Historias. Jorge «Mágico» Gonzalez.

Maradona dijo que «Magico» Gonzalez fue el mejor.

El día que Mágico González llegó descalzo a un entreno del Cádiz
Agosto de 1986. Diego Maradona acababa de incorporarse a la concentración estiva que el Nápoli, entonces bajo la dirección técnica de Ottavio Bianchi, estaba realizando en un lugar perdido de los Alpes austríacos. Terminaba de consagrar a Argentina campeón mundial en México, donde había consumado ante Inglaterra la epopeya máxima de su carrera.


En mi caso, era el único periodista argentino presente y Diego me concedió a un costado del campo de juego una breve entrevista, mientras contra el portón de ingreso a las instalaciones una muchedumbre de napolitanos cantaba el que desde tres años atrás era el hit preferido: “Maradona é meglio e Pelé”. Era dificil conversar en medio de aquel estruendo. Fue entonces que Diego, con una sonrisa cómplice y un guiño me dijo: “¿Los escuchás? Estos tifosi sin divinos, pero lo que no saben es que hubo otro jugador tan o más grande que Pelé y que yo”. Y agregó: “Es Jorge González, alias “El Mágico”, y todavía juega en el Cádiz, un fenómeno”. Le confesé que no lo conocía. A Diego lo llamaban porque empezaba el entrenamiento y se despidió con un contundente: “Entonces averiguá, ignorante”.

Siguen surgiendo grandes historias que exponen el lado más humano de Jorge «Mágico» González durante su estancia en el fútbol de España. Además, el Cádiz lo nominó para su mejor XI de los 80’s
Antonio Rovira, el histórico masajista del Cádiz recordó una curiosa anécdota de Mágico González previo a un entreno del cuadro amarillo, la cual se remonta en uno de los mejores momentos del salvadoreño en la península Ibérica.

Risultati immagini per magico gonzalez maradona gira del barcelona fotografias
Maradona y «Mágico» Gonzalez

Según las palabras de Rovira a el diario “El Confidencial”, Mágico llegó descalzo al estadio Ramón de Carranza por esta razón: “Era el tío más generoso y desprendido que yo conocí. Una mañana llega el Mago a entrenarse al Carranza, venía descalzo. Yo le pregunté: ‘¿Y eso, Mágico? ¿Te olvidaste de las zapatillas?’ Él me respondió sonriendo, ‘No, que venía un chaval que no tenía zapatos y yo le di mis zapatillas’. Así era, un genio“, ha recordado.
“Mágico” González se dio gusto jugando para ambos equipos. En la foto, con la camisa de los Veteranos del Cádiz, con quienes jugó el segundo tiempo. Foto: Cádiz CF

Entre lo más reciente, el mítico estadio del Cádiz podría llevar el nombre de Mágico González, aunque no es el único nombre que podría llevar, será sometido a una especie de votación con dos más para elegir el ganador entre los cadiztas.

De elegirse, Jorge tendría dos estadios en el mundo con su nombre, el primero desde el 2004 es el ex Flor Blanca, cuna del atletismo y otros eventos importantes en el país.

El Mágico nació el 13 de marzo de 1958 en San Salvador y apenas superados los 15 años fue fichado por el Club Deportivo FAS, representativo de Santa Ana, el segundo club de la provincia. Le bastaron dos años para desarrollar todo un repertorio de prestidigitaciones futboleras que dejó estupefactos a quienes iban a ver jugar al equipo de las divisiones menores y que, en su mente y en sus pies, se traducían en talento puro: rabonas, gambetas, tacos, sombreros, túneles, piques al vacío y cualquier movimiento que con la pelota un cuerpo humano pueda concebir. Un protagonista del más sutil y deslumbrante circo felliniano.
Pero ya en su debut en Primera División, con apenas 17 años a cuestas, mostró estas virtudes y también los límites que condicionarían toda su carrera futbolística. Odiaba los entrenamientos. No respetaba regla alguna. Un indisciplinado, un anárquico que del fútbol quería solo dos cosas: divertir y divertirse. Y rechazaba de plano, con una adorable inconciencia, las obligaciones que podían exigirle la asunción de cualquier tipo de responsabilidades.

 

Nadie podría nunca decir que no supo asumir, con una claridad casi conmovedora, cómo concebía al fútbol. Una interpretación funambólica que se cuidaría de repetir cada vez que la oportunidad se le presentó: “Cuidado, no se confundan, yo no soy un santo, me gustan la noche, las mujeres y la bebida, esto no me lo quita ni mi madre, admito que soy un irresponsable y un mal profesional, pero nunca traiciono lo que tengo claro en mi cabeza, o sea que jamás podré considerar al fútbol como un trabajo,”. Palabras rubricadas con una definición contundene: “Yo simplemente juego para divertirme”.
Fuente El Salvador.com y futbolfierrosytango.

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: