Durazno le ganó a Lavalleja quedándose con la primera Final del Interior

Por Sebastián Pastorino (Oral Sport Minas)

La primera Final del Campeonato del Interior fue para Durazno, que el sábado a la noche en el
Estadio Municipal de Minas venció a Lavalleja por 1 a 0 con gol de Gerardo Gasañol a los 83’
de juego. En términos generales fue una brega pareja, muy disputada y con muchos recaudos
mutuos; la “Roja del Yí” tuvo un poco más la pelota, aprovechó una de sus posibilidades y ahí
estuvo la diferencia. La fiesta estuvo dentro y fuera de la cancha, pues más de 4.000 almas
acompañaron la definición en total armonía y respeto.
El dueño de casa encaró el duelo desmembrado por anteriores batallas, de hecho tuvo
suspendidos al zaguero Mauricio Capricho, al mediocampista Laureano Pérez y al delantero
Andrés Berrueta, y ausentes por lesiones al defensor Carlos Corbo y al volante Martín Goñi,
incluso jugó disminuido Jonathan Pérez; todos ellos piezas que estuvieron a la orden del
equipo que disputó el juego anterior ante Cerro Largo. La visita en tanto llegó a la capital
serrana con todo su plantel disponible y sin mayores sobresaltos más que el posible cansancio
del viaje.

Con lo que tenía a mano Gerardo Cano armó su oncena, sobre el 3-5-2 como figura táctica.
Sebastián Pereyra en el arco; Gregorio Almeida, Sebastián Suárez y Laureano Larrosa en el
fondo; Gabriel Chaine, Jonathan Pérez, Gonzalo Gutiérrez, Sebastián Sánchez y Marcelo
Martínez en el centro del campo; con Mario Amorín y Germán Fernández en el ataque.
Por su parte Alfonso Domínguez mandó al campo su elenco armado bajo la estructura del 4-3-
1-2 habitual. Matías González cuidó la valla; Raúl Echandía, Diego Pereira, Fernando
Casanova y Johan Suárez ocuparon la línea defensiva; Walter Olivera, Néstor Delgado y Kevin
Lacuesta estuvieron en la media cancha; Wilmar González fue enganche; Esteban Monzón y
Michael Fumero los delanteros.

Apenas empezó el compromiso Durazno mostró sus intenciones de ser el protagonista, y
pretendiendo sorprender a Lavalleja rápidamente generó un par de situaciones de peligro que
fueron bien resueltas por el arquero anfitrión. A los 2’ un potente tiro libre de González y a los 5’
un remate con pelota en movimiento de Lacuesta, fueron atajados por “Tián” Pereyra con gran
destreza.
La visita se hizo fuerte por su ala derecha con la proyección constante de su lateral Echandía,
más el aporte de Olivera y Monzón que se acercaban a participar del juego y complicaban en la
zona a Martínez y Sánchez que no planteaban oposición. Estos llegaban a lastimar al local
centrando desde la raya por parte del propio Echandía, o con las diagonales que metía
Monzón.
En el primer cuarto de hora Lavalleja no logró establecer su juego tras la recuperación del
balón. Pérez no respondió como siempre (insistimos, no estaba entero sanitariamente), el
ensamble colectivo se vio menoscabado por las ausencias (faltaron cinco jugadores
habitualmente titulares), y la pelota no llegó limpia a los puntas. Sánchez con traslado individual
tomó para sí la función de nexo hacia Amorín y Fernández, pero siempre falló el último acople.
Aun así, la tricoserrana inquietó en dos oportunidades. ¿Cómo?, con un disparo de media
distancia de Pérez a los 10’ y otro lejano de “Súper” Sánchez cuando iban 22’, que en ambos
casos tuvo a González volando para evitar la apertura. Los arqueros sobresalían cada vez que
eran llamados a actuar.

Pasando los 25’ la brega se emparejó, ya que Lavalleja se empezó a acomodar en el terreno y
se sacó de encima a Durazno. Comenzaron a juntarse dos constructores del fútbol como Pérez
y Sánchez en el equipo local, y a partir de allí surgieron procedimientos de mejor
acompañamiento para el ataque. Fue así que empezó a incidir Fernández por la izquierda,
complicando a un Echandía que a partir de ahí debió enfocarse en cuidar con marca su sector
y ya no tuvo más trayectos ofensivos.
La primera mitad se fue con empate 0 a 0, para una contienda que aún con arcos cerrados tuvo
en vilo a 3.500 minuanos y 500 duraznenses.

El complemento vino sin variantes. Y el trámite fue intenso y de ida y vuelta, sin abdicar de la
lucha en cada pelota dividida. ¡La Final estaba divina!
Lavalleja consolidó una mejor presencia ofensiva, más estable y continua que en el período
anterior. Fernández inquietó cada vez más, y fue un castigo para Echandía cuando atacó por la
izquierda y para Suárez cuando eligió la derecha; se sumó el desdoble de “Marcelito” Martínez
como extremo por el ala zurda del mediocampo serrano, y Durazno ciertamente padeció los
primeros minutos. González y la defensa evitaron en dos o tres ocasiones que la globa llegara
a “Súper Mario”, que se quedó más de una vez con el grito de gol en la garganta.
Pero Durazno respondió. Lejos de amilanarse también exigió a Pereyra en algunas
oportunidades, tanto con tiros libres como buscando a Fumero, incluso con una serie de tiros
de esquina antes de los 10’. Por momentos el intercambio de ataques hacía que a los hinchas
ya no le quedaran uñas sin masticar…
Los cambios en la visita fueron fundamentales: a los 20’ entró Gerardo Gasañol y a los 24’
Wilmar Bárez; luego Santiago Cabrera cuando Domínguez tuvo que rearmar la estructura tras
la expulsión de Suárez a los 30’. Y fue Gasañol que tras habilitación de Bárez marcó el gol
luego de un error de Lavalleja en la entrega en el mediocampo, que dejó la redonda en poder
del duraznense que la envió rápidamente en pase hiriente al área para que “GG” eludiera a un
Pereyra desesperado en la salida para definir luego cruzando el remate.
En Lavalleja entraron Juan Zúñiga, César Martínez y en el final Franco González; salvo el
aporte de Zúñiga que generó la falta de Suárez para su tarjeta roja, las modificaciones serranas
no aportaron mucho.
Los minutos finales fueron de dominio duraznense en el sentido de que aún con uno menos
supo cortar los circuitos de Lavalleja y no sufrió. El dueño de casa no pudo inquietar en pos del
empate, más que con algún tiro libre enviado en centro al área que en verdad no generó
peligro.

Durazno ganó la primera Final y espera coronar su campaña con el título el próximo sábado en
sus tierras. Lavalleja intentará revertir la llave en los noventa y dejar el cuero y la vida en el
alargue por la hazaña.

LA FIGURA DE LA CANCHA
Un león en la entrega
Siendo mediocampista, Laureano Larrosa debió dar una mano en la defensa serrana y
respondió con gran entereza en la función. De pronto perdió la marca de Gasañol en el gol,

pero ello no empaña todo lo que hizo en el resto del partido.

LAVALLEJA 0 – DURAZNO 1
(0-1) 83’ Gerardo Gasañol (D). Remate cruzado tras eludir al golero.

Lavalleja
25- Sebastián Pereyra
22- Gregorio Almeida
4- Sebastián Suárez
5- Laureano Larrosa
17- Gabriel Chaine (73’)
18- Jonathan Pérez
13- Gonzalo Gutiérrez (74’)
20- Sebastián Sánchez
7- Marcelo Martínez (86’)
10- Mario Amorín
19- Germán Fernández

DT: Gerardo Cano

Suplentes
1- Pablo Alzogaray
2- Pablo Muniz
6- Edgardo Velozo
9- Franco González (86’)
21- César Martínez (74’)
23- Álvaro Abreu
24- Juan Zúñiga (73’)

Durazno
12- Matías González

4- Raúl Echandía
16- Diego Pereira
2- Fernando Casanova
3- Johan Suárez
11- Walter Olivera (65’)
5- Néstor Delgado
7- Kevin Lacuesta
14- Wilmar González (76’)
18- Esteban Monzón (69’)
9- Michael Fumero

DT: Alfonso Domínguez

Suplentes
1- Nicolás Vidalín
6- Santiago Cabrera (76’)
8- Javier Olazábal
10- Gerardo Gasañol (65’)
13- Andrés Rivas
15- Mauro Olivera
19- Wilmar Bárez (69’)

ÁRBITROS / TARJETAS
Jueces: Carlos Sotelo, Silvio Risotto y Washington Toledo; cuarto árbitro José Luis Bonilla
(Maldonado Capital).
Amarillas: G. Chaine, M. Amorín y S. Suárez (L); G. Gasañol (D).
Roja: 75’ Johan Suárez (D).

ESCENARIO / OBSERVACIONES
Cancha: Estadio “Juan Antonio Lavalleja” de Minas.
Público: 4.000 personas.

Anuncios