Nacional Palmirense

Por Martín Bengoechea de Santa Isabel FM y TELESI

NO SE USÓ “EL MÁS COMÚN DE LOS SENTIDOS”

Estaba dentro de lo previsto, y no era tan difícil evitarlo. No hacía falta esperar “el diario del lunes” para concluir en que lo anunciado por futbolflorida.com el pasado 16 de noviembre en el artículo “Desde OFI exponen a los árbitros” firmado por Jorge A. Benoit Assanelli, podía transformarse en realidad.

La designación del Sr. Washington Banchero como árbitro del encuentro era una riesgosa exposición al colegiado por parte del Colegio de Árbitros de OFI, que en ésta ocasión no utilizó “el más común de los sentidos”.

Es que las circunstancias y los antecedentes sobre los que no es oportuno redundar porque fueron expuestos en el artículo mencionado, poco ayudaban, y el partido entre Nueva Palmira y Nacional de Florida por la semifinal del Femenino Sub 16, era una verdadera yesca que podía provocar un incendio al menor atisbo de suspicacia.

Banchero otra vez involucrado en una definición Palmirense-Nacional

Para nada está en tela de juicio la honestidad de Banchero, que estoy seguro la tiene, por más que se puede equivocar como todos los mortales. Sí se cuestiona su designación y a lo que se lo expone, porque cualquier decisión equivocada en su arbitraje, por menor que fuese, podía llevar a las suspicacias. Esas que apenas terminó el partido, afectaron a la parcialidad, padres y jugadoras de Nacional, que reaccionaron convencidas que esos errores le cortaron las alas a su ilusión.

Injustificable y censurable la reacción de algunas jugadoras de Nacional al final del pleito, aunque sabido es, en un partido de éstas características, donde estaba en juego el pase a la final, con la presión de ganar, y las características e intensidad del trámite, las pulsaciones estaban altas y la sangre caliente.

Nadie puede asegurar que con otro árbitro no hubiese ocurrido, pero hubiese ayudado si se evitaba la designación de Banchero, y los argumentos estaban a la vista de antemano. No se utilizó el sentido común.

OFI que es exigente en el cumplimiento de obligaciones para con ligas y clubes que se sacrifican para mantenerse en pie y seguir compitiendo, como en el caso de la mayoría de quienes participaron del campeonato femenino, debería ser recíproco en devolver confiabilidad a cada espectáculo, contribuyendo por ejemplo, con una designación de árbitros acorde a cada exigencia.

Foto Fanny Ruetalo

El partido…

Intenso, disputado, cambiante, atractivo. Un tiempo para cada uno. Bastante mejor comienzo de Palmirense, que en base al manejo en velocidad de Esperanza Pizarro fue superior y logró trasladar el predominio al resultado, con el 2-0 antes de los 25’, a través del doblete de Nicole Callorda.

Rápidamente el entrenador de Nacional apeló a variantes ofensivas, con un cambio de sistema con 3 delanteras que permitió la mejoría de su equipo y la búsqueda del descuento antes del descanso.

El gol llegó tras un córner, por intermedio de Yuliana Sánchez, abrigando una esperanza para las tricolores de la piedra alta.

De arranque en el complemento, Milagros Sierra puso el 2 a 2, que dejó la semifinal “al rojo vivo”. Nacional salió a buscar con decisión el tercero, disponiendo de varias chances que malogró por deficiencias en la puntería, y Palmirense se refugió en el cuidado de un resultado que le daba el pase a la final.

Hasta que el desesperado adelantamiento tricolor le pasó factura, y en los descuentos con el aprovechamiento de los espacios, el local selló el pasaje a la definición de la Copa con gol de Esperanza Pizarro para el 3 a 2 final.

Durante el desarrollo del partido, un penal en cada tiempo no sancionados, a favor de las tricolores, cambiaron los ánimos de las floridenses y del entorno, tanto en el banco como en la tribuna.

También por aquello que muchos llaman “la ley de las compensaciones”, no vio el cartón rojo una zaguera tricolor, que amonestada desde el primer tiempo repitió un par de faltas que merecieron una segunda amarilla que nunca apareció.

Palmirensese anotará la 4ta estrella consecutiva en su palmarés

El buen equipo de Palmirense, clasificó nuevamente por mérito propio a una final, donde buscará retener el título. Pero lo hizo en una semifinal que no terminó de la mejor forma para un espectáculo protagonizado por chicas menores a 16 años, en un deporte que busca imponerse con decisión. Y se pudo haber evitado. No era tan difícil. Sólo era cuestión de coherencia…

Anuncios