Pedro Ramón Clavijo. Equipo RDR. La Colonia

 

LIGA DE JUAN LACAZE
UN EJEMPLO A TENER EN CUENTA

La Liga de Fútbol de Juan Lacaze tomó la iniciativa. Se puso en clave de solución y “todos” van por lo mismo. Derecho de Admisión para quienes promueven desórdenes. Es muy simple.

Hubo problemas, usted participó. Pues no puede entrar. Es correcto, lo justo y hasta de sentido común.

A ver.

En el fútbol de cada día por estos lares del interior, todo es “sui generis”. Es de buena voluntad. Se puede decir que es por “amor a la camiseta”. Así de sencillo. Cuando se habla de Profesionales. Es por plata. Acá, hablamos de amor. Hablamos de cariño. Hablamos de amistad, de amigos, de juego, de divertimento. Es por eso, que no debería llamar la atención, que en conversación de buenos vecinos, se le pueda decir a aquel “que se calentó”. “Al que se le fue la chaveta”.

“Mirá fulano. No lo tomes a mal. Pero vos el último domingo te fuiste de mambo gritando, te calentaste. Le gritaste al juez toda la tarde. ¿Por qué, no te quedas en tu casa. Te tomas unos mates y mirás fútbol por TV.”

Sencillamente, esas, serían las palabras de un amigo bien intencionado, de un dirigente que quiere soluciones. El vecino, que ya estará calmado, que estará en la pasividad de su hogar, va a reflexionar. Tal vez, lo hable con la patrona y lleguen a la conclusión.

“Si, tiene razón fulano. Qué necesidad de tener problemas. Capaz que hasta me ahorra una calaboceada, o algún infarto, un ACV, o un momento de pelea con alguien”.

Así nomás. Eso tendría que pasar entre vecinos, entre personas de toda la vida. No deberían ni existir los roces.

En síntesis, una de las tantas conversaciones de buena voluntad que podrían existir. Que las podríamos hacer todos. Cada uno de los que va al fútbol. Ocupe el lugar que ocupe. Pero si las cosas van a mayores. Definitivamente no se deja ingresar y está. Listo. Es verdad que algún Policía tendría que haber. Un Policía aunque más no fuera. Que se transforme en garantía del espectáculo. Pero tendría que ir por esas vías.

Por eso y por mucho más, está bueno lo que ocurrió en Juan Lacaze. Ponemos junto a esta nota, la carta de la Liga lacacina y bueno es que se tome en cuenta.

Anuncios