80 AÑOS DE RIVER PLATE
Hay sensaciones que son difíciles de explicar o describir con palabras, por la sencilla razón que no somos los mas indicados para escribir sobre una historia que no vivimos, pero que sí, nos la contaron.

Desde el “campo de las moras” de aquel grupo de “muchachones” que un 18 de mayo de 1937 se les ocurrió llamar a “su cuadro” River Plate a éste día del 2017 cuánto tiempo ha pasado!!!
De aquellos fundadores que sólo conocimos a Héctor Pelusso o al primer masajista que fue “el Oscar” Alexandre a la gloria que un puñado de jugadores que en 1980 le regalaron en el “18 de Julio” de Tacuarembó siendo el primer Campeón del Interior de los clubes de Florida o luego en 1992 en el viejo “Campus” de Maldonado cuando alzaran la Supercopa.

River Campeón del Interior

Quiso la vida que cuando llegaramos desde nuestro Polanco, el club nos arropara y nos diera un lugar para vivir, quiso el destino que allí, a la vuelta de la sede viviéramos mucho tiempo, que nuestros hijos se pusieran su camiseta.

En primera persona me tocó pasar por el momento mas triste de la institución cuando con uñas y dientes defendimos hasta el final la permanencia en la A con todos los jóvenes deportistas que tuvimos a mano y por errores de terceros que la historia juzgará, debimos pasar el trago mas amargo escrito en los anales del club.

Pero de las cenizas como el ave fenix el club se levantó y en pocos meses estuvo de vuelta en el lugar que le correspondía, con la conducción dentro de la cancha del jugador mas grande que le conocí a River, un tal Pablo Fernandez, ese que se divierte con los mas chicos en el fútbol infantil y que una tarde dejó de ser el DT de los juveniles sin que nadie se diera cuenta.

Grandes alegrías también tuvimos cuando nos vestíamos de jugador y con “Cacho” como DT y un selecto grupo de “hermanos” mas que compañeros, levantamos varias copas con la alegría de un barrio entero.

Conocimos muchas historias mas contadas por don Raúl quien siempre estuvo dispuesto a dar las dos manos por el club, de la lucha permanente de Julio Perez siendo el estandarte junto a Carlos Villanueva y Julio Montero para que la institución permaneciera viva en el mayor momento de crisis, de los sacrificios de dirigentes señeros como el inefable “Bagre” o de la renovación actual a partir de la conducción de Hugo.

Hoy es un día de fiesta para lo riverplatenses, de quienes hemos estado en el club donde la llama sigue viva.

Felices 80 años River Plate y que ojalá la vida me permita verte llegar a los 100.

Jorge A Benoit Assanelli

Escrito con el corazón
Anuncios