Digan lo que digan, por siempre Litoral, Sur, y Este

Tiempo de lectura: 4 minutos

Las cosas por su nombre

Rómulo Martínez Chenlo

Muchas veces se hace pesado intentar ser preciso cuando en la comunicación, en la transmisión de lo que se pretende hacer conocer, informar, bienintencionados seguidores de los protocolos hacen extender lo que institucionalmente se participa. Sin embargo, la construcción histórica de los eventos y acontecimientos es más justa que rigurosas enunciaciones: si este año el campeonato del Litoral está cumpliendo el centenario de su nacimiento, lo que se está jugando es el Litoral, el del centenario, y no una fase previa de otro campeonato a la que, como si fuera parte de un expediente de jurídica, llaman Regional Litoral Oeste. O es el Litoral o es otro campeonato, y entonces habrá que propiciar un gran encuentro entre los cultores del fútbol del interior para ver qué estamos jugando. No imagino, ni soportaría, al Bocha Gerardo Satriano y a Sofildo Piñeyro hablando del Regional Litoral Oeste.

Tacuarembó campeón del 90. Foto archivo de Nestor Francia

Por si algún despistado o despistada desconoce la tasación emocional de estos campeonatos, es de los que arrancan con la vuelta olímpica en la cancha y terminan en caravana por la ciudad, sin descontar un alargue con festejo en el baile. Es de los títulos que se recuerdan para siempre, de los que suman recortes amarillentos de diarios y exageraciones verbales pasadas de generación en generación.

Paysandú Campeón 1974

Dos años después del primer campeonato del Litoral, que fue en 1922, en 1924 se jugó el primer campeonato del Sur, porque en 1923, después de saber la experiencia de Alberto Blas Langon en Paysandú, creando y jugando el Litoral, en Florida los locales Carlos Gamba y Juan Francisco Guichón fundaron la Confederación del Fútbol del Sur y fijaron para un año después, el mágico 1924, la realización del primer torneo. Campeonato del Sur, la más grande instancia a la que se enfrentaba durante décadas cualquier deportista de Canelones, Florida, Durazno, Flores, San José y Colonia. Sur, se entiende, y no Regional Centro Sur. Se encuentran el Pato Ferreri y el Hormiga Alzamendi y hablan: “Uh, qué complicado que está el Regional Centro Sur”.

Durazno en 1950. Foto Cr Alvaro Estevez

En 1927 se jugó el primer campeonato del Este y desde 1945 se juega año tras año con tanta prodigación y rivalidad que son todos clásicos. ¿Alguien ha escuchado a Sebastián Abreu, a Denis Milar o a Gabriel Cedrés hablar de Regional Centro-Este? Háblenles del campeonato del Este y vean cómo se les iluminan los ojos.

Rocha, Campeón 1987

Los finalistas del Litoral son los clásicos rivales del Norte desde que juegan al fútbol, del campeonato del Norte desde 1926, y del Noreste desde 1968, pero sin embargo nunca habían definido en el Litoral, adonde se mudaron en 1992, 70 años después de que Soriano ganara el primer Litoral en Paysandú ante los locales Salto, Río Negro y Artigas.

Salto Campeón 1999

Ellos, nosotros, ustedes, los que dejan la retroexcavadora de la intendencia o los cuchillos de la carnicería para ir a la cancha a fajarse al entrenamiento, o nosotros, todos  aquellos que corriendo atrás de una pelotita de papel en la escuela nos trenzamos en el recreo haciendo de Paulinho , Saco Viejo  o  el Gato sabemos de que van estos campeonatos y lo que representan, lo que son, y en definitiva como se han construido históricamente a través de un nombre.

Florida Campeón 1967

Es la vida entera, mi vida, la que ha pasado sosteniéndose con esa sensación, esa expectativa, esos miedos, esos sueños, esos amores, esas dudas. Cuando el calor de las fiestas, es calor y no se anda con pavadas, las tardecitas de verano, desde aquella pelotita de plástico y la mano de mi padre o de mis tíos, depositándome en la explanadita del estadio, hasta, hasta maduras y apuradas llegas desde el aeropuerto con  una credencial de la FIFA aún colgada, el fútbol del pueblo ha sido motor de sueños y sensaciones. El fútbol de mi pueblo, del tuyo, del de donde nació tu vieja, del que se crió tu abuelo, del que juega o jugaba tu primo.

  • Parte de este texto fue publicado en la diaria

 

 

 

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: