Mano a mano con Bernardo Giordano: “en un mes es difícil poner un equipo a punto para jugar un torneo tan importante”

Escribe Pedro Tristant

Entrevista de Amilcar Caula y Pedro Tristant.

«Nos preparamos para ser un equipo competitivo y creo que lo logramos». Foto: diario El Heraldo.

Uno de los vestuarios de la cancha de Atlético se transformó en la oficina de Bernardo Giordano durante el verano. Allí entrenó la selección de Florida durante el campeonato del Sur de este verano y a ese lugar iba el entrenador albirrojo unas tres horas antes de comenzar la práctica. Preparaba los partidos y hacía el análisis de video de los rivales, pero para él eso no es un trabajo porque es su pasión.

En la selección dirigió seis partidos, de los que ganó tres, perdió dos y empató uno. El equipo anotó 16 goles en el campeonato y recibió doce. Llegó a disputar las semifinales del Sur y quedó eliminado ante Colonia, luego de empatar en el Campeones Olímpicos 1-1 y perder en Tarariras 1-3.

Giordano admite que Florida quedó en el debe este campeonato y es contundente para asumir su responsabilidad: “el que falló fui yo”, dice.

En esta entrevista realizada en los estudios de Radio Activa, Giordano habla, entre otros temas, sobre la actuación de la selección en este campeonato, sobre su método de trabajo, sobre el público floridense, y responde alguna de las críticas que tuvo y si va a continuar siendo el técnico de la selección.

¿Qué evaluación hacés de este campeonato?

A nivel de resultado no fue buena, quedamos en el debe. A nivel de trabajo quedé muy conforme y contento, tanto con la disposición de los futbolistas como de los dirigentes y mis compañeros de trabajo. Entre todos aprendimos y comprendimos algunas cosas que nos van a servir para adelante.

¿Te queda la sensación que se pudo llegar un poco más lejos?

Sí, yo creo que esa sensación nos quedó a todos, estábamos para un poquito más. El fútbol no es cuestión de merecimientos, sino hay que jugar y ganar.

En Radio Florida hablabas de que Florida fue un equipo competitivo.

Nosotros nos preparamos para ser un equipo competitivo y creo que lo logramos. Nos faltó un paso más que fue pasar alguna serie más. Jugamos de igual a igual con todos los equipos y perdimos, pero también podríamos haber ganado.

Con Colonia se empató en el Campeones Olímpicos cuando Florida fue superior o se pudo haber llevado algo más. ¿Coincidís?

La llave fue clara. Nosotros acá jugamos mejor, merecimos ganar y no lo pudimos hacer. Ellos allá jugaron mejor, lograron ganar y se quedaron con la llave. No hay mucho misterio.

Decías que es un equipo con oficio Colonia.

Sí, tiene jugadores importantes y con experiencia como el arquero y algunos futbolistas en el fondo y el medio campo. Acá se vio que ellos no quisieron hacer un partido largo, sino jugaron muy entrecortado. Allá también y se encontraron con el gol. Lo único que me queda a mí es que siempre comenzamos perdiendo con ellos y el partido lo manejaron ellos. Pero son cosas del fútbol y fueron justos vencedores.

Pero ¿qué es un equipo con oficio?

No, con oficio no. Yo vi que fueron un equipo que no quiso jugar e hizo tiempo. Iba menos de un minuto acá (en Florida) y el arquero estaba haciendo tiempo. Pero no es excusa, era para lo que ellos estaban preparados y les salió muy bien.

¿Sentís que Florida era un equipo con oficio también por los jugadores que tenía?

No. Nosotros tratamos de ser un equipo intenso y tratamos de jugar la mayoría de los minutos posibles para atacarlos lo máximo posible. A mí no me gustan los equipos con oficio.

¿Con oficio es llevarlo con experiencia, con carpeta?

Es lo que se dice. A mí ese estilo de equipo no me gusta. A mí me gusta un equipo que cambie ataque por ataque, que vaya al frente. Pero en el fútbol nadie tiene la verdad y todo está bien. A la prueba está que ellos fueron los que ganaron.

Con el diario del lunes ¿cambiarías el planteo del partido contra Colonia en Tarariras?

Ya perdimos. No sirve de nada si cambiase o no el planteo. Estoy muy conforme con los futbolistas, si hay alguien que se equivocó fui yo.

¿Y en qué puede ser que te hayas equivocado?

Y… en algo me tengo que haber equivocado para no poder ganar.

Pero me imagino que habrás analizado, habrás pensado en el partido.            

Sí, obviamente que uno analiza y va viendo las cosas. Creo que nos faltó un poco más de juego, si bien convertimos goles en todos los partidos. Quedamos en el debe de tener un juego más claro, pero te repito: los jugadores se brindaron al máximo; estoy conforme y orgulloso de haberlos dirigido.

¿Te sorprendió la victoria de Ecilda Paullier sobre Colonia?

No, para nada. Tiene tres futbolistas que hasta el año pasado estaban en primera división de Wanderers y por algo lo estaban. También tiene otros jugadores interesantes como Portillo y Barreto, que también fue profesional hasta el año pasado y ahora se va a Centroamérica. Haber pasado por el fútbol profesional, a nivel del interior, es muy importante.

Le ganó con contundencia. A veces los partidos hay que dividirlos. Cuando Colonia queda con diez futbolistas y recibe el gol a los 43 minutos del primer tiempo, el partido se liquida y Colonia al salir a buscar el partido recibe dos goles que estaban fuera del partido. Colonia contra nosotros, que fue ganando, pudo manejar el partido. Ahí fue perdiendo, tuvo que salir y se le complicó. Pero son partidos que se dan, no hay diferencia de tantos goles entre ningún equipo.

Ecilda controló a Facundo Rodríguez, todos sabíamos que él es un jugador importante. Si bien en la llave anterior él había convertido, en las finales no lo pudo hacer. Colonia sintió quedar con diez hombres en las dos finales bastante tiempo, que en finales es decisivo. No solo lo controló bien sino lo atacó mucho.

«Mi sistema preferido no es la línea de tres. Me adapto a cualquier sistema. Si a mí me atacan con dos futbolistas sí pongo tres, no veo por qué tener un futbolista más. Si me atacan con tres, pongo cuatro».

Colonia sintió a Florida desde lo físico y tuvo varias bajas por eso, según dijiste en otra entrevista. ¿Eso influyó?

En el primer partido salieron cuatro futbolistas lesionados. Creo que sintieron el ritmo de nosotros, si bien se llevaron el partido. Fuimos un rival que estuvo a la altura y fue competitivo, lo dijo mismo el entrenador de ellos.

¿Tu sistema preferido es con línea de tres?

No. Me adapto a cualquier sistema. Si a mí me atacan con dos futbolistas sí pongo tres, no veo por qué tener un futbolista más. Si me atacan con tres, pongo cuatro. No soy partidario de ningún sistema, soy partidario del que pueda sacar una ventaja.

Si atacan con dos y tienen juego por las bandas, tengo que poner dos volantes a tapar la banda. Si tiene dos delanteros y vos jugás con cuatro defensores, pasás mucho tiempo mano a mano porque están con los dos zagueros. Capaz que tres defienden con más gente que cuatro porque generalmente los laterales están abiertos o pasan al ataque. Pero eso es todo relativo, porque cuando un lateral pasa al ataque vos quedás con línea de tres.

¿Eso ayuda a que sea un equipo agresivo?

Estoy convencido de que sí, según lo que me he tratado de capacitar, estudiar y ver fútbol. Lo he hecho y creo que lo hemos logrado.

Con Florida no jugamos tanto con línea de tres. Jugamos 15 minutos con Canelones acá en el primer tiempo, después no volvimos a jugar así hasta el último partido en el que teníamos que ir a buscar un resultado. A veces se estigmatiza: por jugar 15 minutos con línea de tres parecía que yo fui el que inventó la línea de tres.

Pero me refería a lo de ser intenso, olvídate de la línea de tres. ¿Eso se logró más allá de que haya faltado juego?

Por momentos sí. En Canelones fuimos un equipo muy intenso y agresivo. Contra Sarandí del Yi acá no lo podemos tomar en cuenta, pero los muchachos que jugaron lo hicieron muy bien. Los primeros 30 minutos en Sarandí del Yi, hasta que nos expulsaron a uno, jugamos bien. Y con Colonia acá fue un partido parejo que ellos no tuvieron muchas situaciones y nosotros tuvimos unas cuantas.

En el diario El Heraldo dijiste que estabas convencido de que se podía arriesgar con Florida, que no es una característica que tenga esta selección. Después de dirigirla, ¿seguís convencido de eso?

Sí. Tampoco fue que fueron superiores a nosotros, perdimos un partido en el que hasta el último minuto pudimos ganar la llave, sin jugarlo bien. Florida tiene los futbolistas para jugar, no entiendo por qué no poder hacerlo.

 

Cuando agarraste Atlético algunos te decía que estabas loco porque acá en Florida había que jugar con un nueve en el área y mandarle la pelota a él. ¿Ahora te decían lo mismo?

Acá no me decían mucho. Personalmente no me decían mucho. Son estilos de juego, capaz que a lo que ya me conocían no me lo decían. Pero nadie tiene la verdad. Yo estoy convencido de eso y hasta que no vea otra cosa que me haga cambiar, que no lo descarto, voy a tratar de seguir igual. Mejorándo y capacitándome como lo estoy haciendo, pero tratando siempre de ver el arco de enfrente.

¿Cuál era el objetivo que se plantearon?

Nunca hablamos de resultados. Siempre tratamos de hacer un trabajo lo más profesional posible, lograr un equipo competitivo y disciplinado e integrar bastantes jóvenes. Eso fue lo que me plantearon a mí.

¿Nunca se plantearon llegaron a determinada fase? ¿Se dedicaron más a la formación?

Eso fue lo que me planteo a mí el presidente (de la Liga de Florida, Cipriano Curuchet) en la primera reunión. Obviamente que cada cual tiene su presión interna y nosotros queríamos llegar lo más lejos posible.

¿Cuál era tu “presión interna”?

Ganar. Siempre.

¿Te sentiste apoyado por le público de Florida o lo sentías frío?

Somos todos un poco culpables (de cómo es el público de Florida) porque cuando a mí no me tocaba también estaba del otro lado. Nosotros teníamos claro que era así y la manera de tratar que nos apoyaran un poco más o que se sintiera ese apoyo era tratar de convencer desde adentro de la cancha hacia afuera y está claro que no lo pudimos hacer porque la gente no acompañó. No quiero decir que sea culpa de la gente, capaz que fue culpa de nosotros que no hicimos un buen torneo.

Eso ya está implantado acá: la selección es de unos pocos y no de todos. Hasta que no cambiemos eso se va a hacer difícil sobre todo para los futbolistas. Acá somos más hinchas de los clubes que de la selección.

¿Cuánto incide en la cancha el público?

Los futbolistas hacen un gran sacrifico y sería importante para ellos sentirse apoyado por la gente. Indudablemente que los futbolistas dejaron todo.

Recién decías que en Florida somos más hincha de los clubes. Siempre se ha dicho que la gente apoya según el entrenador. Vos estás relacionado con Atlético…

Interrumpe.

No, yo no estoy relacionado con Atlético.

Perdón, sos hincha de Atlético.

En este momento estoy bien lejos de Atlético.

Pero sos hincha, lo dirigiste y fuiste campeón.

Sí, sí, claro.

¿Eso afecta?

Es probable. La gente capaz que piensa que uno pone a los de Atlético, no sé. Yo trato de ganar. Jugar para perder no me interesa.

 

«La selección es de unos pocos y no de todos. Hasta que no cambiemos eso se va a hacer difícil sobre todo para los futbolistas. Acá somos más hinchas de los clubes que de la selección»

¿Pudiste convencer a los jugadores de tu idea?

Hay que preguntárselo a ellos, pero yo estoy muy contento con la disposición de los futbolistas. Por momentos pude plasmar lo que yo quería y por momentos no. Hay que tener en cuenta que jugamos contra rivales y futbolistas de jerarquía. Pero yo no entro en la cabeza de ellos.

No había mucho tiempo para hacer una ‘mini’ pretemporada. ¿Fueron todos entrenamientos con pelota como en Atlético?

Sí, igual yo no estoy muy de acuerdo con esas corridas largas y mucho gimnasio. A nosotros nos gusta más que se pongan bien físicamente tratando de valorar mucho la táctica, pero nadie tiene la verdad, son gustos. Nosotros llegamos bien preparados, perdimos y listo.

¿Por qué no te gusta?

No es cuestión de gusto. Uno ha estudiado, se ha capacitado, ha discutido eso y cree que los futbolistas llegan mejor trabajando de una manera que de otra. Yo creo que hay que tratar de hacer todo con situaciones de juego. Vos podés correr seis kilómetros en la ciclovía o podés correrlos en un espacio reducido. Claro, hay que armar los trabajos y el profesor tiene que estar actualizado como lo estaba Germán (Rocca), un crac. Pero hay varias escuelas y cada cual estudia y se identifica un poco más con una.

¿En Florida tuviste las herramientas para hacer un trabajo lo más profesional posible?

A nosotros no nos faltó nada, trabajamos a la par de cualquier equipo profesional. Tuvimos que concentrar y concentramos; tuvimos que viajar y viajamos bien; la alimentación fue buena, pudimos hacer hielo, los futbolistas lesionados iban a fisioterapia, teníamos buena indumentaria. El apoyo del presidente siempre estaba al igual que el de Gerardo Della Ventura y Rene Tejería. En la parte de prensa no tuvimos ningún problema. Hicimos un buen trabajo y no se nos dio el resultado, pero porque no se nos haya dado no puedo decir que el presidente es malo, que el jugador era malo. No se dieron los resultados y el que falló fui yo. Listo.

La noche anterior a los partidos la jefa de Prensa de la liga, Patricia D’Elía, nos pasaba el equipo. ¿Por qué no tenés misterio?

La información hoy corre. Diera el equipo o no lo diera, todo el mundo iba a saber. O diera el de Colonia o no lo diera yo ya lo sabía. Y él sabía el mío sin yo darlo. Todo el mundo sabe los equipos, el tema es cómo se mueven los futbolistas. A mí no me gusta mucho el misterio, estábamos muy convencido del trabajo de nosotros.

¿No te cambia en nada el otro sepa tu equipo?

A mí me gusta sorprender, pero no sorprender con la alineación, puedo sorprender de otra manera. El que no lo da hasta último momento, está perfecto y estará convencido de eso y debe estar bien. A mí no me influye en nada.

A mí me gusta preparar el partido, no dejar detalles librados al azar. El que juega tiene que saber lo que tiene que hacer y lo que no. Igual que en el balón parado. Yo no soy muy de lo teórico sino bastante de lo práctico.

Cuando no sabés el equipo del rival, ¿te cambia?

Sí, me molesto. Me fastidia mucho no tener la información del rival. Yo preparo los partidos sabiendo mucho del rival. A la prueba está que para jugar un partido fácil con Sarandí del Yi acá, después de haber jugado fui a verlo a Sarandí del Yi contra Canelones. Pero no por decir fui a verlo, sino por seguridad de lo que yo iba a plantear. Si bien quedamos afuera, también fui a ver Canelones y Flores a las doce del mediodía el domingo siguiente que empatamos acá. Me da más seguridad saber todo del rival.

Hasta que no lo confirman no sabés el equipo del rival, pero sí sabés la forma de jugar, en lo que hace hincapié, en los defectos. Por más que cambien un futbolista, vos no vas a cambiar toda la forma de jugar.

En el programa Mejor Dicho dijiste que le dedicabas seis horas a Atlético cuando lo dirigiste.  ¿A Florida era lo mismo?

Sí, similar. A mí me gusta llegar temprano, tener todo preparado. Si me ganan, que me ganan porque juegan mal, no porque yo no hice tal cosa. Si me ganan es porque son mejores.

¿Cómo organizás tu trabajo con Florida?

Yo iba a la cancha 16.30 o 17. El entrenamiento era a las 20. Para mí es un placer, a mí me gusta estar ahí. Yo me había hecho el vestuario como si fuera mi oficina. Es mi oficina. Era mi oficina. Preparo el entrenamiento, a veces hacíamos los análisis de video antes de presentárselo a los futbolistas. Parece que no hay trabajo, pero los entrenadores de hoy en día tienen que trabajar.

Para mí no es un trabajo, yo lo disfruto. Me gusta, tengo pasión.

¿En qué cosas que no cuestan plata se podía mejorar?

En entrenar más tiempo, en que el torneo termine un poquito antes o agarrar algunos futbolistas los lunes, que generalmente dan libre los equipos. Sin hacer esfuerzo físico, pero entrenar tácticamente. Jugar algún amistoso por mes. Yo creo que eso sería importante para ir ganando tiempo, porque en un mes es difícil poner un equipo a punto para jugar un torneo tan importante. Yo creo que lo que hay que ganar es tiempo.

¿Tuvieron pocos entrenamientos?

Tuvimos lo que tuvimos que tener. Obviamente siempre se quiere tener más, pero no es excusa.

Para entrenar los lunes y hacer algún amistoso los clubes tienen que estar de acuerdo. ¿Eso es lo más difícil?

Debe ser. Si no se ha hecho no debe ser porque a nadie se le ocurrió la idea y a mí sí. Está claro que no. Hay que tratar de ponerse todos de acuerdo o empezar 20 días antes el torneo. Hay gente que está para eso que sin duda sabe y si no lo ha hecho por algo debe ser, es una apreciación mía nada más porque me preguntaste en qué se podía mejorar y en lo que puede mejorar Florida es en más trabajo.

Cuando estabas en Atlético el técnico designado había sido Fernando Bruno. ¿Vos en ese momento estabas dispuesto a darle los futbolistas?

Sí, él lo estuvo por hacer. Los futbolistas de Atlético estaban a disposición de él.

¿Le planteaste estas propuestas a Cipriano Curuchet?

 Lo hablamos por arriba, pero teníamos claro que este año teníamos que trabajar de esta manera. Él me dio sus bases y yo las acepté.

¿Vas a continuar siendo el técnico de la selección?

No, yo tenía contrato hasta que finalizara el último partido que jugáramos. Ahora la Liga está liberada de poner el entrenador que más le convenga.

Si las condiciones fueran las mismas, ¿te gustaría?

No queda bien éticamente que yo me esté postulando para ser entrenador ni presionando a los dirigentes que conmigo se portaron de novela, me brindaron todo. El que quedó en deuda fui yo. Ellos están liberados para elegir el mejor entrenador y van a elegir el mejor para Florida. Y que el sea hay que apoyarlo.

¿Pero la experiencia fue buena?

Sí, claro. Muy buena. Me encontré con futbolistas que algunos conocía y otros no que me enseñaron mucho y me sirve para seguir formándome como entrenador.

Pero ahora no está designado ningún entrenador. ¿Por qué decís que éticamente está mal hablar?

No me gusta ni hablar de colegas ni hablar de equipos de colegas ni andar diciendo quién tiene que ser el entrenador de tal equipo. Eso es resorte de los dirigentes. Que lo evalúen ellos.

Pero en su momento dijiste que la selección era un equipo que te gustaría dirigir.

Yo hice un sacrificio muy grande por dirigir la selección porque era un sueño para mí y le había dado la palabra a Cipriano, después me salió otra cosa (ser ayudante técnico de River Plate de Montevideo junto a su tío Jorge Giordano) y en realidad no podría haber dirigido. Pero como había dado la palabra y para mí era muy importante, lo hice. Y estoy muy contento de haberlo hecho, aunque no se hayan dado los resultados. Yo quedé muy contento, muy conforme con los compañeros de trabajo, con los dirigentes y sobre todo con los futbolistas. Se terminó el ciclo y ahora yo no tengo nada que ver.

¿Sos de darle bola a las críticas?

Según si es una crítica constructiva o de alguien que me puede ayudar en algo, la acepto. Cuando son críticas sin ton ni song, trato de no escucharlas.

¿A quién escuchás?

Tengo mis referentes y amigos personales que están vinculados con el fútbol. A cualquier persona que venga de una buena manera escucho y le doy la valoración que a mí me parezca.

Pero las críticas sin ton ni song de las que hablabas, ¿te llegan a molestar o las ignorás?

Trato de ignorar. A veces a uno le da impotencia que digan algo que no es así. Ser entrenador no es solo dirigir, hay que saber entrenar, manejarse bien con la prensa y la gente.

¿Fue mucha la exposición de ser el técnico de la selección mayor?

No. Tal vez sería porque estaba un poco aislado, estaba mucho tiempo en la cancha de Atlético. No me llegaban a mí muchos comentarios. Pensé que iba a tener más trascendencia.

Los integrantes del cuerpo técnico de Florida junto a Gerardo Pelusso en uno de los amistosos previo al torneo.

El día que diste la lista en la página de Facebook hubo muchos comentarios con críticas: que citaste muchos jugadores de Atlético, que faltaron algunos que habían andado bien, que tenías muchos integrantes en el cuerpo técnico. ¿Para eso tenés alguna respuesta?

Si yo leo lo que vos me decís lo puedo tomar a mal. Pero si me critican por eso quiere decir que soy un buen entrenador, que trabajo muy bien, que dirijo muy bien. Nadie dijo que yo entrenaba o dirigía mal.

Dijeron que llevé mucha gente al cuerpo técnico. Creo que si vos pudieras trabajar con más periodistas acá sería bueno para vos. El costo era el mismo, no entiendo cuál sería el problema. Cada cual tenía su función en el cuerpo técnico y todas eran importantes, tan importantes como la mía. Trabajamos muy bien en videos y en momento en que el equipo estaba jugando y estaba entrenando a la misma vez.

Dijeron que llevé muchos futbolistas de Atlético. Atlético y Nacional han sido los equipos que han definido más torneo.

Que Nacional era el campeón y no llevaste tantos jugadores de Nacional.

A veces uno no puede decir todo. Pero yo llevé los que para mí eran los mejores.

¿Hubo renuncias?

Había gente que no podía ir. Con la Liga quedamos en que íbamos a utilizar solo futbolistas de Florida. No entiendo cuál sería la gracia de no llevar a un futbolista que a mí me guste.

¿Podés decir algún nombre de los que no pudieron ir?

No. Es más: no estoy criticándolos. Si bien algunos no habrán podido por problemas personales y otros no habrá podido porque no fui lo suficientemente capaz de convencerlos. Elegimos los que para nosotros fueron los mejores y los volvería a elegir. Estoy orgulloso.

¿En algún momento se consideró que vengan otros de afuera de Florida?

En una reunión el 21 de mayo dejamos acordado entre los dos que por temas de costo y de entrenamientos íbamos a contar solo con los futbolistas de Florida y no de otro lado, como (Walter) Olivera, (Sebastián) Moreira, (Enzo) Romero, (Mariano) Cappi. No los íbamos a tener en cuenta por ese motivo, no quiere decir que porque sean malos jugadores.

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: