Canadian , la tarde del debut en Sarandí Grande el 3 de abril de 2016.

Por Dino Cappelli de Punto y Aparte de Sarandí Grande

El equipo no jugará este año en el estadio local

Aquel proyecto anunciado con bombos, platillos y estadios renovados, ya quedó atrás. El acuerdo rubricado por la Liga local, el Municipio y las autoridades del Canadian FC para que el club profesional desembarcara en Sarandí Grande, se extendió apenas por un año.

Y es que oficialmente el Canadian jugará como local en Pan de Azúcar, o en Aiguá, o vaya uno a saber dónde.

Para estos equipos poco importan los destinos, siempre y cuando encuentre un gobierno receptivo y una comunidad necesitada de –al menos- fútbol profesional.

Cuando días atrás PUNTO Y APARTE daba cuenta de que en la 2da fecha del torneo del ascenso Canadian sería local frente a Villa Española en el Estadio ‘Batalla de Sarandí’, lejos estábamos de suponer que tal visita sería nula.

El equipo de los inmigrantes uruguayos en Canadá fijó ante la AUF el escenario de Pan de Azúcar, en el departamento de Maldonado, para oficiar como local.

Horas más tarde el alcalde de nuestra ciudad, Cayetano Stopingi, comenzó una ronda de llamados a los directivos del club, tendientes a saber la veracidad de tal noticia. “No nos atienden el teléfono, no supimos más nada de ellos”, confesó el gobernante a este semanario.

Tampoco las autoridades de la Liga de Sarandí Grande recibieron comunicaciones al respecto. Tan sólo silencios desde el otro lado de la línea telefónica.

Idas y vueltas

Las andanzas de Canadian FC por el interior no son fáciles. Por ejemplo el Estadio Municipal de Pan de Azúcar ‘Julio César Abbadie’ no quedó habilitado por la Comisión de Field de la AUF. Dicho escenario, que Deportivo Maldonado utilizó como “cancha 2” y en el que Canadian quería oficiar como locatario no pudo ser habilitado ya que se le realizaron algunas observaciones, entre estas no tener el alambrado perimetral necesario detrás de uno de los arcos. Por ello es casi un hecho que Canadian tenga que trasladarse al Estadio Municipal de la ciudad de Aiguá donde oficiaría como local.

Lejos ya quedó aquella suerte de acuerdo verbal por el cual Canadian se comprometía a reclutar jugadores del medio, quizás a instalar un equipo en la Liga de Sarandí Grande y demás sueños que quedaron en esa instancia.

Sí cumplió con sus partes del convenio: esto es instalar el alambrado perimetral en el campo de juego del ‘Batalla de Sarandí’ –aquel que la hinchada de San Gregorio echó al suelo en el festejo del gol por el torneo del Sur 2016-, sí aportó el equipamiento para nuestras selecciones de fútbol, y también aportó su cuota parte en el invernáculo de la Escuela 113.

Lo demás, fue un rápido sueño de 2016.

Lo que fue y lo que no fue

 

Las palabras que formulan las personas, y que se registran en los medios de prensa, son bien válidas de lo que aconteció.

Nuestro colega Emilio Martínez informó sobre la llegada de Canadian a principios de 2016, en enero.

“Acá hay una calidez diferente y les brindamos una apertura especial. No nos interesa lo económico, sino los beneficios que pueda traer que Canadian juegue en Sarandí Grande”, dijo entonces el alcalde Stopingi.

Durante el año pasado, no se le cobró alquiler del estadio al equipo capitalino. “Lo hacemos por dos años y después veremos”, explicó por entonces el concejal Richard Fernández.

Canadian cumplió con la compra de camisetas para practicar diversos deportes en la ciudad, desde handball hasta fútbol y basket.

Otros aspectos no cuajaron. “Incluso hay intenciones de realizar cosas que beneficien a Sarandí, como crear fuentes de trabajo con capital canadiense en pequeños emprendimientos”. De eso, nada.

 

Anuncios