Anuncios

Eduardo, simplemente gracias.

EN HONOR A EDUARDO LERENA.

Si bien ya han pasado algunos días, aún no hemos podido terminar de digerir la realidad, Eduardo Lerena ya no está más entre nosotros.

Con su partida, se pierde parte grande de la historia del raidismo. Conductor del programa más antiguo del país dedicado a este deporte, Eduardo era reconocido a nivel nacional. Quienes tuvimos la oportunidad de recorrer junto a él nuestro territorio pudimos apreciarlo. En cualquier lugar que estuviéramos se acercaba gente a saludarlo, conocerlo, porque todos en mayor o menos medida alguna vez lo habían escuchado.

Muchísimas anécdotas, producto de centenares de viajes y miles de kilómetros recorridos juntos. Cuando íbamos a lugares lejanos escuchábamos cosas que nos parecían increíbles, en tiempos donde la comunicación no era tan fácil como ahora. No existían celulares, ni Internet, etc etc. Recuerdo una a modo de ejemplo, cuando un hombre de campo nos contaba que los sábados cuando empezaba Cabalgando salía de su casa con la radio portátil, se recostaba al alambrado para poder “hacer antena” y “poder escuchar a Lerena” , y que maldecía cuando llovía porque se quedaba sin tener la información.

Esas pequeñas grandes cosas había logrado Eduardo con Cabalgando en la 33. Después vinieron muchos programas más a lo largo y ancho del dial, en AM y FM, pero el camino lo había marcado él.

Hombre de gran memoria, recordaba hasta detalles mínimos de cosas sucedidas mucho tiempo atrás, que muchas veces nos llevaban a decirle en tono de broma si no nos estaría mintiendo la edad, porque la claridad de sus recuerdos y lo añejo de los mismos. Sentarse a hablar de caballos y sobre todo de raíd con él, tenía momento de inicio, pero nunca de fin, porque lo sentía con tanta pasión que a medida que pasaban las charlas iba dejando salir todo su amor por ese deporte. Pasó por raíd cumpliendo diferentes roles, fue jinete, siendo su actuación más recordaba el 2º puesto obtenido en 25 de Mayo en la primera edición del Grito de Asencio detrás de Luis Giménez.

También fue conductor de camioneta acompañante y de móviles de radio, comentarista, relator. Pero seguramente una de sus satisfacciones más grandes, al menos así vivido íntimamente, fue cuando Agustín su hijo mayor compitió y cruzó bajo el cartel de llegada en Sarandí Grande.

En lo personal tengo un reconocimiento y agradecimiento muy grande hacia Eduardo. Fue quien confió en que mi, depositando en mis manos un micrófono para que relatara raíd hípico. Una historia que en pocos días va a cumplir 25 años. Una mezcla de confianza e inconsciencia lo hizo tomar esa decisión. No nos arrepentimos de haber aceptado aquel desafío, ni tampoco dejaremos de tener presente a cada momento que todo lo que hemos logrado se lo debemos a él.

Para aquellos que creen en una vida eterna, seguramente Eduardo estará en estos momentos junto a tantos y tantos raidistas que han partido. Para otros quedará el recuerdo enorme, manifestado en el momento de su adiós cuando se reunieron amigos de los más diversos puntos del Uruguay para brindarle su despedida y acompañar a su familia.

Eduardo, simplemente gracias, chau……

 

Daniel de las Llanas

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: