Foto Fanny Ruetalo

LAS DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES
No es nuevo que de cierta forma, se discrimine al fútbol femenino ya que para algunos es un deporte reservado únicamente para el “sexo fuerte”.
No vamos a abordar el fútbol femenino local ni regional que “pelea” a diario para poder subsistir sino que miraremos hacia la otra orilla donde según Infobae “un reclamo de la selección argentina de fútbol femenino desnuda una cuenta pendiente de la AFA”

Argentina festeja un gol en Sudamericano de Santos. Foto Fanny Ruetalo

Tras dos años de inactividad, las jugadoras regresaron al trabajo. Días más tarde, suspendieron sus entrenamientos ya que la AFA no les abonó los viáticos prometidos

La selección argentina de fútbol masculino está en el cuarto puesto del ranking FIFA. La selección femenina ni siquiera figura en la clasificación debido a una larga inactividad. La selección masculina tiene un entrenador al que se contrató tras pagar una suma millonaria para rescindir su vínculo con el Sevilla de España. La femenina estuvo dos años sin DT. La selección masculina se traslada en aviones de línea y vuelos chárter. La femenina debe hacer viajes interminables combinando diversos medios de transporte para jugar un partido.

Esas son solo algunas de las diferencias que existen en la actualidad entre las selecciones masculina y femenina de fútbol de Argentina. Ambas dependen de la AFA, pero el trato que reciben es notoriamente desigual.

Días atrás, la selección mayor de fútbol femenino decidió ir al paro. Las jugadoras dejaron de entrenarse y emitieron un comunicado con fuertes críticas a la AFA. La gota que rebalsó el vaso fue que la entidad de la calle Viamonte no les pagó los (exiguos) viáticos para ir a las prácticas. “Con estas condiciones no podemos seguir entrenando”, dijeron a Infobae integrantes del equipo.

Tras dos años sin competencia (y sin entrenador), la selección femenina volvió al trabajo durante el mes de agosto. El último torneo disputado habían sido los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, en los cuales el equipo no pudo pasar la Fase de Grupos. El regreso a las prácticas implicó que cada futbolista debiera garantizarse la forma de llegar hasta el predio de Ezeiza. Esos traslados suelen acarrear complicaciones en sus trabajos: muchas pierden el presentismo o incluso días completos en pos de cumplir con su compromiso en el conjunto nacional. Ninguna vive del fútbol, sino que es una actividad a la que se dedican por pasión y con mucho esfuerzo.

A pesar de los contratiempos, el equipo se entrenó a las órdenes del director técnico Carlos Borrello y viajó a Uruguay para jugar un amistoso contra la selección de ese país. Las jugadoras dieron una muestra de carácter y de fútbol para quedarse con la victoria por un contundente 3-0.

El duelo se jugó en la cancha de Defensor Sporting, un día antes del encuentro que la selección masculina disputó por Eliminatorias ante el conjunto “Charrúa” en el estadio Centenario. Mientras que los dirigidos por Jorge Sampaoli viajaron a Montevideo en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, el elenco femenino se trasladó en barco y debió “hacer tiempo” y dormir en un micro hasta la hora del partido para regresar al país una vez terminado el mismo.

Pero los reclamos de las integrantes del plantel, muchas de las cuales juegan juntas hace más de diez años, no terminan en los viáticos: piden también que les den una cancha de césped natural para entrenar (hoy lo hacen en las de pasto sintético de Ezeiza) y que les garanticen los recursos para representar a la Argentina de la mejor forma. Un detalle que grafica esto último es que, aunque desde AFA les proveen la indumentaria –camisetas y shorts- para practicar y jugar, no les dan los botines.

A estas dificultades se suma el hecho de que Argentina “se da el lujo” de privarse de algunas de sus figuras que juegan en el exterior, ya que desde la Casa Madre del fútbol nacional no les pagan los pasajes para venir a trabajar con el equipo al país. Así, Estefanía Banini, hoy en el Valencia de España, y un grupo de juveniles que juegan en las ligas de Estados Unidos quedan marginadas del elenco “Albiceleste”.

En el 2018 el equipo afrontará desafíos muy importantes. Disputará los Juegos Odesur y, en abril, jugará la Copa América Femenina en Chile, la cual será clasificatoria para el Mundial, los Juegos Panamericanos y los Juegos Olímpicos.

En la previa de estos compromisos, las futbolistas dijeron basta e hicieron escuchar su voz. Dejaron en claro que se cansaron del (mal)trato y que reclaman medidas para avanzar hacia una igualdad en las condiciones de trabajo para representar al país. Tras el duro comunicado, desde la AFA les respondieron a las referentes que recién “dentro de diez días” organizarán una reunión para buscar una solución al conflicto.

El desarrollo del fútbol femenino es una cuenta pendiente en la Argentina. El paro podría ser una llamada de atención y, a la vez, una oportunidad para que la dirigencia cambie el rumbo y le dé al equipo nacional el reconocimiento que hasta el momento se le ha negado.

Anuncios