La Amistad y Nacional jugando en el Municipal de Pando. Foto Fanny Ruetalo

NO SÓLO EN SOMALÍA PASA
En Somalia hay una regla no escrita: las mujeres no pueden jugar a fútbol. No jugaban antes de la cruel guerra civil que destruyó el país en los noventa, por la creencia social de que es “algo propio de hombres”. Tampoco lo hacen ahora, cuando ponen su vida en riesgo si los combatientes del grupo terrorista Al Shabab las descubren jugando un partido o entrenando.

En canchas privadas en recintos cerrados a cal y canto, con público pero casi en la clandestinidad, las jugadoras de baloncesto pueden hacer mayor frente a estas amenazas. El baloncesto es un deporte “más discreto” que permite a las mujeres sortear el categórico rechazo a que practiquen fútbol. También es una disciplina con tradición en este país del Cuerno de África: antes del conflicto, y a diferencia del fútbol, el baloncesto femenino existía y avanzaba lentamente pero con dignidad (1).

En Florida, pueden jugar pero cuando queda lugar y donde sea. Desde un equipo que tiene que esperar que juega la primera división para prestarle el equipo, hasta otros que compiten al mas alto nivel, sin el mínimo apoyo estructural.
Nada que “envidiar” a Somalía en el femenino floridense, donde ni siquiera para una instancia definitoria, se cede el uso de un bien de todos, el Campeones Olímpicos.

La delegada recorre distintos ámbitos, procura acercarse a distintos dignatarios, pero la respuesta es primero “paguen los $ 5.200 que corresponden al uso del mismo” desconociendo que está en juego el fútbol departamental y no es de recibo el cobro, que desde hace años, esa generación de floridenses los está dejando en lo más alto del balompié nacional.

Millones de pesos se invierten -y está bien- en procura de aceptables actuaciones de los representantes masculinos. Con bombos y platillos pero con escasa resonancia se anuncia y respalda el nombramiento de orientadores y profesionales para las selecciones.
Ahí estaban, en presencia de las cámaras, dos representantes del Gobierno Departamental, los mismos que horas atrás habían negado el uso del ECO a las representantes de Florida en Copa OFI.

Lic Magdalena Furtadode ONU MUJERES en Florida en Taller “Por el Juego y Tus Derechos”

Copa “ONU MUJERES” que promueve la igualdad de género, donde se invierte mucho dinero para patrocinar un torneo, para capacitar entrenadores, para asistir a las chicas a talleres que se desarrollan en todo el país, pero que en Florida, desde el gobierno departamental y la Liga, se han encargado de minimizar eludiendo el DERECHO que tienen también a usufructuar un bien de todos.

La última vez que usaron el ECO. Final Sub 16 con Palmirense el 23/12/2016

Para la IDF y LFF al igual que en Somalía “el fútbol algo propio de hombres” con la salvedad que no arriesgan su vida quienes lo practican, pero como cuestión de género que es, NO PUEDEN PISAR el Estadio, salvo que por cuestiones políticas, se les inste desde el órgano rector del fútbol del interior, a que lo “presten de limosna para la final”.

Es hora de cambiar, es hora de que quienes se rasgan las vestiduras hablando de igualdad a la hora de recoger votos, usen la razón para mostrar lo que no les nace.

Después será tarde…

Jorge A. Benoit Assanelli

(1) eldiario.es

Anuncios