Foto Mauricio Alfonso

Por Mauricio Alfonso
INCIDENTES, JUGADORES Y PÚBLICO QUE INVADIÓ EL CAMPO DE JUEGO
Después de más de un mes volvió el fútbol a la Liga Departamental de Soriano, se jugaba la 5ª fecha del Torneo Apertura. Pocos esperaban lo que terminó sucediendo. En los juegos de fondo, los más graves en el partido que disputaba el puntero Independiente, ante uno de los escoltas Bristol.

Se produjeron serios incidentes con participación de parciales de ambos equipos entre sí que invadieron el campo de juego y también futbolistas de ambos equipos que no estaban convocados, determinó la suspensión del juego. Todo se dio cuando el volante de Bristol, Diego Pérez y delantero de Independiente Angel Lugo, intercambian golpes, allí el árbitro central Julio Trujillo pita enérgicamente y lleva su mano para sacar la tarjeta roja, allí se produce tumulto entre jugadores.

Foto Mauricio Alfonso

Cabildeos, empujones, entran desde el banco los suplentes e integrantes del cuerpo técnico, la guardia de vigilancia abandona el cuidado de la puerta de acceso al campo de juego, dejándola en libertad de acción, de manera insólita, e irresponsable del servicio y se va a cubrir a la terna que no tenía inconvenientes en ese momento, no queda ningún efectivo allí y comienzan a entrar parciales de ambos equipos, jugadores que estaban fuera de los planteles y allí se producen agresiones duras entre parciales y allegados, algún jugador es golpeado y Trujillo a la expulsión de Pérez suma la del equipier rojo Fernando Ramírez y suspende el partido por la invasión de parciales de ambos equipos cuando estaban cumplidos los 90 minutos y restaban 4′ de tiempo adicional.

Foto Mauricio Alfonso

También ocurrieron hechos en el Complejo Deportivo “Anito Moranti”, allí jugaban Juventud Soriano y Olímpico, en el transcurso del segundo tiempo, aquí fue entre parciales, de ambos equipos, que tomaron en sector de ingreso a golpes, corridas y empujones varios. Lo que llevaron a que el partido estuviera suspendido en forma momentánea por parte del árbitro central César Arrúe. Hubo voluntades de apaciguar a los insurrectos por parte de dirigentes y colaboradores de ambas instituciones, no pasando a mayores. Pero los hechos sucedieron.

El sábado en el partido de sub 20, el jugador de Racing Alan Rosas, que fue expulsado por agredir a un rival, por no aceptar el triunfo de Peñarol, la emprendió contra este. El partido había finalizado, allí el árbitro central procedió a sacarle el cartón rojo. El jugador atacó al asistente Jonathan Munyo, le lanzó puntapié y luego golpeó al árbitro central Luis López, provocó lesión en el rostro de este, tenía el silbato y al golpearle le hizo corte en el tabique nasal. Las denuncias fueron hechas en la parte judicial, el informe también fue elevado al Tribunal de Penas de la Liga. Anoche había llamado en carácter de grave y urgente de la Liga, a las partes implicadas.

Anuncios