Anuncios

Fútbol palmirense: 2016 dejó un balance más que positivo

Nueva Palmira actual  Campeón de Mayores
Nueva Palmira fstejando el  Campeeonato de Mayores

Concluyó 2016. Un nuevo año que  finalizó dejando atrás los últimos adioses para dar paso al recién nacido y sus porvenires. Para el fútbol palmirense ha sido altamente positivo. Para comprobarlo basta repasar por orden cronológico lo sucedido en su transcurrir donde queda evidentemente marcado ese signo de  más en el balance. 

 

nueva palmira campeonPalmira campeón Nacional de selecciones mayores de O.F.I.

El cierre de 2015 ya daba un saldo favorable. Era diciembre y Palmira, en juveniles y mayores,  en eliminatoria con Carmelo ganaba el derecho de representar a Soriano Interior en la Copa O.F.I. de selecciones 2016. En mayores le significaba hacerlo por quinto año consecutivo (quinquenio que le había deparado la obtención de dos campeonatos del litoral y dos semifinales nacionales perdidas por penales frente a Colonia y tacuarembó, respectivamente), en juveniles después de algunos años lo haría por segunda vez, la que sumadas hacían la inédita doble representación.

Después la selección mayor obteniendo lo máximo que hasta ahora se puede obtener a ese nivel en el fútbol del interior: el título de  Campeón Nacional más el goleador del campeonato, rubricando, por causalidad y no casualidad, con broche de oro esas otras conquistas anteriores que hacían vislumbrar la posibilidad de que el sueño se cumpliera, venciendo un montón de escollos por sobre los estrictamente deportivos donde, vale decir, fuera de la cuota parte de los dirigentes de la Liga (neutrales y clubes) como organizadora y Federación como representada, hay que sumar el invalorable esfuerzo mental, físico y económico del que fueron parte en todos los rubros Cuerpo

Nueva Palmira con la de Soriano Interior
Nueva Palmira con la de Soriano Interior

Técnico y jugadores, que no se quedaron exclusivamente en la única tarea de la competencia sino que llegaron a instancias de sacrificar sus propios bolsillos –no dejando de percibir sino poniendo- con el fin de conseguir semejante conquista que nadie ni nada podrá opacar. Lograda en buena ley producto de la dedicación, convicción, responsabilidad, compromiso, se engrandece al tratarse de una conquista obtenida por una selección de un sector interior (Solo Maldonado Interior –Pan de Azúcar- lo había conseguido antes), en este caso sin mayor apoyo que el propio,  dejando por el camino, a excepción de Young,  a linajudos e históricos representativos de Ligas capitales, dentro de los que estuvo Durazno, el más laureado.

Eso permitió  al fútbol palmirense codearse internacionalmente representando a Uruguay, jugando frente a su similar de Liga Guaireña (campeón del interior paraguayo) la Copa San Isidro de Curuguatí. Si bien esta quedó en poder de los paraguayos (3-1 y 1-1) , a la albiceleste de Palmira/Soriano Interior, aparte del  honor de defender a la celeste uruguaya,  también

le reportó la conquista de la Copa Confraternidad que estaba exclusivamente en juego en tierras guaraníes, la que en caso de empate se la adjudicaba el visitante.

Nueva Palmira .Foto Ma Antonia Lanz
Nueva Palmira .Foto Ma Antonia Lanz

Actuación digna de la sub 15

En esta categoría se venía con el antecedente de que en 2015, la selección había logrado el vice campeonato Nacional en final con Tacuarembó, registrando la mejor marca en lo que hace a las participaciones de las selecciones de esta categoría en el ámbito de los torneos de O.F.I. Con el recambio natural que la propia edad exige, sin que lo anterior le transfiriera ningún compromiso mayor que el que debe asumir cualquier equipo, poner todo en procura de llegar lo más lejos posible, la selección 2016 –donde se conjuntaban algunos elementos del proceso anterior y otros que por razones generacionales ingresaban nuevos, igualmente cumplió una digna actuación. Clasificó junto a Flores a la segunda fase (8vos. de final) donde, con una derrota de local y un empate de visitante, quedó eliminada por Mercedes que en la continuidad del torneo llegó a semifinales demostrando así que los gurises palmirenses  no cayeron ante cualquiera.

 

Polancos Foto Matías Pinazo
Polancos Foto Matías Pinazo

Temporada local cargada de emociones

En el ámbito de la competencia estrictamente local no se pudo pedir más. Tres torneos de primera división de tremenda competitividad. Tres torneos (Apertura, Clausura y revancha) para los que hizo falta jugar partidos finales para definir a los respectivos campeones y, como si fuera poco, los tres terminaron resolviéndose mediante la ejecución de tiros desde el punto del penal. Después Polancos (ganador del Apertura, Revancha y Tabla Anual) llegó con ventaja deportiva a definir con Peñarol (ganador del Clausura) el título de campeón palmirense, consagración que los tricolores que se habían ganado el derecho de jugar hasta tres partidos por lo antes explicado, le alcanzó el primero de los juegos para sumar una nueva consagración manteniendo la hegemonía que arrastra de varios años a esta parte, sumando cinco consecutivos en esta última etapa.

Pero no sólo  en primera fueron necesarios partidos finales para definir a los campeones sino que también en sub 15 y sub 17 se necesitó de esa eventualidad para que, a la postre surgieran los respectivos monarcas. El Apertura de Sub 15 necesitó de un enfrentamiento extra entre Dep. Juvenil y Polancos, el que resultó favorable a los parquenses que después, al ganar el Clausura, fueron los campeones de la categoría. La sub 17 se definió con final entre Agraciada (Apertura) y Polancos (Clausura), título que en ese evento se llevó Polancos.

El campeonato de Sub 20, aunque breve, no dejó de tener sus emociones con la incertidumbre de quien sería el campeón hasta el final del mismo. Al término, y sin necesidad de ningún partido extra, Deportivo Juvenil se asoció al título.

Peñarol de Nueva Palmira Campeón de Soriano Interior. Foto Deporte en +
Peñarol de Nueva Palmira Campeón de Soriano Interior. Foto Deporte en +

Peñarol campeón departamental

Polancos en condición de campeón y Peñarol de vice, fueron los representantes palmirenses en el campeonato departamental de clubes de Soriano Interior. Ambos arribaron a las semifinales donde Polancos fue eliminado por Fraternidad (Rodó/L. del Centro) y Peñarol avanzó a la final eliminando a Wanderers (Carmelo).

Aquí los aurinegros se tomaron revancha de lo que no había podido ser en el orden local y después de una muy buena faena trayéndose un empate de visita en el partido de ida, y en la revancha, dando vuelta la adversidad del 0-1 con el que caía, terminó arrollando a los albiverdes rodoenses, imponiéndose  3 a 1 para, en su legendario “Irineo Brito”, poder festejar con total justicia el título de campeón departamental, sumando un título inédito en su historial y otro, entre tantos, para el fútbol palmirense, además del derecho de jugar en 2017 el campeonato nacional B de O.F.I.

Palmirense, campeón del 4to Femenino de Clubes
Palmirense, campeón del 4to Femenino de Clubes

Palmirense tri campeón nacional femenino de clubes Sub 16

Qué decir de Palmirense Femenino que en tres años de haber comenzado su actividad, ha sumado igual cantidad de títulos a nivel Nacional de O.F.I. en Sub 16, además de aportar cuatro de sus jugadoras a la selección uruguaya que en 2015 jugó en Venezuela el Sudamericano de esta categoría.

Está muy fresco el tercero de los títulos conseguido el pasado 22 de diciembre cuando en Florida, adonde llegó habiéndole ganado a Nacional floridense, campeón en la primera edición de las cuatro que se llevan jugadas y  siempre de los más relevantes animadores,  en el partido de ida por 2 a 1, volviendo a derrotar a las tricolores de la Piedra Alta por 3 a 2, después de una campaña previa donde las albicelestes llegaron sorteando ampliamente las distintas etapas con victorias con resultados contundentes que  no daban lugar a objeción alguna sobre la superioridad impuesta y logros conseguidos.

Las campeonas de Palmirense  ya estaban en semifinales Foto Freddy Silva
Las campeonas de Palmirense  Foto Freddy Silva

Es cierto que en este tridente de títulos falta un trofeo y una declaración  oficial de campeón: el conseguido en 2015.

La O.F.I. en una resolución sin precedentes, con una alta muestra de falta de categoría y autoridad, hizo la más fácil declarando nulo el torneo queriendo así tapar algo que Palmirense, sin cuestionamientos, había conseguido en la cancha.  Cuando lo que justo y razonable era declarar al campeón como correspondía (Palmirense había ganado la final 4 a 0 a Sarandí Universitario de Rivera)  y tomar las medidas disciplinarias que fueran necesarias para con los responsables de los incidentes pos partido –esclarecer los hechos era parte de la tarea de los cuerpos competentes y aplicar a los partícipes de los hechos de agresión las sanciones acordes del lado que fuera- seguramente presos de negligencias ante determinados entretelones no censuradas a tiempo, se saltearon los procedimientos de orden, optaron por castigar a todos por igual  quitando entonces algo conseguido por las chiquilinas legítimamente en la cancha sin otra resolución que tender un manto que alcanzaba a cubrir  la impunidad de los antideportivos responsables.

Palmirense bi campeonas sin copa. Foto Fanny Ruetalo
Palmirense bi campeonas sin copa. Foto Fanny Ruetalo

Igual, con trofeo o sin trofeo, declaración oficial o no, Palmirense con este reciente, pese a ese vacío producto de la incompetencia, en los hechos sumó su tercer título consecutivo.

 

En resumen

Las apostillas conque hemos dado forma a esta columna permiten hacer esta evaluación que, tal lo hacemos notar en el epígrafe,  no permite ver otra cosa que no sea el resultado de un balance con un saldo altamente positivo.

Resultados deportivos que además han dejado otros saldos favorables como por ejemplo en infraestructura e instrumental por citar sólo algunos detalles aleatorios. Sistemas de trabajo que se han tenido que ir ajustando a la mutación constante que se da en el desarrollo del fútbol y a los que, en la medida del interés que exista en tener desempeños con aspiraciones, no queda otra que correr también determinados riesgos económicos –a las que quedan expuestas las instituciones- ya por el hecho de, en algunos casos, entrar a competir en torneos que resultan cada vez más onerosos, especialmente los de O.F.I., cada vez con más exigencias y prácticamente nulas retribuciones, que demanda estar acorde a la alta competencia y sin que reditúe más aporte que el honor de intentar llegar a lo más alto. Vaya entonces si habrá que valorar las conquistas que, en mayor o menor medida, nuestros deportistas nos han regalado correspondiéndonos ser recíprocos con nuestro agradecimiento que no puede sucumbir perdiendo la memoria en un lapso tan corto de tiempo, en el que  tampoco hay que dejar de resaltar las más recientes actuaciones de las selecciones palmirenses en el orden departamental donde –sin que suene a excusa- pese a tener que atravesar por una etapa de obligada transición producto de diversas circunstancias igual estuvieron definiendo. Esta vez no se dio pero las semillas quedaron sembradas. Ahora es cuestión de seguir haciéndolas germinar para nuevas cosechas, donde no siempre se gana –aunque nos hayamos acostumbrado-, la tranquilidad debe estar en poner todo para tratar de conseguirlo y si de algo hay que tener tranquilidad, con aciertos y errores, eso es un patrimonio que está en el ADN de nuestros deportistas.

Ahora aguardemos el andar de 2017 que promete y mucho.

Alfredo Zaldúa (Semanario El Eco, GIEFI, FM Palmira Comunitaria)

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: