HAY QUE CAMBIAR
Leyendo la ponencia que la liga trinitaria presentará en el congreso de Rivera, hay títulos que no se pueden obviar.
El primero es el reconocimiento que los jugadores de élite del interior, merecen y deben tener su descanso, que jugar en cada selección no sea un castigo, por el que los deportistas deben postergar sus vacaciones estivales.

Los jugadores de alta competencia del interior no tienen asueto. Juegan en sus ligas, siguen en los combinados locales y después en sus clubes en las copas de clubes, retomando la actividad local en la que algunas fechas se superponen.

El “Proyecto Flores” seguro que tendrá muchos puntos a conversar, a afinar, pero por encima de cualquier consideración, debe haber “voluntad política” para cambiar, innovar, adaptarse a los tiempos, a las condiciones climáticas, al calendario cada vez mas absorbente del órgano rector.

El Proyecto TV-OFI desalentado por el Pdte de éste C.E le quitó un ingreso de 11 millones de dólares

Los menguados recursos que se vierten a clubes y ligas, dan a pensar que en tiempos de competitividad con la “caja boba”, en la que OFI no quiso entrar desechando una oferta de U$S 11:000.000,00 (once millones de dólares)  por obra de éste Consejo Ejecutivo, apañado por unas pocas ligas,  que algún día tendrá que rendir cuentas reales mediante respuestas concretas,  certeras, creíbles, tendrá que adecuar sus competiciones contra la oferta constante que desde todos los puntos del planeta asistimos diariamente.

Una fecha OFI por mes, jugadores disponibles 100×100, con atracción desde la clasificatoria jerarquizarán un torneo devaluado donde únicamente el eje de la Ruta 5 que componen Sarandí Grande, Durazno, Paso de los Toros y Tacuarembó muestran recaudaciones parecidas a lo que debería ser un campeonato en serio.

Para saber mas, leer mas. Éste sólo es un diseño del 2014 que todavía espera que alguien lo estudie

Pues bien, la liga que presenta la ponencia, no tiene etapa eliminatoria ya que solamente tiene sector capital, pero no es argumento para cuestionar un proyecto  perfectible, que al igual que el de Marcos Gentile que está a consideración desde el 2014 y que tiene algunos puntos de semejanza, no quede encajonado y se muestren cambios sustanciales, como los que prometió Bares en 2014 cuando dijo “que venía por sólo éstos tres años y después se iba” -tenemos la grabación- todavía seguimos esperando que lleguen.

 

Anuncios