RIVER DEMUESTRA QUE NO EXISTE LA VERDAD UNIVERSAL

Escribe Martín Alexandre

Fabián Vazquez pisa el balón ante la marca de un defensor de Universal

Qué Universal golea de local, qué esto, qué lo otro y que hasta entra clasificando porque el 1 a 1 de visita le daba esa tranquilidad. Qué River Plate la tenía complicada porque no venía dando todo lo que podía dar y hasta qué algún jugador salió de joda… Todo eso que generaba un clima netamente favorable a los maragatos, previo al encuentro, en el “Casto Martínez Laguarda” quedó en anécdota.
En el fútbol no existen verdades universales, exceptuando este axioma de relativismo. Los partidos hay que jugarlos y si se juegan como lo hizo la entidad riverplatense en tierras josefinas, el desenlace es exitoso.

Los bicampeones floridenses, con corazón y fútbol, dominaron a los maragatos que terminaron ofreciendo un desenlace bochornoso para el espectáculo producto de la impotencia de verse netamente superados que los llevó a obrar con violencia evidenciando poca tolerancia a la frustración; de repente es un factor que, si tienen ganas, pueden trabajar con algún psicólogo al igual que algunos de sus inadaptados hinchas. Ojo, no se puede meter a todo Universal en la misma bolsa, sería una generalidad totalmente injusta, pero lo que si estaría bueno es que pudieran controlar eso para aprender a perder –porque un resultado es algo trivial, la alegría va por barrio- y no dejar una imagen tan triste cuando les toca hacerlo. Detestamos hablar de estos hechos paupérrimos que no obedecen a comportamientos educados, pero preferimos hacerlo para intentar combatirlos y que se tomen medidas; no puede ser que si se organiza un espectáculo no se contrate el suficiente servicio de seguridad para dar garantías del mismo.

Con relación a lo estrictamente deportivo, que debería ser la única temática narrativa de un enfrentamiento de fútbol porque lo otro nada tiene que ver con una definición saludable del mismo, hay que destacar la muy buena performance colectiva de los rojiblancos. River entró convencido y Universal quedó vencido.

En el primer periodo, los visitantes dominaron las acciones pero marraron las ocasiones. Al aventurero Gustavo Iturburu, que eludió rivales de a rato como en el campito, le faltó puntería en la definición aunque también tiene responsabilidad en ello la calidad del meta locatario Alejandro Márquez. La primera mitad concluyó sin goles y con el intrascendente Universal con diez por expulsión de uno de sus jugadores.

En el complemento, los dirigidos por Pedro Mansulino salieron aún más decididos en búsqueda del triunfo y lograron aventajarse en una patriada de Nicolás Castillo, para finalizar con brillo una gran jugada que arrancó Mauro Cardozo, siguió “Nacho” García, peinó Fabián Vázquez y finalmente tomó el esférico el capitán para disparar cruzado y explicarle a Universal que River es complicado.

Con el 1 a 0 a favor los visitantes tuvieron el arbitraje en contra y de una falta que era a beneficio de River, incluso así lo marcó el juez de línea, la cosa terminó sancionada al revés, jugada rápidamente y en penal favorable a los locales. Javier Cerdeiro, de espléndida ejecución, canjeó la pena por gol, batiendo al hasta entonces espectador de lujo Matías González, quien igualmente, pese a no tener que hacer grandes intervenciones, con carpeta fue un león.

El clima se empezó a complicar, al colegiado le empezó a pesar, pero a los futbolistas de River ni les importó. Los del Barrio Plaza Asamblea volvieron a dominar, y en un entrevero en el área, corajeada de Darwin González, y oportunismo de “Seba” Aguirre para empujarla, la eliminatoria se tiñó netamente de rojo y blanco.

Cerca del cierre, en otro invento de falta favorable a la institución de San José, el score se puso 2 a 2 que fue el resultado definitivo. River mereció ganar, tuvo varias chanches de hacerlo –Julio Medero, antes del empate, pudo sentenciar de cabeza- pero lo importante para los floridenses era traerse la clasificación y lo lograron por actitud y calidad.

Y bueno… finalmente tras el pitido fue que se vino el estallido. Eso fue lo último de los maragatos, ya que River dijo “Univer…SAL” de la Copa. Los de la diagonal roja ahora juegan con un viejo conocido, Ideal de Santa Rosa, que dejó por el camino a Quilmes y es un club al que no le pudieron ganar en la primera fase. Desde esa instancia inicial hasta hoy, River ya no es el mismo y quizás no sea mas que los adversarios de mayor renombre, pero menos tampoco. El riverplatense es un equipo que, en base a humildad, puede y debe soñar. En fin, River Plate golpeó fuerte, de frente, y adentro de la cancha en San José, por eso sigue de pie.

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

5 comentarios en «RIVER DEMUESTRA QUE NO EXISTE LA VERDAD UNIVERSAL»

  • el 25 junio 2012 a las 14:19
    Enlace permanente

    Hago reseña al comentario que hice en la noticia anterior acerca del lio, es responsabilidad 90 % del golero y 5 o 6 jugadores más de River, no se coman la pastilla.

  • el 25 junio 2012 a las 16:25
    Enlace permanente

    Vos….deja de defender lo indefendible…segui llorando y lamentandote los pesos que gastaron al pedo. Jueguen con gente que sienta la camiseta no el bolsillo

  • el 26 junio 2012 a las 12:30
    Enlace permanente

    Vo, una pregunta, ahora que suspendieron al huevo vazquez por agredir a un tipo que estaba en el piso por lo que cuentan,y se come 5 o 6 partiditos, digo yo que no se presentan los compañeros, que fueron a llorar para que lo pongan. Que cuadro ese, que confianza se tiene, que sin el huevo no se animan a jugar. Contra quien se cruza Ideal?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: