DON HÉCTOR “BOCHA” SICCO JUGÓ SU ÚLTIMO PARTIDO EN EL MALTRECHOESTADIO DE LA VIDA Y SE GANÓ LA COPA DE LA ETERNIDAD

Por Alejandro de León (GIEFI)

En 1930 el Uruguay festejaba su primer siglo de vida independiente. En tiempo récord erigió un estadio que homenajeaba el aniversario y la selección de fútbol obtenía el título de Campeón del Mundo. Fray Bentos era por entonces “la cocina del mundo”, exportando desde su Frigorífico Anglo alimentos para un mundo convulsionado. Fue allí, en esa ciudad, que el 3 de septiembre de aquel año nació Héctor Luis Sicco, el “Bocha”. Quizá de esa mágica conjunción vino el inexorable vínculo entre Héctor y el fútbol.

Fue Maestro, Comisario, Director del Liceo de Nuevo Berlín, Profesor de Geografía y Dibujo, Adscripto en Secundaria y desempeñó tareas en Contaduría de la Jefatura de Policía de Río Negro.

Apasionado por el fútbol en general y por Nacional y el Laureles fraybentino en particular, cuya camiseta supo defender, emprendió la apasionante tarea de investigar y registrar las estadísticas futboleras. Años de hurgar en la Biblioteca Nacional, de recoger formularios, de comprar diarios y recortar las crónicas de los partidos, lo transformaron en uno de los estadígrafos más importantes del Uruguay y seguramente el más importante del fútbol del interior de nuestro país.

La Selección Uruguaya, el fútbol de la AUF en todas las categoría: la A, la B, la C, la Intermedia y la Extra, todos los partidos oficiales y amistosos de Nacional y de Peñarol, el registro sistemático de todas, absolutamente todas las competiciones que dieron lugar a la entrega de un trofeo, de una copa, el recuento de partidos, de goles, de nombres de jugadores, todo fue objeto de registro dentro de la inconmensurable labor de Don Héctor Sicco.

La Liga Departamental de Fútbol de Río Negro, privilegiada institución que cuida su acervo como Fray Bentos cuida su historia, contó con su pormenorizado estudio investigativo.

En particular, le dedicó tiempo a todas las justas futbolísticas interdepartamentales e internacionales que tuvieron relación con el fútbol del interior, desde la Copa William Poole a fines de los años ‘20 hasta los viejos torneos de las confederaciones (Litoral, Sur, Este, Norte, luego Noreste) y los torneos del interior organizados por OFI, tanto a nivel de selecciones como de clubes.

Parados: Marco da Silva (Rivera), Martín Tabeira (Maldonado), Federico Bonifacino (Pando), Alejandro de León (Treinta y Tres), Walter «Goma» Socías (Fray Bentos), Walter Acarino (Treinta y Tres). Agachados: Gabriel Paique (Salto), Alejandro Romillo (Colonia/Rocha), Héctor Sicco (Fray Bentos), Beatriz (la señora de Héctor) y la señora de Socías.

Construyó un archivo tan grande como su generosidad a la hora de compartirlo. Ayudó a muchísimos autores de libros y periodistas de muchas latitudes, algunos de los cuales dieron a Héctor el agradecimiento correspondiente, pero también muchos triunfaron como escribientes o hicieron fama con los datos de don Héctor sin siquiera dar las gracias.

Fue Alejandro Romillo hace casi tres décadas el primero de nuestro grupo en conocerlo y en disfrutar de su impresionante material. En 2002, desde el recién fundado el Grupo de Investigación y Estadísticas del Fútbol del Interior (GIEFI) tuvimos el honor de incorporarlo al naciente grupo. Con él compartimos el viaje y las interminables tertulias futboleras en ocasión del primer Encuentro Nacional en Paso de los Toros ese mismo año.

En 2012, en oportunidad de festejar los 10 años del GIEFI, durante el Encuentro Nacional llevado a cabo en Trinidad, se le realizó un merecido y emotivo homenaje nombrando al Archivo del GIEFI con el nombre de “Don Héctor Luis Sicco”. Ese volumen de información que comprende las múltiples colecciones de libros, revistas y diarios de todos los integrantes del grupo, así como la información intangible disponible en archivos magnéticos, todo, forma el Archivo “Don Héctor Luis Sicco”. Una placa entregada por nuestro querido Raúl Ruppel en la ocasión, que Don Héctor colocó luego orgullosamente en el living de su casa, fue la pequeña muestra material que prentedió simbolizar el enorme aprecio y afecto que sentimos los giefistas por quien ha sido nuestro mentor.

En los últimos años la Comisión de Historia y Estadística de Nacional supo recibirlo en su seno. El enorme trabajo de Héctor sobre la institución tricolor pudo ser incorporado a la biblioteca oficial y una barra de jóvenes investigadores supo codearse con ese paladín de la investigación.

En estos años, disfrutamos del trabajo de Héctor que, como se dijo, es tan grande y prolífico como lo es su generosidad a la hora de compartirlo. Pretendemos desde el GIEFI seguir impulsando esos valores que implican el tesón para investigar y encontrar la información, la generosidad para compartir y la hidalguía para reconocer el trabajo de los demás. Ese es el legado y la principal enseñanza que nos deja.

Pero también Héctor supo encontrar ya pasadas las siete décadas de vida un grupo de amigos de las más variadas edades, con las cuales se sintió identificado y con los que mantuvo largas tertulias y coloquios de los más diversos aspectos de esta cosa llamada fútbol. Supo sentirse querido y apreciado en el grupo y en compañía de su inseparable esposa, Beatriz, viajó por varios lugares del país para encontrarse con “los locos del fútbol”.

Sus últimos días, ya con su salud en estado frágil, los vivía copiando las estadísticas de los partidos que se iban jugando “a máquina”, porque nunca se adaptó a las computadoras.

Hoy jugó su último partido en éste, el intrincado estadio de la vida, donde conoció las alegrías y las tristezas, tanto en la vida y como en el fútbol. Porque ¿qué es el fútbol sino un espejo de nosotros mismos? Partió, como en el decir futbolero “dejando todo en la cancha”, tanto en la de los afectos, como en la de su obra investigativa. Dejó un legado de bondad y trabajo que no debemos defraudar los que queremos continuar su enorme labor. Gracias Héctor por permitirnos conocerlo, por dejarnos compartir su trabajo y su amistad. La Copa de la Eternidad es suya.

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: