Anuncios

La Liga que se cae a pedazos.

Por Ricardo Piñeyro

La temporada fue decididamente un desastre. Pensé que el año pasado había sido el peor de la Liga Mayor, pero éste lo está superando abiertamente. La llegada de Gustavo Bares a la presidencia de la organización, pareció traer aire fresco e ideas nuevas, pero el expresidente de OFI terminó impregnado de la mediocridad que campea por estos años.

La Liga no existe y hay algunos elementos que sustentan esta afirmación.

A nivel deportivo el nivel se ha resentido totalmente, y las distancias que se observan entre cuatro o cinco equipos y el resto son abismales. Este ha sido el año seguramente de más goles en promedio, producto de equipos que se comen de a cinco, seis y nueve goles y que lógicamente no están a la altura de las circunstancias. Antes de jugar ya saben que pierden, solo hay que acertar por cuantos goles. Pero al no existir “B” desde hace algunos años, tampoco existen preocupaciones. Esos clubes están ahí, y forman parte de un número que permite a la Liga mantener los cupos para las copas, o sea dos. Pero a costo de qué?. De desprolijidades administrativas, de irregularidades de toda índole como sucede con Atlanta, que arrastra deudas desde el 2017, pero que insólitamente sigue jugando.

Atlanta arrastra deudas desde el 2017

Los clubes son los verdaderos cómplices, porque en marzo de este año votaron un balance donde aparecían las deudas de este club…pero que siga el carnaval. Además los mismos clubes se han encargado de echar a la gente del fútbol, es probable que esta temporada haya sido – sin dudas – la de menor concurrencia. El público del fútbol es noble, pero no idiota. Acá se abrió la canilla para jugar de noche en cualquier escenario, cuando los mismos neutrales y dirigentes saben que en el único lugar que se puede jugar en horario nocturno es en el estadio. Sin luz, a las 21 o 22 horas y con 7 u 8 grados se disputaron algunos compromisos, sin garantías para los verdaderos protagonistas y sin público en las tribunas. Déficit corrido. Fue un error grave. Además se han empeñado en competir con las grandes ligas, en un mundo globalizado acá estamos de espaldas a lo que sucede en el resto del planeta. En más de una ocasión, se han fijado encuentros cuando se juegan compromisos importantes del fútbol uruguayo, que amén de lo devaluado que está, le quita público a los encuentros locales, y también en ocasiones se fijaron partidos compitiendo con la Libertadores. Recuerdo una noche fría en la cancha de Río Negro, cuando los locales jugaron con Campana. No había nadie, pero en la comodidad del hogar y para la televisión Gremio y Flamengo definían una de las semis de la Libertadores. Pero aún peor San Lorenzo, que jugó creo con Nacional un sábado a las 17.30 cuando a las 17.00 se iniciaba la final de Flamengo con River. Pregunto de verdad, hay necesidad?.

Las selecciones de la Liga Mayor no le ganan a nadie

Capítulo aparte para las selecciones de la Liga Mayor, acéfalas de apoyo deambulan por los campeonatos nacionales. El fracaso de enero será inolvidable, porque seguramente ha sido la peor campaña histórica de la Blanca. Una vergüenza. Y después el contagio en menores, donde tampoco San José le gana a nadie. Van a participar sin mayores expectativas y ya van 12 años sin títulos para el fútbol de esta tierra.

Se necesita autocrítica

Dentro de un panorama sumamente sombrío es necesario un cambio de timón urgente pero para eso se necesita autocrítica, aunque intuyo que los clubes están tranquilos de cómo está funcionando la organización que los nuclea. Creo que Gustavo Bares no está lejos de emprender la retirada, más allá de las expectativas que pueda generar la próxima selección. La Liga está obligada a una revisión urgente, después de un año que ha sido nefasto desde todo punto de vista.

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: