicos y la conducta del hombre durante la actividad deportiva. Esta ciencia aplicada busca conocer y optimizar las condiciones internas del deportista para lograr la expresión del potencial físico, técnico y táctico adquirido en el proceso de preparación.

El miedo al éxito, el miedo al fracaso van de la mano, como cuando de habla de ganar o de perder y no de sumar de a tres.
El síndrome del quemado, las lesiones deportivas provocadas luego de sucesivas frustraciones, la activación por sobre la ansiedad, son muchos factores que confluyen al momento que charlar de psicología deportiva.

Hemos visto y oido algunas aberraciones que han ocurrido en el manejo de juveniles en los últimos años, los que sólo con ayuda profesional,  capacitación, humildad, esfuerzo y “poniendo oreja” se podrían abatir.

Imagen relacionada

Estar en la cabeza de un grupo no se debería conjugar el estilo autocrático del entrenador, cuando en juveniles se debe estar mas preparado para el liderazgo como orientar a los chicos que son sus primeros seguidores hacia el objetivo claro en común que se persigue.

Según Marcos Silva de Referí, futbolistas, basquetbolistas, tenistas y pilotos de automovilismo, recurren a profesionales para mejorar sus rendimientos y dominar las presiones.
En 1991 se fundó la Sociedad Uruguaya de Psicología del Deporte y este año la Universidad de la República incorporará una especialización enfocada a esta área debido a la creciente demanda que tuvo en los últimos años.

“Es fundamental que los clubes se aseguren previamente que el psicólogo está especializado en el área deportiva. Eso les garantiza que el profesional cuenta con las herramientas necesarias para trabajar en ambientes que son muy distintos a los consultorios tradicionales”, le explicó a Referí Jesús Chalela, el primer psicólogo que se especializó en el área deportiva y que trabajó con la mayoría de los deportistas de élite uruguayos.

Resultado de imagen para psicologia deportiva motivacion

A la hora de explicar su metodología de trabajo, Chalela señaló tres aspectos fundamentales: “El psicólogo deportivo trabaja en base a tres áreas: la investigación, la parte educativa y la intervención”.

Desde hace 10 años, Chalela destina entre tres y cuatro horas por día a trabajar con las formativas del club Malvín en básquetbol. “La observación es fundamental, uno tiene que estar en el lugar donde están sucediendo las cosas. No estamos diagnosticando permanentemente, estamos observando y de ahí se pueden sacar muchas cosas”, señaló Chalela y ejemplificó: ” Cuando vos les decís: ‘¿Andás bien?’, y te responden: ‘Y… bueno, ahí llevándola’, ya te da un panorama”

HAY ENTRENDORES QUE NO CONFÍAN EN EL PSICOLOGO
Como suele suceder con todo lo nuevo, la desconfianza y el desconocimiento del rol del psicólogo deportivo por parte de los entrenadores dificulta la integración entre ambas partes.

“He visto entrenadores muy cerrados o pocos receptivos al trabajo interdisciplinario y otros más abiertos y dispuestos”, reconoció Marco Gentini, psicólogo deportivo que trabaja en el programa “Gol al Futuro”.

Gentini destacó que hoy en día las distancias entre psicólogos deportivos y cuerpos técnicos se acortaron gracias a la presencia de la asignatura Psicología del Deporte y Actividad Física dentro de la malla curricular en la Licenciatura de Educación Física y la tecnicatura de fútbol.

Resultado de imagen para psicologia deportiva motivacion

Para Fabián Coito, técnico de la selección sub 20 de Uruguay, la clave está en la forma en la que se integra el psicólogo deportivo al cuerpo técnico.

Con los años, el deporte de alta competencia se vuelve cada vez más competitivo y profesional, por este motivo Coito señala que el trabajo psicológico en los planteles adquirió más relevancia: “Cuanto mayor sea la información que tenga el entrenador se minimizan los errores en las decisiones que tenga que tomar. Evaluar la parte mental y anímica del futbolista es una herramienta muy útil para mejorar su rendimiento”, apuntó.

“El psicólogo del deporte tiene que ayudar al deportista a manejar y controlar sus emociones”, resaltó Chalela y agregó: “Más allá del rendimiento, tratamos que mejore su calidad de vida y su bienestar. A diferencia del deporte formativo, la práctica a nivel profesional genera mucho estrés

Áreas de trabajo

Dentro de las temáticas más abordadas se destacan los trabajos para fortalecer la cohesión grupal, la motivación, la comunicación entre los deportistas el control de la ansiedad y el manejo de las frustraciones.

Sobre este último tema, Chalela aseguró que en muchos casos las lesiones pueden originarse por un manejo equivocado de las emociones. “Cuando el futbolista recibe una frustración tras otra se le puede generar una lesión deportiva que en muchos casos se puede prevenir trabajando previamente la parte emocional del jugador”, explicó.

Eso también puede ocurrir en otros deportes: “Me pasó de acalambrarme la mano por apretar la raqueta y no era por cansancio sino por la tensión que tenía en el partido”, le contó en 2016 a Referí el tenista uruguayo Pablo Cuevas, que trabaja desde hace años con el psicólogo Pablo Pécora. “A manejar eso se aprende, por esa razón hago ejercicios en la cancha, de pensar en solo una cosa táctica. Si pensás: ‘No tengo que errar’, te equivocás; lo que más vas a hacer es errar”, concluyó Cuevas

Tema clave: trabajar con jóvenes

La adolescencia se caracteriza por los permanentes cambios emocionales que atraviesan los jóvenes. “El futbolista está formando su personalidad y el adolescente suele ir hacia el lugar que más le gusta o más le conviene”, detalló Fabián Coito, el técnico de la selección sub 20, a la hora de explicar su vínculo con los jugadores.

“A veces no les gusta dónde el técnico los pone en la cancha o no están de acuerdo si sale un compañero del equipo con el que mantenían una buena relación. El entrenador tiene que alcanzar el equilibrio de todas esas variables para lograr el convencimiento y la confianza del futbolista”, remarcó el seleccionador.

Imagen relacionada

La presión familiar y del entorno, la obsesión por conseguir una diferencia económica y la ansiedad por lograr una transferencia al exterior son factores que influyen en la etapa formativa del futbolista.

“Muchas veces no están preparados para recibir determinadas cantidades de dinero ni son conscientes de los cambios que implica salir al exterior”, remarcó el psicólogo Jesús Chalela, que se encarga de trabajar en estas áreas con los deportistas. “Cuando en los medios de comunicación o en el entorno del jugador se empieza a hablar de una posible transferencia es fundamental atender y profundizar sobre estos escenarios para evitar que influyan negativamente”.

Nota completa en http://www.referi.uy/el-otro-yo-la-psicologia-el-deporte-n1042497

Anuncios