Anuncios

Durazno y Lavalleja protagonizaron una Final extraordinaria en el “Landoni”

Estadio colmado, jugado con todo. Los aplausos para las dos selecciones.

¡OTRA VEZ LA COPA FUE PARA EL YÍ!

 

Por Sebastián Pastorino (Oral Sport Minas)

 

Había pasado la medianoche de una ciudad ya apaciguándose poco a poco, cuando Walter Olivera pidió una napolitana en el carrito “El Tío”, a una cuadra de la plaza principal que hasta un momento antes explotaba de gente. Durazno apenas hacía un par de horas se había coronado Campeón del Interior ¡por undécima vez!, y el “indiecito” -volante titular de “La color pitanga del Yí”- llegó hasta 18 de Julio y Lavalleja para saciar su apetito, literalmente…; en lo metafórico lo había hecho un rato antes levantando la Copa de Selecciones de OFI ante más de 6.500 personas en el viejo “Landoni”, que nunca más tendrá la misma fisonomía pues en breve empezará a ser remodelado.

Olivera estandarte duraznense con la humildad de los grandes

Confieso que en principio fue un tanto “raro” ver al lado nuestro esperando a ser atendido en ese “recinto sagrado de la comida al paso” a un tipo que está en la historia del combinado departamental más ganador de todos, y verlo sin los atuendos de la batalla y como uno más del mundo terrenal… “raro” hasta que repararé en el hecho de que así el fútbol del interior. Nuestros héroes son nuestros hermanos, nuestros amigos, nuestros vecinos; el carnicero, el diariero, el carpintero, el quinielero… Por eso en cada rinconcito del país tenemos ese sentimiento de pertenencia que lo hace único ¡y extraordinario!

Le preguntamos cuántos títulos del interior tenía ahora… “gané dos” nos dijo muy despreocupado como quien cuenta algo al pasar. Pensar que nosotros tenemos dos, en 100 años de vida de la Liga Minuana…

Aquella villa fundada por los portugueses en 1821 bajo el nombre de San Pedro del Durazno en homenaje al emperador brasileño de ese tiempo, y que luego fuera capital nacional por mandato del general Fructuoso Rivera, hasta un rato antes había sido recorrida como tantas otras veces por una caravana encabezada por el ómnibus de los jugadores mostrando la copa al grito de “dale campeón, dale campeón”, seguidos por innumerable cantidad de motos y autos que llenaron de bocinas la noche en el centro del país.

Pocos minutos después de las veinte horas empezó la gran Final del Campeonato del Interior entre Durazno y Lavalleja, que finalmente culminó con empate 2 a 2 y tuvo como corolario al anfitrión dando la vuelta olímpica gracias a la victoria lograda una semana atrás como visitante en Minas, por 1 a 0. En la ida Gerardo Gasañol habría de marcar la diferencia a los 83’; en la vuelta colocó la apertura Gregorio Almeida a los 10’ y lo empató Wilmar González a los 13’, ampliando Michael Fumero cuando iban 64’ e igualándolo Mario Amorín a los 95’.

Esta vez Alfonso Domínguez paró a su equipo con la figura táctica 4-4-1-1, siendo sus piezas Matías González; Raúl Echandía, Fernando Casanova, Diego Pereira y Santiago Cabrera; Kevin Lacuesta, Néstor Delgado, Javier Olazábal y Walter Olivera; Wilson González y Michael Fumero. Gerardo Cano en tanto utilizó el 3-5-2, con Sebastián Pereyra; Gregorio Almeida, Sebastián Suárez y Mauricio Capricho; Gabriel Chaine, Laureano Larrosa, Laureano Pérez, Jonathan Pérez y Marcelo Martínez; Andrés Berrueta y Germán Fernández.

 

El primer cuarto de hora fue de un leve dominio duraznense, que intentó imponer sus reglas ante su gente; posó su equipo en campo rival y con mucha determinación procuró lastimar fundamentalmente por su ala derecha, con Lacuesta como figura más desnivelante. A los 2’ González estrelló un remate en el horizontal, ganándole la espalda a Capricho.

Los serranos en tanto, sin amilanarse ni mucho menos, luego de la recuperación intentaron salir jugando prolijamente; el buen desempeño de los Pérez fue importante, “Nani” como administrador desde el centro medio y “Jona” a través de la construcción de los circuitos que fueron apareciendo.

Gol Almeida

A los 10’ el “Goyo” Almeida ganó por el segundo palo y cabeceó la bola al fondo de la red, tras un córner que fue la primera oportunidad de posar al equipo en bloque cerca del arco rival. La llave estaba igualada.

Pero Lavalleja no pudo disfrutar de esa alegría, ni utilizarlo como herramienta para manejar el partido; es que a los 13’ González desde larga distancia metió un terrible zapatazo de tiro libre que como una bala de cañón le rompió la muralla a “Tián” Pereyra. El juego estaba 1 a 1 y la serie Final a favor del rojo nuevamente.

El “Monito” la metió contra el caño

El local estableció una superioridad neta entre su gol y los 15’ (un par de minutos), donde empujado por su público generó dos o tres embates preocupantes para la visita. Pero no pasó nada y de ahí en más la brega fue cambiando. Lavalleja fue construyendo con mucha paciencia el juego que le convenía, y encontraba en Chaine como volante derecho un desahogo y una pieza interesante para complicar, no así con Martínez por la izquierda pues no alcanzó su nivel de siempre; y en la búsqueda de los puntas, Fernández endiablado con su velocidad se la hacía difícil a Echandía, así como Berrueta como punto de referencia ineludible, que saltaba a peinar y ganaba, que recibía de espaldas y pivoteaba bien, o que hacía correcto el giro con control orientado para quedar de frente al arco. Buenas triangulaciones en ofensiva, con movilidad y juego a un toque, le daban a Lavalleja presencia peligrosa cercana al área oponente, que no pudo cristalizar en la medida de lo creado por méritos del arquero González, de la defensa dueña de casa, o de fallar el último pase filtrado.

Matías Gonzalez se atajó todo

El complemento siguió por los mismos carriles, con la visita manteniendo la calma y buscando transitar los senderos más aptos para su idea; ello fue mantener e intensificar la evolución paciente de tono colectivo y no individual, pese a de pronto verse como un equipo de transiciones lentas… lentas tal vez sí, pero seguras.

En ese contexto de mayor tenencia serrana y desarrollo del compromiso en campo rival, Durazno no se sintió muy incómodo porque a través del veloz Lacuesta principalmente (y luego con Gerardo Gasañol que vino desde el banco) complicó más de una vez; también por lo hecho a través de “Micha” Fumero que las buscó por todo el frente del ataque, y de González que metía buenas pelotas. Entonces la contienda en ocasiones fue de ida y vuelta, con Lavalleja atacando y Durazno contragolpeando… y la sensación de un gol en cualquier momento latente.

Fumero de penal hizo el 2do de la roja

A los 17’ una falta en el área visitante sobre el recién ingresado Gasañol (la figura más incisiva en los resultados de las dos finales) fue penal, que a los 19’ tradujo en gol Fumero. Explotó de júbilo el “Landoni” avizorando una vuelta olímpica más porque la llave Final estaba sumamente a favor de la roja. Lavalleja sacó rápido del medio con la cabeza erguida, esperanzado en el objetivo, pese a que ahora debía convertir dos goles más. Ahora el partido pedía otras soluciones y Cano ensayó variantes, y mandó a la cancha a Mario Amorín (por “Nani” Pérez) y a Ricardo Queiro (por el “Chupa” Suárez); pasó a Chaine de “cinco” y a Larrosa a la línea de tres defensores.

La tricoserrana siguió empujando y reafirmando al golero González como figura, más un par de balones en los palos nos dejaron con el gol atragantado; entre tanto, el murmullo colectivo afuera en la tribuna (de algunos duraznenses y de las radios que transmitían) era… “¡qué bien que juega Lavalleja!”.

El empate se olía en el ambiente, pero también un tercer gol duraznense que muy vertical y rápido en la habilitación a la ofensiva lo hacía prever. En ambos casos las buenas resoluciones defensivas o los yerros en la definición lo fueron impidiendo. ¡Pero la Final estaba bárbara!

Lavalleja, viendo que hasta ahí había explorado todos sus recursos en el amplio abanico de herramientas, en los últimos diez o quince minutos procuró encontrar a los sus tres atacantes con pelotazos al área. Pero fue firme la defensa de Durazno.

De penal. Super Mario empató para Lavalleja.

Cuando parecía que ya no habría cambios y que la historia estaba sentenciada, a los 47’ derribaron a Amorín en el área local y fue “Súper Mario” que a los 50’ la escondió en el fondo del trampero contra las tanzas. La Final estaba 2 a 2.

Dos minutos más marcó el árbitro canario, Marcelo Palacios. Un enjambre de gurises y algún policía desprevenido entraron al campo de juego al cobro de una falta, ¿pensando que era el pitazo final, o para enfriarla? Lo cierto es que en esa última adición solo hubo una bocha más, que mandada al área duraznense cayó en los pies de Fernández… pudo patear de derecha y quien sabe que hubiese sucedido, pero enganchó para sacarse la posible intercepción defensiva y de zurda ya no pudo disparar. Terminó el partido con los corazones de todos en la garganta, los de ellos y los nuestros.

La Copa en buenas manos. Por Durazno y por Casanova

Durazno fue el Campeón del Interior 2018, y sus méritos evidentemente los tiene; a lo largo de dos finales supo lograr su meta, y nadie le puede discutir ello ni desacreditar su campaña exitosa. No sería justo ni digno.

No obstante vale resaltar lo de Lavalleja, que afrontó con gran entereza ambos partidos, que dejó el corazón y se plantó con lo suyo. Y que pudo haber obtenido un desenlace diferente por méritos propios.

¡Felicitaciones a los dos finalistas! ¡Salud Durazno Campeón! ¡Qué grande sos Lavalleja al quedarte tras el partido aplaudiendo al rival!

 

 

DURAZNO 2 – LAVALLEJA 2

(0-1) 10’ Gregorio Almeida (L). Cabezazo en el segundo palo tras córner.

(1-1) 13’ Wilmar González (D). Tiro libre potente desde fuera del área.

(2-1) 64’ Michael Fumero (D). De tiro penal.

(2-2) 95’ Mario Amorín (L). De tiro penal.

 

Durazno

12- Matías González

4- Raúl Echandía

2- Fernando Casanova

16- Diego Pereira

6- Santiago Cabrera

7- Kevin Lacuesta

5- Néstor Delgado

8- Javier Olazábal

17- Walter Olivera (60’)

14- Wilmar González (81’)

9- Michael Fumero (86’)

 

DT: Alfonso Domínguez

 

Suplentes

1- Nicolás Vidalín

3- Osvaldo Delgado

10- Gerardo Gasañol (60’)

11- Wilmar Bárez (81’)

13- Andrés Rivas (86’)

15- Mauro Olivera

18- Agustín Monzón

 

Lavalleja

25- Sebastián Pereyra

22- Gregorio Almeida

4- Sebastián Suárez (66’)

15- Mauricio Capricho

17- Gabriel Chaine

5- Laureano Larrosa

11- Laureano Pérez (64’)

18- Jonathan Pérez

7- Marcelo Martínez

8- Andrés Berrueta

19- Germán Fernández

 

DT: Gerardo Cano

 

Suplentes

1- Bruno Acosta

2- Pablo Muniz

10- Mario Amorín (64’)

13- Gonzalo Gutiérrez

14- Carlos Corbo

20- Sebastián Sánchez

24- Ricardo Queiro (66’)

Con mascota. MArcelo Palacios, su hijo y sus asistentes

ÁRBITROS / TARJETAS

Jueces: Marcelo Palacios, Hugo Bragunde y Adrián Ferro; cuarto árbitro Alberto Othegui (Canelones Capital).

Amarillas: G. Gasañol (D); G. Fernández, L. Pérez, M. Martínez y A. Berrueta (L).

Rojas: 93’ Javier Olazábal (D); 42’ Gerardo Cano -DT- y 94’ Gabriel Chaine (L).

 

ESCENARIO / OBSERVACIONES

Cancha: Estadio “Silvestre Octavio Landoni” de Durazno.

Público: 6.500 personas.

Nota: A los 84’ fue expulsado Laureano Pérez desde el banco de Lavalleja; ya había sido sustituido.

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: