Mirada extra

Se refiere al que se acaba de conocer donde el Tribunal Arbitral de O.F.I. sanciona a Wanderers de Artigas y a Central de San José.

Después de leer el amplio fallo en cuanto a sus fundamentación,  la curiosidad no recae en la suspensión sobre Wanderers de Artigas, ni a la pena en UR a Central de San José, ni la que les pudo caber a los jugadores. Es decir, para ser concreto, aquí no está en cuestión el fallo o, desde mi punto de vista, no son discutibles esas sanciones pero sí, estoy convencido y sólo haciendo uso del sentido común, objetividad y antecedentes, algunos muy cercanos de parte de O.F.I. con el fútbol palmirense, este fallo no fue completo. A los miembros del Tribunal de O.F.I., mostrando una vez más su falta de coherencia, conscientes o inconscientemente le quedaron cosas en el tintero  y es comprobable que hubo manejos entre gayos y medianoches, de lo contrario, ineptitud. Para no dejar de caer en susceptibilidades –como O.F.I. nos tiene acostumbrados- se imponen dos preguntas que ayudan a clarificar el asunto.

De acuerdo al veredicto, si en los altercados hubo implicancia de la parcialidad local, ¿no le corresponde también sanción al Estadio “Casto Martínez Laguarda”? ¿O esto es aplicable sólo a canchas “chicas”, algunas,  como ocurrió por ejemplo en 2015, y con retroactividad porque llegó como a los seis meses de los acontecimientos, con el “Irineo Brito” –Estadio de Peñarol palmirense- y por situaciones mucho menos graves? Comparado con esto, apenas un juego de niños.

Que quede claro que no cuestiono logro deportivo alguno ni nada tengo en contra de los josefinos. Eso está por fuera de todo. Sino que, como siempre, desapruebo los procedimientos con preguntas que deberían hacerse más de uno y no sólo los que, con el único afán de analizar  fundamentando sobre hechos concretos, aunque haya quienes crean que pretendemos destruir, como cada cual tiene derecho a creer lo que quiera y a quienes quiera donde en definitiva son los hechos los verdaderos jueces, hasta el hartazgo diré que no cuestiono a la institución, O.F.I. en este caso, sino a los procederes cada vas más pronunciados en contra de los objetivos por la que fue creada

Estos, como tantos, turbios, muy turbios. Abierto quedo, como siempre,  a quienes tengan otra opinión.

Alfredo Zaldúa (Semanario El Eco/GIEFI/FM Palmira Comunitaria)

Anuncios