Edgardo Ariel Ferreyra es un referente para todos quienes hemos corrido atrás de la pelota, o nos hemos parado a un costado de la línea para conducir algún equipo o selección.

Dueño de memoria inigualable, respetado por todos incluso a sabiendas de su condición política o de hincha de alguna institución, pero nadie puede negar el prestigio ganado a lo largo de todo el país.
Por muchos años todos esperábamos los lunes la opinión escrita en El Heraldo o antes aún, cuando comentaba en la vieja difusora, los relatos de Valentín.
Ahora  publicó en luchadoresdeltejido.com.uy su sentir en cuanto lo ocurrido en la revancha de la semifinal de juveniles, el fallo aberrante que también suscribimos, como asimismo -fuimos testigos directos en el CML- de los desvíos de conductas producto de la ansiedad evidente y latente por parte de la conducción.

En poco tiempo, se estarán eligiendo nuevamente los técnicos para las selecciones de todas las categorías y para no asistir en lo que aparenta una segura recaida a nivel mayor, ya estamos preparando las vacaciones a partir del mismo enero de 2018.
A continuación, compartimos el artículo que Edgardo escribió y se publicó en Luchadores del Tejido

INDISCIPLINA: UNA REFLEXIÓN INEVITABLE

Cuando los días pasan, las aguas se aquietan y el ánimo se serena, se dan las condiciones mejores para analizar lo ocurrido en la noche del 25 de marzo en el Estadio “Campeones Olímpicos”, en el partido definitorio de uno de los cupos para la final del Torneo de Selecciones Sub 18 organizado por OFI:

NI UN PUNTO, NI UNA COMA

Respecto al fallo del Tribunal de OFI sobre los incidentes ocurridos, del que extensamente nos ocupamos, no le cambiamos ni un punto, ni una coma a nuestros argumentos y mucho menos al título de Uno de ellos: ABSURDO Y TENDENCIOSO Y EN PERJUICIO DE FLORIDA, o tal vez dicho de otra manera e igual sentido: PARA FAVORECER A SALTO.

REFLEXION INEVITABLE Y PROFUNDA

Tan importante, o caso más relevante, lo que debe exigirse la Liga de Fútbol de Florida, es una reflexión tan inevitable como profunda, sobre este caso, como así también sobre otros casos de indisciplina protagonizados por las selecciones, nada menos, que juveniles, o sea la fase formativa superior de un futbolista.

Desde hace un par de años y acaso en aplicación de un modismo, la Liga incorporó a los numerosos cuerpos técnicos, un Sicólogo. Aclaremos que no cuestionamos la medida, pero también aclaramos, que no la compartimos y que no estamos de acuerdo.

Respecto de las selecciones, la primera responsabilidad le compete a los dirigentes del Ejecutivo, por la sencilla que son quienes asumen la potestad de designar los técnicos.

Nombrado el Técnico este pasa a ser el gran responsable, además de la elección de los jugadores, del régimen técnico – táctico, etc., también de todo lo que implica ser el conductor de un grupo que, sabido es, siempre es bastante heterogéneo y, consecuentemente, debe asumir la tarea de nivelar las asimetrías en materia de conductas, tanto deportivas como anímicas.

Lo ocurrido el 25 de marzo y otras anteriores, claramente indican, que hubo notorias fallas en materia de orientación de conductas anímicas, espirituales.

MOTIVAR NO ES LO MISMO QUE EXACERBAR

Desde joven, mas bien un adolescente, tuve la fortuna de integrar selecciones mayores de Florida, y si tan mal no me fue, en gran medida ello se debió a que tuve técnicos y compañeros jugadores, que me alentaron, que me marcaron el camino del compañerismo y sin eufemismos a interpretar la frase de los “Tres Mosqueteros”: Todos para uno y uno para todos, es decir que todo desvío individual afectaba al grupo; nos enseñaron respeto por el adversario y mucha grandeza anímica en la adversidad.-

Ese es el camino sicológico del deporte y en particular de un deporte tan pasional como el fútbol.

Hoy escuchamos (pese a nuestros problemas auditivos), mucho griterio, que en lugar de incentivar, exacerva, como cuando se salía de una trinchera a matar o a morir. Es un error  y grave, el fútbol no es otra cosa que es un juego, en el que si se requiere el mayor  físico posible, pero por sobre todo y utilizando la definición de don Ondino Viera ” es una demostración de arte y destreza”.

Serenidad, confianza es lo que requiere el jugador y no es la gritería, el agitar de bandera, nunca un rostro como enojado y dispuesto a “matar” al rival. Muy por el contrario, serenidad y buen ánimo es lo que debe imperar al momento de ingresar en una cancha de fútbol.

NO ES DE NUESTRA INCUMBENCIA…

Designar los técnicos, no es de nuestra incumbencia, pero hay que ser muy cuidadoso para nombrar el técnico y sus colaboradores. Y aquí si va más que una opinión un pregunta: ¿porque en las selecciones formativas, jamás se convocó como asesor, si no se le quería como técnico, a Sergio “Negro” Pereyra, que, como todo Florida sabe ha conducido, por años y años y con marcado éxito, a las selecciones de Baby Fútbol, cuando nadie como él (también José Fidel Diaz dirigió a este nivel), conoce sus aptitudes futbolisticas, anímicas, etc.

No es de nuestra incumbencia nombrar técnicos, pero como simple y vulgar aficionado al fútbol, nadie nos puede negar el derecho a preguntar.

INSISTIMOS

Los dirigentes del fútbol de Florida se deben un acto de reflexión por los insucesos recientes y anteriores, tanto en lo interno como en el relacionamiento con la OFI, como lo manifestaron un par de Delegados clubistas en la reciente Asamblea.

E.A.F.

Anuncios