Anuncios

Durazno tenía la carta en el banco

Foto: Víctor Rodríguez

Pedro Ramón Clavijo. Equipo RDR. La Colonia

El primer tiempo se fue sin pena ni gloria. Fue un partido disputado, pierna fuerte, cerrado y poca claridad. Casi que los arcos no sufrieron. Acaso porque Lavalleja no podía y Durazno, no se lo proponía, o pensaba que la carta había que esperar para jugarla.

Sin cambios de ritmos, ni sorpresas. Con poca creatividad y frescura. Con muchas ganas y pensamiento dispuesto a no errar.

Así como se planteó era un partido de un gol. Lavalleja, no es creativo, juega a un ritmo, al mismo siempre, no lo cambia y se hace previsible. Durazno, mantuvo el fondo otra vez, tuvo en Néstor Delgado a un pilar y a su compañero Olivera que lo complementa admirablemente. Así, se hace que poco menos que inexpugnable y mucho menos cuando el rival, no lo sorprende. Por eso el cero del primer tiempo era como que una receta sin discusión. Fumero estaba muy solo arriba en los rojos del Yí, mientras que Amorín y Fernández no eran bien habilitados.

Para el complemento, Germán Fernández fue más participativo. Con el creció su equipo, o por lo menos, intentó algo más. De todos modos, llegó un par de veces que tuvo a Matías González muy seguro y a un fondo rojo que actuó con sus dos centrales en forma impecable.

Aún, ante la expulsión de Johan Suárez, parecía que el cero era inamovible, porque Durazno no sufría. Pero sí, mostró sus cartas cuando Alfonso Domínguez jugó sus cartas. Como en el truco. El 2 y el 4, estaban en la manga. Los tenía en el banco Porque Gasañol y Bares, son capaces de cambiar el ritmo. Generan eso que únicamente Lacuesta era capaz de los 22 que estaban en la cancha. Improvisación, velocidad, impronta para hacer algo diferente.

Con uno de más y de local, Lavalleja debía salir obligado. Tenía que buscar el partido, aún sin grandes recursos, porque incluso le faltaban muchos futbolistas titulares. Claro, se desprotege y le resultó fatal. De contragolpe, bares habilitó a Gasañol y con las cartas que se mantuvieron 65 minutos apretadas, terminó dando el golpe certero, que le da un gran paso.

En las líneas de un partido final, aunque en fútbol, lo justo es el resultado, por el trámite y por lo que mostraron, los futbolistas que se visten de rojo, se llevan bien el partido. Acaso porque sabían lo que debían hacer. Pelearon cuando debían, tuvieron paciencia siempre y jugaron a ganador en el momento justo. Eso es estrategia, y como ésta, en el fútbol está primero que la táctica, porque ésta última se basa en lo que se quiera hacer; los rojos del Yí, se llevan un notable triunfo desde las serranías.

Hermoso espectáculo estadio lleno, corrección y fervor para alentar a sus colores. La revancha será el sábado de gloria en el estadio Silvestre Octavio Landoni.

EL MEJOR JUGADOR DE LA CANCHA: Néstor Delgado: (Sereno, firme, paró a su equipo donde debía. Supo dar seguridad a sus defensores, sacó el juego por donde más convino. Bastión infranqueable.)

EL MEJOR DE LAVALLEJA: Germán Fernández: (No fue muy habilitado, pero en la discreción de figuras que no descollaron, fue el más lúcido, por lo menos para intentarlo.)

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: