Foto Freddy Silva

Por Freddy Silva

Peñarol necesitaba un resultado positivo para seguir en carrera en la disputa de la Copa Nacional de Clubes.

Sabido es que un equipo que ingresa a la cancha para empatar, termina perdiendo y quedó la sensación que, por la elección de los jugadores, los aurinegros no tenían peso ofensivo en la primera parte y no la tuvo hasta los diez minutos del complemento

Aún asi hubo chances y hasta se podría decir que Peñarol debió haberse retirado con la victoria parcial al término de los primeros cuarenta y cinco minutos.

No solo no fue así sino que al término de la primera parte se perdía porque el rival fue mucho más objetivo, llegó menos veces pero concretó en un centro que llegó desde la esquina y Larronda la mandó al fondo de la red.

No era fácil para el conjunto local y se debió recurrir a los mejores, por un lado Pitter del Pino que sabe qué hacer con la pelota, juega y hace jugar y asi fue creciendo el equipo

 

Peñarol puso a los mejores y clasificó. Foto Freddy Silva

Mucho más un par de minutos más tarde con el ingreso de Erick Suárez demostrando claramente que  había mucho más peso ofensivo en la cancha y que Marcos Ramos y Richard Gómez ya no estaban solos

De los pies de Pitter del Pino, de la capacidad de  jugar  de Marcos Ramos, el imponente remate de Erick Suiárez y la pelota rebota en el horizontal para caer en la cabeza de Vanderson Barreto y de allí al fondo de la red.

Se volvía a estar en el camino de la clasificación pero había que  confirmar porque un gol de la visita, la clasificación cambiaba de rumbo.

Llegó la capacidad de Marcos Ramos para anotar un golazo y luego fue la vez de un luchador incansable como Richard Gómez que merecía este grito sublime.

Ya con tres a uno era la medida justa y la tranquilidad para el conjunto aurinegro que ahora ya piensa en la segunda ronda del certamen.

Anuncios