Hace unos años me enamoré del fútbol, me enamoré de ésta pasión tan hermosa, lo vivo y lo disfruto, más de una vez me han preguntado ¿Por qué? Por qué lo sigo, por qué trabajo en esto, si sabemos, que en Florida nadie se ha vuelto rico por trabajar en el peridismo deportivo. Pero yo pienso que sí, que me he vuelto rica de millones de formas diferentes, he conseguido amigos geniales, he conocido personas maravillosas, que hasta hoy se ponen a las órdenes para todo, he cosechado incontables momentos hermosos, que solo un deporte tan lindo y cargado de pasión y emoción como este puede conseguir. He viajado, me he nutrido de muchas experiencias, historias, anécdotas y más.

Pero mucho antes, hace 18 años atrás me enamoré de vos, mi Tatito, cuando llegaste a nuestras vidas, nuestro hermano varón sabía que no te ibas a cansar de darnos millones de alegrías.
He tenido millones de errores, pero CON VOS no me equivoqué, no me equivoqué cuando te hablé, te aconsejé, cuando me tocó guiarte, no me equivoqué, y eso me pone tan feliz que me olvido de mis errores. No me equivoqué en enseñarte, y nos saliste bueno, completamente bueno, sos una persona hermosa, comprensiva, respetuoso, nuestro sostén ¿Cuántas veces me abrazaste en aquellos días que no me salía nada bien? Estabas ahí para recordarme que me podía faltar todo, pero los tenía a ustedes. Hoy me doy el lujo de mirarte y admirarte, siento el orgullo brotar desde lo más profundo de mi alma, y te amo!

El amor de hermanos

La vida está llena de momentos, el fútbol también, incontables momentos lindos y feos, hoy me mandaste un mensaje para ver si iba a ir a la cancha, jugabas la semi final con la sub 20 de Alianza, y como no podía ser de otra manera estuve, como siempre, ahí. Que hermoso detalle hermano, que me quisieras ahí, y como también el fútbol está cargado de momentos, y juro que he tenido muchos momentos hermosos, como otros no tan buenos, hoy me regalaste uno que jamás me voy a olvidar. Estaba trabajando para fútbol florida radio, la crónica: 90’ y algo más de partido, un partido apasionante, de ida y vuelta, picante por momentos, huevos y ganas sobraban en los 22 jugadores en cancha, dientes apretados, pierna firme y corazón caliente.

Los primeros 45’ se fueron con victoria parcial para Atlético, Torres había marcado. En los primeros minutos del segundo Berazategui logra el empate, y unos minutos más tarde Olivera le da la ventaja de 2 a 1 a Alianza, los minutos corrían y la cosa se iba poniendo más apasionante y caliente, es expulsado Perez, DT de Atlético, tras quejas contra el asistente, se iban los minutos y el partido llegaba a su fin, pero llega el gol de Carratto que obliga los penales.

El sorteo lo gana Perdomo, capitán de Atlético, y es el mismo equipo quien comienza pateando, Matías Perez bajo los tres palos, los nervios de la hinchada, el sonido del silbato seco, la noche fría y el gol de Pastorini que hace gritar a los albicelestes, Perez le deja el arco libre a Ruben Olivera, el que se acerca al punto penal es Argul, Olivera le habla, lo quiere poner nervioso, hay reto del árbitro Alanís, finalmente es gol, Carratto para Atlético, Larrosa para Alianza, Torres nuevamente para Atlético, gol, gol y gol.

Spinelli, marcó el penal de la victoria de Alianza

Es Hernandez ahora el que va a rematar, su remate se pierde por arriba del travesaño, la hinchada de Atlético festeja, cada vez más cerca de la final, es el turno de Perdomo, Matías Perez contiene el penal, sigue todo igual, Berazategui para Alianza convierte y obliga, Matías Perez, figura, contiene nuevamente un penal, a Pereyra ahora, Alianza si convierte es finalista por segunda vez consecutiva, y ahí venís vos, te veo a lo lejos, estoy parada atrás del arco, con ese tranco tranquilo que te caracteriza, con esa paz interna que tenes, te miro y no puedo evitar el miedo, confío en vos pero los nervios me superan, me doy vuelta, no lo quiero ver, silbato y siento tu grito ronco y seco de gol, siento a la hinchada gritar de alegría y el “ALIANZA NOMÁ”

Sé que lo hiciste bien, corro hacia vos, estas con los ojos llenos de lágrimas, cargado de emoción, nos abrazamos y suspiramos. Y TE JURO HERMANO QUE ESTE FUE EL MEJOR MOMENTO QUE ME REGALÓ EL FÚTBOL, Y LA VIDA TAMBIÉN, GRACIAS.

Emilia Spinelli

Anuncios