El alargue como un partido extraordinario.

Volver a Empezar

#IdeasDeCuarentena

Escribe Rómulo Martínez Chenlo

Mi tío Juan tiene ,en sus y tantos noviembres, innúmeros logros y saberes. Muchos de ellos con constancia académica o en frondosos expedientes de su vida.

Mi tío Juan es y ha sido primero hijo, hermano, amigo, tío, padre, abuelo, artista, músico, profesor, destituido, gestor, vendedor, político y, ¡campeón mundial de ludo!

Si aunque no me puedan creer, mi tío es, o era campeón mundial de ludo, el primer juego reglado al que los niños de sesentas, setentas y ochentas accedíamos antes de dar el trascendental paso a  las damas, al roba-montón y ya medianamente escolarizados a la escoba de 15.

La certeza y seguridad con las que aquel veinteañero transmitía las reglas del juego más fácil del mundo, combinando el azar del dado del 1 a 6 con el avance de la ficha azul, verde, roja o amarilla, nos hacía sentir tempranamente la seguridad de conocer las reglas de juego, para jugar y competir, con el campeón mundial, o con el que recién se inicia en las lides de lo lúdico, hay que tener la plenitud de conocer las reglas de la competencia, porque ahí, uno ya va ganando.

No se puede jugar, ni entender el ludo, si uno no conoce sus reglas, pero sin embargo si se puede jugar, entender, y hasta hacer del juego del fútbol la razón de la vida, sin saber sus reglas, ni las formas que hay de interpretarlas de acuerdo a las claras y específicas indicaciones que cada año da la International Board.

Del travesaño al fuera de juego

La enorme fortaleza que logró el juego  en algunos lugares, – en Gran Bretaña como se advierte en The English Game https://garra.ladiaria.com.uy/articulo/2020/4/cortita-y-al-pie-the-english-game/  – y en el Río de la Plata, el enclave desde donde el fútbol como juego competencia se hizo grande, y global, hizo que el juego, ya deporte, tomara tan identidad entre nosotros  que lo pudiéramos jugar aún sin conocer más que 2 o 3 reglas, el gol, el foul, y el juego con el pie, y no con la mano.

Desde aquella primera serie de normas básicas con las que se regló el fútbol en Londres en la reunión de unos cuantos caballeros, y ningún obrero, en la Framasons Tabern, hasta nuestros días ha habido cambios. Al principio, fuertes, y de alto impacto: el travesaño, los jueces de campo, el penal, y la variante de la posición adelantada. Entre 1863, cuando  aquellos yonis galerudos, entre espeso humo de tabaco y jarras de cerveza oscura, no llegaban a imaginar el legado que estaban construyendo para buena parte de la humanidad, que tiene hoy como uno de sus idiomas universales unas patitas chuecas, una pelota y a jugar, y 1924 cuando por última vez  se cambió la Regla 11, la del fuera de juego, hubo muchos cambios fuertes y rotundos en el fútbol.

Desde 1925 hasta fines del siglo XX, la International Board fue profundamente conservadora y se advirtieron muy pocos cambios esenciales en el desarrollo de los partidos y las competencias.

Desde 1990 hasta nuestros días, se sacudió bastante la cosa. Hubo intentos que fracasaron rotundamente- el de abolir el fuera de juego a la altura del área experimentado en el Mundial sub 17 de 1991- y otros que si prendieron y dinamizaron el juego.

El alargue

El alargue, o prorroga fue algo que tardó muchísimo en instaurarse como norma general de definición extraordinaria, pero que sin embargo ya se utilizó en el Sudamericano de 1919, cuando en Rio de Janeiro, el estadio de Fluminense, en Laranjeiras, se jugaron dos prórrogas de 30 minutos para definir al campeón . Jugaron Uruguay y Brasil, que terminó ganando 1 – 0 con gol de Arhur Frindereich, dando lugar a una maravillosa pieza musical, un choro, de Pixinguinha que se llamó 1 x 0.

El primer alargue, nos cuenta la historia a través de la ficción en The English Game , la serie en 6 capítulos de Netflix, se debió haber jugado en 1879, cuando Darwen FC , el primer equipo de origen obrero en llegar a instancias de definición de la FA Cup, logró empatar a 5 goles con los caballeros de Old Etonians en el partido de cuartos de final.  Ese día en Londres había que definir la clasificación pero los del Old Etonians, que eran además los que dirigían la Football Association, descartaron, por temor a una derrota histórica, aquella definición y fijaron un nuevo partido.

La FIFA lo tomó ya en el Mundial de 1934, y Uruguay tuvo su primera prorroga en el Mundial de Suiza, en 1954, en el partido del siglo ante Hungria, el de los goles y el ataque cardíaco del cordobes Juan Eduardo Hobberg.

El alargue entonces tiene mucha historia, y define muchísimas cosas, certámenes, descensos, mundiales, eliminaciones, y campeonatos de los barrios.

El cansancio, la desconcentración, que conducen a la fatiga física y mental, corrompen el juego y las formas, por lo que la IFAB y la FIFA, en la última década del siglo pasado procuraron ajustar los tiempos, primero con el gol de oro, versión editada y solemne de nuestro infantil y juvenil el que hace el gol gana, y después con el gol de plata, que permitía  que se jugaran solo 15 minutos si en ese primer chico de la prorroga alguien tomaba ventaja. Como Uruguay , y fútbol parece que fueran una misma cosa, el primer gol de oro se lo hicieron a Uruguay en el Mundial sub 20 de Australia en 1993. Y fue Australia que en el suplementario nos ganó eliminando a un equipo muy bueno que futbolísticamente era liderado por Fabián O Neill.

Muchos cambios

Y es aquí donde excelentísimos señores de la IFAB (International Football Association Board), damas y caballeros de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado), les vengo a proponer una variante para la próxima temporada, recordándoles, que la propuesta sin tanto protocolo de días atrás de abolir el gol en contrahttps://garra.ladiaria.com.uy/articulo/2020/4/abolir-el-gol-en-contra-ya/  puede ser puesta en práctica ni bien se reinicie el fútbol.

Lo que desde estas páginas venimos a proponer, es que ante momentos de tanta importancia, y agudeza, como lo es la definición extraordinaria de un partido de fútbol, después de haber jugado 90 minutos para los que los deportistas estaban preparados, se varie la estructura de la prórroga. En esa situación en que todo se decide, no puede ser que la decisión quede en pies de futbolistas agotados física y mentalmente que no consiguen acoplarse como colectivo, y que difícilmente repitan fortalezas, y estructuras pensadas , estudiadas y practicadas durante la preparación de aquella competencia.

Los futbolistas en el alargue, están agotados, su reserva física es mínima, sus físicos no responden. ¿Es justo que todo se defina así? ¿se vislumbra alguna definición un poco menos forzada, y algo más parecido a la competencia en plenitud?

 Un partido extraordinario

Nuestra propuesta es que ese alargue sea tomado como un partido extraordinario de 30 minutos, en donde puedan jugar cualquiera de los 17 o 23 futbolistas anotados en el formulario del partido que comenzó 90 minutos atrás, con excepción única de los expulsados, – para hacerlo reglado institucionalmente y práctico. Inclusive aquellos que hayan sido sustituidos en el marco de los 90 minutos podrán reingresar por única vez para el alargue.

Si un equipo o los 2 han terminado con menos jugadores, accederán a la prórroga o partido final de 30 minutos con 11 futbolistas, en el entendido de que se trata de una competencia extraordinaria para decidir o definir una contienda.

 

Entre la finalización de los 90 minutos y el alargue deberá haber un intervalo de 15 minutos, para el ajuste de las integraciones de los contendientes, que durante los 30 minutos de juego extraordinario podrán hacer hasta 3 cambios más.

Si el partido especial o alargue, – ya no será una prorroga- se mantiene empatado, habrá por ahora, y hasta que alguien llegue a una idea más justa, que volver a apelar a la decisión por remates penales, que por cierto es muy fea, angustiante, y está lejos de contener la esencia de una contienda entre dos colectivos.

Pero eso ya será para otra.

Ahora si pueden agilítenme el expediente de la abolición del gol en contra, y den vista a esta idea, que no es nueva, ni brillante, pero que por fin se pudo expresar, por el alargue de los tiempos en cuarentena.

 

*Esta columna ha sido publicada inicialmente en La Diaria

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: