#COPAOFI. Río Negro tenía razón

Por Ricardo Piñeyro

Los últimos dos años del fútbol del interior son para hacer un libro. Cuando OFI decidió categorizar los campeonatos de clubes, aquellos clubes que se mantuvieron en el círculo de privilegio, se creyeron la Juventus de Italia, Barcelona y Real Madrid. Connotados dirigentes se desvivían por estrecharle la mano al famoso “Tano” Gutiérrez y otros alcahuetes de turno y ni que hablar de reunirse en la casa de Tenfield en la calle Divina Comedia 1521, en el residencial barrio de Carrasco. Organizaban reuniones de los 20 clubes extraordinarios, donde casi siempre no definían nada, se sacaban fotos demostrando una unidad que no existía, porque después en los famosos grupos de whatsapp se arrancaban los ojos.

El acuerdo de los clubes el año pasado rozó lo lastimoso, Tenfield tiró una monedas a las prestigiosas instituciones del interior y éstos se quedaron conformes, como un niño cuando recibe un chocolate. Hablaron de visualización de sus exponentes para futuras ventas al profesionalismo, que yo sepa hasta este momento y después de dos campeonatos televisados, el interior no vendió a nadie. A eso hay que sumarle la sumisión de estos dirigentes, que al decir de un amigo que trabajó en los medios de comunicación, repetían a los popes de la empresa de Casal en forma continua a cada pedido: “si si, como no por supuesto, así será”. O sea lo que se habla en las fantásticas reuniones secretas en las sedes de las instituciones – dos fueron en San José – no tenían ningún sentido, era un debate al santo botón porque Tenfield iba a decidir por ellos. Hubo también que soportar que la empresa fijara los encuentros según su conveniencia, en horarios insólitos, con fríos descomunales y una lógica baja en las recaudaciones. Y todo por tres pesos. Y de alguna manera Río Negro fue el único que pateó el tablero. La dirigencia de este club, desde el año anterior marcó distancias de la actitud de los clubes que defendían el maravilloso proyecto, pero quedó en minoría siempre.

Este año el presidente Álvaro Pianzzola endureció la postura y advirtió a los clubes lo que podía suceder y que finalmente se terminó confirmando. Pianzzola en una nota en Primera Hora dijo que “me siento un títere de Tenfield”, es raro que los demás no sintieran lo mismo. A muchos les molestaba la presencia de Río Negro en las reuniones “porque entorpecía el diálogo”. La empresa televisiva se quiso apoderar a prepos del fútbol del interior, pero por suerte algunas cláusulas fueron cuestionadas duramente por el Ejecutivo, y el sueño de algunos dirigentes se terminó esfumando.

Es una gran noticia para el fútbol más sano del país. Quienes llevan adelante los clubes, hombres sacrificados, que dan todo por el club de barrio deben aterrizar y comenzar a explorar alternativas a un campeonato “A” que lo han destrozado desde varios lugares. Las consecuencias de este lamentable suceso las pagan los clubes del interior, ni más ni menos. Que esto sirva para una fuerte auto crítica y para darse un baño de realidad.

Foto Ramón Mesías

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: