Colonia le ganó a Canelones. Muy buen trabajo para sostener a un rival muy agresivo y sorpresivo para quedarse con la victoria al final.Foto Pedro Clavijo

Pedro Ramón Clavijo Equipo RDR. La Colonia.

COLONIA GANA

 

Gran lucha propusieron Canelones y Colonia. Era bisagra el cotejo, así se entendió y por lo tanto, así se jugó. Fue de ida y de vuelta. No hubo respiro. El 2-1, pudo ser para uno u otro, y a la larga, prevaleció Colonia, que al final, pareció más entero.

Los azules tiene buen manejo, ideas claras, juego veloz y profundo. Futbolistas hábiles y que van al frente. Sus transiciones son veloces, no entretienen. Exigen, proponen, buscan. El rival debe estar atento. Así lo entendió Colonia, que cambió su sistema. Esta vez dos líneas de cuatro con ataque explosivo. El dominio se alternó, pero los locales estuvieron más cerca.  Acaso, porque su velocidad, sorprendió el repliegue rival. Fueron no menos de tres veces que sus ágiles pudieron anotar. Rn tanto los del sur, llegaron más esporádicamente, porque hacia atrás, Canelones también era veloz, y Colonia no lo pudo sorprender, aunque un par de veces y sobre el final del primer tiempo, tuvo su oportunidad.

En el complemento, Canelones salió a matar o morir en el intento. Atropelló, obligó. Soltó laterales, creó 2-1, desbordó. Atomizó. Hasta que llegó un penal bien cobrado por mano. El remate de Torres fue devuelto por el arquero, pero la reacción de Mazza, fue más rápida que todos y cabeceó al gol.

Con su apertura, los azules, no cejaron en el intento. Siguieron a todo ritmo, pero dos situaciones, resultaron decisivas. Se fue Ferrero, agotado o sentido, y los técnicos colonienses mandaron cambios, para devolver su vocación para jugar con tres atacantes. Facundo Rodríguez, Lucas de Olivera y Sebastián Noy, resultaron el arma letal. Colonia no esperó un segundo en reaccionar. Se fue furiosamente al ataque. Propuso duelos que obligaron al retroceso rival y cambió el partido.

Una gran media vuelta de Pons pone el empate, y el equipo se hizo gigante. Canelones, entendió que se le iba parte de su clasificación con el punto. Sus cambios no modificaron, es más, le bajaron el nivel. Ya no estaba su arma principal de armado y el vértigo no lo pudo proponer, porque habían pasado 75 minutos de enorme esfuerzo. Se adelantó sí, pero los duelos quedaron a pedir de Colonia. Banucchi, Quattrini, Mazza, Butti, ya no eran los mismos. Si iban, ya no volvían igual. Fue así que la entrada de Casaña le dio frescura al medio, colaboró con Díaz y Diego Noy que replegados establecieron el frontón y con pases inteligentes pusieron mano a mano a sus frescos delanteros. Varias veces, la capacidad de marcaje, superó el intento, pero quedó una y fue la bala que terminó perforando el empate. Lucas de Oliveira se movió con inteligencia, consiguió el espacio y definió de cara al arquero. Apenas, faltaban dos minutos. Hugo tiempo para una más que fue con el tesón canario. Un disparo alto, dio el respiro final a Colonia, que se llevó una gran victoria.

CANELONES 1- COLONIA 2.

Estadio Eduardo Martínez Monegal.

Juez: Guillermo Arismendi (Impecable. Muy bien.). Asistentes: Adhemar Morán y Elio Gómez (DURAZNO).

Público 700 personas.

Canelones: Julián Acosta; Rodrigo Mazza, Junior Vidal, Sebastián Bentancur (Carlos Ghan), Andrés Quattrini; Diego Torres, Gonzalo Butti, Marcelo Banucchi, Gaston Ferrero (Alerjandro Rodríguez); Joaquín Irazoqui, Manuel Argul (Emilio Colombo). DT: Paolo Parolín.

Colonia: Pablo Tourn, Bruno Martino (Ezequiel Casaña), Pablo Acosta, Sebastián de Olivera, Nicolás Pons, Marcos Pérez, Diego Díaz, Diego Noy, Leonardo Herrera (Sebastián Noy); Facundo Rodríguez, Enzo Barrotti (Lucas de Olivera), Leonardo Herrera (Bruno Capellino). DT: Carlos Savaresse- Osvaldo Carro.

Goles: 55m. Rodrigo Mazza (Ca). 70m. Nicolás Pons (Co) 92m. Lucas De Olivera (Co).

EL MEJOR JUGADOR DE LA CANCHA: Nicolás Pons: (Abanderado en defensa y ataque. Caudillo inteligente. Defendió siempre buscando resguardo de cobertura, ante el 2-1 que siempre le quisieron hacer. Fue al ataque y consiguió un golazo para el empate).

 

 

EL MEJOR DE CANELONES: Gastón Ferrero: (Pareció jugar sentido. Igual, fue el hombre claro. Siempre la pelota fue por el y salió sorpresiva. El equipo sintió su salida).

 

Anuncios