Los albicelestes le ganaron con lo justo a San Lorenzo y se quedaron con el Torneo Clausura. Como ya habían ganado el Apertura, son campeones de la temporada. 

WhatsApp Image 2017-11-26 at 16.29.04 (1)

Jugadores y allegados albicelestes levantaron las copas del Clausura y de la temporada. Foto: Romina Amaro.

Por Pedro Tristant 

Puede ser difícil entender los ojos con lágrimas de Mateo Quiroga; que con 19 años y tres en primera, ganó dos veces el campeonato de Florida. O la emoción de Bernardo Giordano, que en su primer año como técnico se queda con el torneo y le agradece a todos los que confiaron en él, especialmente a sus amigos Álvaro Pérez y Federico Martínez. O la alegría de Mauro Osorio, que desde que se conoce está en el club y destaca el grupo de amigos que allí formó.

Es más fácil que lo entiendan los integrantes del plantel de Atlético Florida, que aún tienen en mente las manos del golero de San Carlos atajando un penal cuando el partido revancha terminaba.

Esa eliminación de la Copa del Interior en cuartos de final, golpeó a este grupo que ahora salta en la mitad de su cancha al grito de ‘Dale campeón’. Supieron levantarse, evitar el ‘bajón’ futbolístico y ganar, de forma anticipada, la temporada de Florida.

Lo consiguieron luego de ganarle a un equipo que no bajaba los brazos y le puso incertidumbre a la definición. San Lorenzo tuvo en su arco a Leandro Pécora, quien no permitió a los albicelestes anotar más goles.

Atlético generó muchas situaciones de gol a lo largo del partido, a pesar de que solo pudo anotar uno. La primera la tuvo a los cinco minutos, cuando Diego Torres dejó mano a mano a Mathías Larroca con Pécora, pero definió desviado; Iturburo llegaba solo por el medio.

Atlético llegaba con claridad, y San Lorenzo intentaba hacerlo de contra golpe. Marcelo Amaro complicaba a la defensa albiceleste. Pécora era la única explicación de que el marcador estuviera en cero: a los 15, voló y mandó al córner un tiro de Walter Olivera; a los 18, remató Larroca y de nuevo respondió; a los 19, desvía un remate de tiro libre de Gustavo Iturburo, que pateó sobre el vértice izquierdo del área hacia su palo derecho.

Las chances de los dirigidos por Giordano hacían pensar que el gol estaba cerca. Se destacaban los envíos hacia los delanteros y el trabajo de Braian Barreiro por el costado derecho, especialmente cuando desbordó a los 25 minutos. ‘Pachano’, como le dicen, mandó un centro perfecto para que Iturburo anticipe y con un golpe de cabeza anote el primero. Un rebote descolocó al golero santo.

El equipo de Pablo Fernández, por momentos, estuvo pasado de revoluciones. Luego de la falta de Cristian Falero a Iturburo a los 19 -que le costó la tarjeta amarilla -, los jugadores comenzaron a quejarse por la labor de Fernando Martínez. Luego de unos minutos se tranquilizaron.

A los 30 Marcelo Amaro tuvo la chance de empatar: controló dentro del área y remató desviado. Diez minutos más tarde, tendría una nueva oportunidad: aprovechó el error de Leandro Flores -no se entendió con Quiroga -, presionó, ganó la posición, pero demoró en definir y le pegó hacia afuera; la defensa de Atlético ya se había rearmado.

La situación más clara la tuvo unos minutos antes Maximiliano Siré. Sebastián Moreira pasó la pelota a Mathías Larroca, salió bien Pécora y evitó que el remate del delantero terminara en la red; con el arco libre recibe el ‘Moncho’ y la manda, increíblemente, unos cuantos metros por encima del horizontal. Siré tenía su revancha más tarde, luego de otro desborde de Barreiro, pero tampoco pudo concretar.

Los de la Piedra Alta dominaron en el comienzo del segundo tiempo. Si bien a los cuatro minutos Barreiro cortó justo una salida de contra de San Lorenzo, en la que Amaro pudo definir; el partido se jugaba en la cancha visitante. Recién a partir de los 20 el santo tuvo algunas llegadas que complicaron a la defensa y le ponían dudas a la consagración de Atlético en ese mediodía.

A los ocho lo tuvo Diego Torres en el área menor. Otra vez Pécora lo evitaba. La mejor atajada de él fue a los trece, cuando vuelva luego de que Larroca saca un tiro potente a la altura del punto penal. Dos minutos más tarde, otra vez el delantero tenía la chance de ampliar: Iturburo se la pasa desde la izquierda, aparece en el área chica, pero la desvía.

El ingreso de Diego Hernández en San Lorenzo marca el fin de la superioridad albiceleste. El santo comenzó a tener más llegadas al arco de Quiroga. La mayoría eran con centros y pelotas largas que buscaban a Vargas o a Amaro. Atlético necesitaba liquidarlo para no sufrir sobre el final.

San Lorenzo complicaba a la defensa. Una pelota larga para Amaro obligaba a que salga Quiroga del área y tenga que despejar con uno de sus hombros. Vargas también probó desde afuera del área, pero la pelota pasó por arriba del travesaño. A falta de cinco le mandaron otro centro, aunque respondió el golero.

En el banco Giordano aprieta sus puños. Ya tiene otro objetivo en mente: ganarle a Nacional el fin de semana para ser campeón invicto del campeonato, lo que no sucede desde que Tabaré lo logró en 1984.

Cipriano Curuchet, presidente de la Liga de Fútbol de Florida; junto al neutral Wilson Serra, esperaban para entregar la copa del Clausura y la de la temporada. Atlético la recibiría por vigesimonovena vez.

Los suplentes se abrazan y van a buscar a los titulares. Queda esperando en el banco Darwin Ocaño, ayudante de Giordano. Agustín Pastorini, ex presidente de Atlético, lo lleva en su silla hasta donde sus dirigidos festejan. Con alegría, se lo dedica a su familia.

Fotogalería de Romina Amaro:

Anuncios