Omar Viana junto a “Marujo”, “Cachando” y el gran “Pato” Ferreri

Escribe: Gonzalo Rodríguez Ferreira.

 

Quienes siguieron las competencias de la Liga de Fútbol de Florida (LFF) en la década de los ’80 el nombre de Omar Viana debe tener un particular recuerdo en sus retinas.

Aquel espigado volante, de creación y armado, de transitar inquieto e incisivo luciendo siempre la número 10 de la mejor época del Club Atlético Tabaré, fue sin dudas quien marcó la década, el compás del fútbol que en cada cancha de la ciudad de Florida se llevó a cabo de manera oficial.

A 30 años del tetracampeonato de Tabaré (1984-1987), tuvimos la oportunidad de dialogar con el querido Omar sobre aquella gesta lejana e irrepetible para una institución que se ha acostumbrado a vegetar en el B, sobre el fútbol de hoy y también sobre los amigos y su menguada salud…

Resultado de imagen para tabare pato guillen

Tabaré 1989.Arriba: Flavio Sosa, Miguel Cardozo, Sergio De Cuba, Fabián Fierro, Mario Nelson Rodriguez, Amílcar Caula, “El loco”Ferreri, “El Gordo”Ferreira (DT) y el Prof Alberto Fernandez. 
Abajo: Omar Viana,”El terror” Fernandez, Fernando “Pato” Guillén, “Lupa” Scocozza y Hugo Cardozo.

CUANDO LAS COSAS SE DAN

Viana llegó al Batallón “Sarandí” Nº 2 de Ingenieros de Combate de la ciudad de Florida en 1977, año en el que debutó en la primera de Tabaré. Nació en Montevideo un 20 de agosto de 1957, pero como sus padres se habían radicado en Rivera cuando tenía 5 años, su niñez y adolescencia las vivió allí.

“Tengo los mejores recuerdos de lo vivido con Tabaré desde que vine a Florida en el ’77. Es más, hoy sé que no me voy a ir más de Florida. Y es que desde que llegué la gente de acá fue espectacular conmigo. Tengo cinco hijos (tres mujeres y dos varones) nacidos acá. Ya a esta altura soy más de Florida que de Rivera, hace 40 años que estoy acá”, dice.

Entre 1983 y 1989 el Club Atlético Tabaré conquistó sus más grandes logros. Y si uno revisa las formaciones en esos seis años, hay nombres que se repiten como los de Viana, Hugo Cardozo, Juan Amaro, Edgardo García –el mejor defensa para él-, César Reyes, Antonio Lanz, Romildo Suárez, Mario Nelson Rodríguez, Rafael Ruiz Díaz…

“Ganamos la Liguilla del ‘83, el Ciudad y la Liguilla del ‘84, el Ciudad y la Liguilla del ’85, la liguilla del ’86 y la Liga, el Ciudad del ’87 y la Liga, el Ciudad del ’88 y el del ’89”, señala Viana. La memoria no le falla porque él jugó todas esas definiciones. Pero a la hora de contar los partidos que “la tribu” estuvo invicta en los torneos de la LFF, se empeña en decir que fueron 56 pero en realidad fueron 48 y sólo contando el torneo Ciudad de Florida.

¿El secreto para tan exitoso ciclo? Viana lo resuelve fácil “si al jefe de turno en el Batallón no le gusta el fútbol, éste no le da corte al club y no intenta armar un equipo ni entrenar, entonces Tabaré no camina y está como está ahora”.

En lo ’80 quienes estaban a cargo del batallón “Sarandí” se interesaron y mucho en el fútbol y principalmente en el club Tabaré lo que redundó en grandes éxitos de orden doméstico no así a nivel interdepartamental, en donde “fallaron los dirigentes”, al decir de Viana.

CUANDO EL PARTIDO NO TERMINA

Viana cumplirá 60 años en los próximos días y desde hace diez padece una enfermedad que lo ha ido complicando.

“Tengo problemas de salud, nunca había tenido, pero pisé los 50 y me apareció diabetes e hipertensión. Y bueno… la vamos llevando. Con mucha ayuda de los amigos (al momento de realizar la entrevista en kiosco “El Marujo” de Daniel Trucido, estaban allí Jorge Omar Ferreri y “Cachando” Recoba)”, dijo.

Para Viana el mejor futbolista que vio en Florida fue Jorge Omar Ferreri, y se lamentó no haber tenido más chances de defender a la selección “me vivía calentando porque nunca me citaban” indicó, y le hubiera gustado defender a Atlético Florida pero “los del batallón nunca me dejaron”.

De todos los recuerdos de los ’80, Viana no puede dejar de nombrar la noche en la que Ramón “Manolo” Acosta –recordado árbitro de la época- le quitó el quinquenio a Tabaré en el año ‘88.

“Fue en la cancha de España, le ganábamos 3 a 2 a Quilmes con 8. Y Manolo echó a dos más en los descuentos y el partido terminó por inferioridad numérica. Ese partido lo ganamos en la cancha pero lo perdimos en la Liga” finalizó diciendo.

 

 

Anuncios