Alma de ganador

Por Mauro Goldman de Semanario20once

Con Carlos Cabillón Ramírez

TREINTA AÑOS DESPUÉS, CABILLÓN LO CONSIGUIÓ

A pocos días de coronarse campeón del interior luego de 30 años, fuimos a dialogar con el entrenador Carlos Cabillón, el “discípulo 10” según expresaba Julio César Damico en una columna de “Apilando” de este semanario. En su palmarés personal conquistó nada menos que su séptimo título del interior, sumando selecciones formativas y ahora la blanca mayor.

En menos de 4 años se produjo un resurgir del fútbol más laureado del siglo XX  que llegó al título número 93 sumando coronaciones a nivel de clubes y de selecciones formativas y mayores, una cifra hasta ahora inigualable en el interior del país.

Las manos del campeón y el hacedor Carlos Cabillón

El siguiente es el resumen de la entrevista.

-¿Te sorprendió tu nominación como entrenador de la selección?

Un neutral había hablado conmigo a mitad del año pasado por eso no me sorprendió estar en la terna de candidatos. Fue una conversación de ese neutral, por su cuenta. Luego quedó todo quieto y finalmente conté con el apoyo de los neutrales. Yo estaba en Estudiantil y les manifesté a los dirigentes que estábamos en un año de recambio, que era un año complicado y que seguramente no iba a haber título. Cuando me designan para dirigir la selección mayor fue un gran orgullo primero y luego una responsabilidad que asumimos con mucha confianza.

-Esa charla informal fue antes que se definiera el torneo de clubes de OFI.

Fue en junio, en una oportunidad en la cancha de Estudiantil y luego en la de Litoral. En el fútbol de Paysandú para elegir entrenador había dos posibilidades según me explicaron, una que los clubes ofrecieran el técnico, cosa que lo hicieron tanto Huracán como Bella Vista, este último ofrecía la cancha sin costo si era elegido su entrenador. La otra posibilidad era que los neutrales eligieran un nombre y se la jugaran.  Yo nunca quise que mi nombre fuera propuesto por mi club porque entendía que eso era ofrecerse. Creo que la dirigencia tiene el derecho de jugarse por un nombre. Por eso Estudiantil nunca propuso mi nombre porque yo siempre dije que no lo hicieran porque eso era ofrecerse. Los neutrales se jugaron por mí y eso fue mucho orgullo para mí y luego a trabajar.

-Te preguntaba por la fecha de las charlas porque justo los entrenadores de Bella Vista y Huracán fueron campeones con sus clubes. En ese sentido era difícil dejar afuera a Ramón Silvera o a Christian Murieda.

Si repasamos la historia Ramón Silvera es el que más veces ha dirigido a la selección de Paysandú en los últimos tiempos y no tuvo la suerte de ser campeón. En mi caso es la segunda vez que dirijo a la selección, había estado en 2008 y no me fue bien. Y tuve la segunda oportunidad luego de 11 años.

-Dijiste recién que no tuvo la suerte de ser campeón –por Ramón Silvera- ¿hay que tener suerte para ser campeón?

No sé si suerte, virtudes sí, uno sabe cómo trabaja uno. Yo sé que Ramón trabaja muy bien. A veces se desconocen muchas cosas, en lo personal es el séptimo título que gano del interior. Quizás a nivel de clubes no he trabajado tanto. Estuve tres años trabajando en Wanderers de Artigas –un vice campeonato del interior se logró-, dos años en el profesionalismo en el Paysandú Fútbol club, tres años en Young. Está claro que mi carrera pasó más afuera de Paysandú.

-Recuerdo una vez que fuimos a Young a entrevistarte por la gran campaña que culminó con el torneo del interior en sub 18 (año 2016) me dijiste que desde la remodelación del estadio Artigas en 1995 para la copa América, Paysandú no ganó más, salvo a nivel de formativas. Ahora tenemos a Huracán, Bella Vista y la selección, porque 18 de julio solo jugó en el estadio Artigas un solo partido ante Bella Vista.

Se rompió un maleficio, hay que darle más uso al estadio Artigas porque no pueden pasar 30 años más porque es un karma. Es necesario tener un lugar cómodo para entrenar, a nosotros la gente de Bohemios nos prestó las instalaciones, es una cancha que no tiene los metros necesarios. De todas formas hay que reconocerle a la gente que comanda Vernengo (Daniel) que nos cedieron ese espacio y nos sentimos muy cómodos y pudimos desarrollar con intermitencia la tarea que necesitamos. A mí me parece que la selección tiene que elevar el nivel, necesitaríamos entrenar dos veces por semana en el estadio, en usar los vestuarios. Esperemos que se pueda lograr en el futuro.

Cabillón, 7 veces Campeón del Interior

-Se gana y ¿está todo bien?

Yo digo que no por ser campeón está todo bien porque ahora los rivales van a potenciarse cuando jueguen contra Paysandú, van a decir que Paysandú renovó la selección para ser campeón y capaz los demás intentan hacerlo también. Es necesario mejorar la infraestructura, mejorar la vestimenta para los entrenamientos. Capaz ahora pueden haber más sponsor producto del trabajo serio, que vieron que la gente acompañó. Se nos cayeron lágrimas viendo la cantidad de gente que fue cuando llegábamos al estadio el día de la final. Hubo colas para entrar a la cancha, hasta ahora la gente te ve en la calle y te felicita. Hay un sentido de pertenencia a la selección que se lo ganó el grupo porque fue un grupo humilde con solo tres expulsados, con solo dos jugadores con doble amarilla. No hubo jugadores expulsados por agredir.

“A mí me parece que la selección tiene que elevar el nivel. Necesitaríamos entrenar dos veces por semana en el estadio, en poder usar los vestuarios. Esperemos que se pueda lograr en el futuro”.

-Recuerdo que en la primera nota que te hicimos te tenías confianza porque me dijiste que el objetivo era ser campeón. Algo que puede ser por cumplido que se dice muchas veces.

Yo se lo dije en un principio a los jugadores que elegimos, usando la metáfora que el campeonato era un baile y que cuando entrás al baile normalmente querés llevarte a la más linda del baile. La más linda era la gloria, la copa. Yo les decía que el rival era rubio, de ojos celestes, tienen más plata que nosotros, tienen una 4 x 4. Nosotros andamos con una bicicleta, con la humildad que tenemos queremos llevarnos a la más linda del baile. Mirá que al principio íbamos de un lado para otro entrenando. A mí me quedó grabado en la cabeza un día que este grupo quiere, se vino una tormenta muy fuerte a la hora del entrenamiento y empezamos en el grupo de whatsapp a que había que suspender el entrenamiento. La tormenta duró 15 minutos y cuando ya estaba suspendido el entrenamiento los mismos jugadores empezaron a decir que estaba lindo para hacer un fútbol y terminamos con 20 jugadores en la cancha de Los Sauces entrenando casi sin luz. Vos nos viste en la zona de las Granadas tirándose agua y barro al final, los gurises querían. Se fue formando un grupo bárbaro, y yo la verdad que no tengo palabras para decirte lo que fueron. Tuvimos algunos inconvenientes de esperar por algunos jugadores como Andrioli, Sabaño, Angelo.

-En el programa especial que hizo VTV un jugador que había estado en otros procesos dijo que en esta oportunidad no había excusas.

Había poco tiempo y yo he sido jugador y a veces hay discusiones por premios que está bien que cada uno quiera llevar un peso más para su casa. Yo les decía que a las discusiones las hacemos antes o después del entrenamiento, nosotros no podíamos perder un día de entrenamiento. Ellos lo tenían claro, a pesar de ser muy jóvenes fueron muy maduros, muy compañeros. Se veía en cada viaje, se cantaba la canción de Paysandú que se la tuvieron que aprender. Cuando fuimos a jugar a Fray Bentos –en las semifinales- y había 800 personas hubo un quiebre en cuanto a la gente. No se veía desde hace años algo así. Y en la final en Colonia 1.000 personas con los costos que tiene, eso fue espectacular.

“Se nos cayeron lágrimas viendo la cantidad de gente que fue cuando llegábamos al estadio el día de la final. Hubo colas para entrar a la cancha, hasta ahora la gente te ve en la calle y te felicita”.

-Un capítulo especial son los jugadores, alrededor de 20, que le dijeron que no a la selección. Si seguís siendo el técnico tienen alguna posibilidad de volver.

Uno no debe ser radical porque después es preso de sus palabras. Evidentemente hoy están un escalón abajo en la consideración mía. Decirle que no a la selección de tu departamento siendo joven, para uno que tuvo el honor de vestirla no es lógico, no es bueno.

-¿Hubo un momento que pensaste que este equipo estaba para campeón?

En el primer partido en el debut, empatar en Salto teniendo las ausencias de Sabaño, Andrioli, Angelo en un partido que lo pudimos ganar, ya me dio la certeza que íbamos por el buen camino. Además teniendo en cuenta el rival que contrata jugadores de otros lugares, me daba cuenta que estábamos para pelear, después teníamos que empezar a crecer y si éramos capaces de evolucionar. Fuimos encontrando el equipo, solucionamos algunos problemas defensivos, siempre con el aporte de todos. Después que agarramos el sistema madre de jugar con cinco volantes y un punta solo, volantes de buen pie, logramos cohesión de equipo. Eso determinó que fuéramos un equipo difícil de vencer y que jugara de la misma forma en todos lados, lo cual no es fácil plantear lo mismo de local que de visitante porque el rival te lleva, por la gente, con los arbitrajes. Recuerdo en Salto y en Fray Bentos que el equipo recibió un gol apenas empezado el partido y sin embargo no se desordenó; también con San José interior se mantuvo la calma.

-En los festejos del título que fue en la sede de  Vialidad hablaste muy bien del entrenador de Bella Vista –Christian Murieda- y de sus jugadores.

Yo como entrenador no voy a hablar mal de otro entrenador, siempre tengo algo que me enseñó mi padre que fue ética. Yo valoro mucho lo de Christian, sé que estuvo en los festejos y fue a casi todos los partidos. Y lo felicité por los jugadores que tenía porque eran un ejemplo, había siete jugadores de Bella Vista, son impecables los jugadores, con gran adhesión al trabajo. Porque la selección muestra el producto que se trabaja en los clubes.

-En la entrevista en VTV mencionaste que en tu equipo el año pasado –Estudiantil- no tuviste esa actitud y adhesión por parte de los jugadores.

Lo dije sí, en el vestuario se escuchaba música, eso en mi tiempo no pasaba. Se lo comenté a algún dirigente pero a veces los dirigentes protegen a algunos jugadores.

-Levantaron polvareda tus declaraciones en la radio Uruguay, en el programa Derechos Exclusivos- cuando dijiste que era una vergüenza el estado del estadio Artigas. Nosotros también en su momento dimos a conocer esa situación, sin calificarla pero mencionando que no estaban acordes las instalaciones.

En el partido contra Ecilda Paullier –San José interior- no tuvieron agua caliente. Se le respondió que se le había dicho que no había pero no fue así sino hubiesen ido tranquilamente al estadio cerrado a bañarse. Son cosas que hay que solucionar. Lo digo sin importar quien está al mando de la intendencia, del color político que sea que hay que tomar cartas en el asunto porque si tuviésemos la tribuna oeste en condiciones, yo pregunto, ¿hubiese entrado más gente? Yo creo que sí. Hubo gente que no pudo entrar y se fue, hay que buscar una forma, si no hay recursos vamos a buscarlos entre todos los deportistas, capaz se puede hacer un espectáculo para generar recursos entre todos los deportistas. Es una crítica constructiva, quizás duela decirlo pero yo tengo la conciencia tranquila que lo hice para mejorar el fútbol de Paysandú.

“A mí me quedó grabado en la cabeza un día que este grupo quiere, se vino una tormenta muy fuerte a la hora del entrenamiento y empezamos en el grupo de whatsapp a que había que suspender el entrenamiento. La tormenta duró 15 minutos y cuando ya estaba suspendido el entrenamiento los mismos jugadores empezaron a decir que estaba lindo para hacer un fútbol y terminamos con 20 jugadores en la cancha de Los Sauces entrenando casi sin luz”.

-Nuestro compañero Julio Damico ha opinado en ese sentido. Si gobernar es tener prioridades, esa debería serlo también, la reparación del estadio.

Si nos jactamos que tenemos un estadio que se hizo para la copa América, si bien hoy está en discusión la capacidad para 18 mil personas, esa es una tribuna en la que van las autoridades, además con un fútbol televisado que le hizo bien al fútbol. Hoy hay jugadores que son famosos, nosotros mismos recibimos saludos desde otros lugares, se ven los partidos en el exterior. Seguramente habrá que mejorar, que el aporte tendría que ser mayor pero esto le hizo bien al fútbol, nadie lo puede discutir.

-Volviendo al fútbol, crees que más allá de las individualidades ¿la figura fue el equipo?

Ah, sin dudas, hay equipos en los que la figura fue nuestro arquero –Luca Giosa- que es muy joven, eso llamaba la atención. Tenía muy buenas atajadas, 3 o 4  claves por partido, el goleador Andrioli pero también tuvimos volantes que fueron notables. El fondo tuvo un notable rendimiento.

-Vos te considerás un discípulo de Carlos Colzada, fue el entrenador que más influyó en tu carrera?

Sin dudas, aprendí mucho de él. Muchas veces estuvimos peleados y discutimos pero sin dudas fue el mejor entrenador que tuve en mi carrera como jugador. En Montevideo me dirigió Pedro Cubilla por ejemplo. Uno como entrenador trata de darle todas las herramientas al futbolista sobre el rival que va a enfrentar. Nunca cambiando todo de acuerdo al rival sino no tenés seguridad sobre lo que estás haciendo vos. Vos tomás precauciones, tenés tu estrategia pero siempre trabajando sobre lo que querés hacer.  Después el rival juega, sabíamos que en la final teníamos a un jugador como Facundo Rodríguez que era desequilibrante, que siempre amagaba y así nos hizo un gol. Lo hablamos mucho  e igual. El tema es que vos no tenés un Facundo Rodríguez de suplente, eso ayudaría. Lo que tenemos que estar convencido es de nuestro equipo.

-Apostaste a la altura porque había al menos cuatro jugadores altos, inclusive más que el arquero.

Sí, nosotros buscamos jugadores altos y es importante por el juego aéreo. Yo al saber que del medio hacia arriba tenía jugadores chicos, traté de compensar con jugadores altos, todos lo son salvo Michelena, sino quedamos como equipo chico en este fútbol que hay mucho juego vertical, juego largo, que no es tanto de tenencia.

“Si porque fuimos campeones nos creemos los mejores vamos por mal camino”.

-¿Es necesario empezar a trabajar antes, con más tiempo?

Hay una idea sobre eso, es necesario sí. No siempre vas a  ser campeón si juntás el equipo el 21 de diciembre y empezás a jugar el 13 de enero. Sea quien sea el entrenador hay una base joven. Yo les dije que tienen que mantener el nivel o elevarlo en el campeonato local  y  además mantener la humildad. Si porque fuimos campeones nos creemos los mejores vamos por mal camino.

-El presidente de 18 de Julio, Nilso Ayende dijo en sus habituales apariciones en redes sociales que su equipo ayudó en este proceso porque le levantó la estima al jugador de Paysandú.

A nivel de clubes fue campeón después de 30 años, puede ser sí. Jugadores siempre tuvimos aquí, el tema es que por ahí no encontrabas la camada necesaria, por ahí había poco caudillo y mucho indio, o estaban más preocupados por discutir que por entrenar. Hoy no se gana con nombre, a la calidad de jugador hay que darle funcionamiento y si cada uno está preocupado por otra cosa, evidentemente no se logra el funcionamiento personal.

-¿Vas a dirigir en el fútbol local?

No tengo oferta, por ahora prefiero descansar y ver qué pasa.

 

El abrazo de Cabillon. siempre campeón

Palmarés como entrenador a nivel del interior

Carlos Cabillón

1989 sub 16 como ayudante técnico

2001, 2002 y 2003 sub 18

2002 sub 15. Todos con Paysandú.

2016 Young sub 18

2019 Paysandú, selección mayor

Como jugador

1986 Estudiantil

87/88 Paysandú, selección mayor

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: