Treinta y Tres. Desafiliado en dictadura, volvió C. U. B. A

Por Walter Acarino Ipuche

Club Unión Barrio Artigas
Volvió una noche

Informe especial elaborado en base al archivo del Centro de Estudios del Fútbol Olimareño, CEFO y entrevistas a dirigentes y allegados al CUBA.
La institución tricolor del barrio Artigas de la ciudad de Treinta y Tres retornó al ámbito de la Liga de Fútbol de esta capital, luego que las instituciones presentes, votaran por unanimidad el petitorio de afiliación y las consideraciones del caso.

El CUBA fue desafiliado por la Dictadura Militar en Decreto publicado, un 20/12/1976 donde cita en parte del referido:
I – Que en dicha actuación se acude en forma reiterada a promoción, actividades y comentarios de carácter político, en los cules se formulan apreciaciones negativas al actual proceso institucional que conduce el Gobierno Nacional.
II – Que el referido Club representa un inadecuado modelo si tenemos en cuenta los valores de buena ciudadanía que se esperan de una institución deportiva.
Considerando: que el Club Unión barrio Artigas ha transgredido las normas que regulan la materia, por lo que constituye deber ineludible del Poder Ejecutivo impedir este intento de perturbar la tranquilidad y el orden público.
Atento: a lo dispuesto en el artículo 169 incisio 1º de la Constitución de la República, artículo 3º del Acto Institucional Nº 4, de 1º de septiembre de 1976,
El Presidente de la República, Resuelve
1 – Clausúrese en forma definitiva las actividades del Club Unión Barrio Artigas, quedando resuelta su desafiliación.
2 – Pase a la Organización de Fútbol del Interior y a la Liga de Treinta y Tres, para su cumplimiento y demás efectos.
3 – Comuníquese, etc
Aparicio Méndez – Hugo Linares Brun – Walter Ravenna
Debieron pasar 43 años y pico desde el Decreto al pedido y aprobación que concretó el retorno de la institución, un 18 de febrero de 2020 al seno de la Liga de Treinta y Tres. Para volver a jugar debieron pasar algunos días más,
En su campaña de retorno, los noveles dirigentes se basaron en dos pilares de la institución, uno en Jesús Gómez. Un vecino mas del barrio, pobre como todos, pero que a su casa, llegaban todos los que tenían necesidades, de techo, de comida, de apoyo. De su entorno comenzó una gran tarea social que cristalizó en acciones culturales como las reconocidas murgas «Andá a cantarle a Gardel» y luego «Los Alegres Profesores». «Mientras en la década de los ’60 se fortaleció teniendo como sede la casa de la familia Viera. Allí se vivía la cultura simple y fraterna de la pobreza compartida. En esa lucha de su gente humilde por la supervivencia, creció la siempre revolucionaria idea de que lo que importa es el afecto que nos une. El tesoro es el amor, es el servicio, es la mutua conciencia de que nuestro primer deber es ayudarnos…» cita una crónica que invita a apoyar al Club en esta etapa, haciendo referencia a las raíces institucionales.
Otro pilar fue Francisco Laxalte, olimareño y estudiante del Seminario que volvió antes de tiempo al pueblo y se ganó el mote de «Cura».
De su mano vinieron tiempos más prósperos del Club» cita la misma crónica, «se alquiló una casa donde vivían jugadores y funcionaba una olla común. Pero lo esencial se mantuvo en su nueva sede, resplandecía, plantaba un hermoso y exacto ejemplo».
En el CUBA jamás se habló de política partidaria y jamás se hizo proselitismo, afirman todos a la distancia, «pero llegó a ser intolerable para la Dictadura Militar… generaba adhesiones incondicionales, representaba el núcleo duro de aquello que los militares se empeñaban en combatir. Eso llevó a este modesto club de barrio, a tener el honor de ser desafiliado… caso único en el mundo», citan las crónicas. «En el CUBA, se enseñaba la solidaridad y a pensar», decían viejos allegados. «Era mucho para ese momento y la nueva sede con las letras enormes, sobre una de las calles de acceso al pueblo, por Gregorio Sanabria, con el nombre CUBA, terminó de desencadenar todo lo conocido», dicen las crónicas orales.
Otro hecho curioso que mostraba el contraste y el golpe que significó para el barrio, fue la relación con el Club Lavalleja. El Batallón de Infantería Nº 10 se encuentra, en el límite del Barrio Artigas y la relación del Club – Barrio – Batallón, era muy grande. El primer equipo de fútbol que tuvieron los soldados del Batallón, se llamaba Artigas y compitió hasta el inicio de los años ’40. Ese colectivo fue la base para que el 25/11/1945 se funde la institución que aglutinaba a la familia militar, con el nombre de Club A. Lavalleja. Y en el Lavalleja jugaban los soldados que en su mayoría eran vecinos del barrio Artigas.
Y la familiaridad era constante. Y el intercambio también. Y muchos vecinos, se alistaban como forma de conseguir un empleo y jugaban en Lavalleja, pero manifestaban que eran hinchas del CUBA. Es muy curioso como los temas de «pensamiento político» fueron dividiendo institucionalmente a estos hermanos del barrio. El Batallón alimentaba y criaba al Barrio Artigas y las decisiones castrenses «de arriba» decidieron separar al tricolor artiguense. De los mandos medios, «para abajo», había simpatía y afecto por el hermano que no pensaba igual, porque toda esa franja, era surgida en su mayoría de esa extracción barrial. Pero para las autoridades principales, eran un mal ejemplo, sería la explicación sociológica. Y como tal el Club Unión Barrio Artigas, pasó a la clandestinidad, porque hoy, volvió a las canchas, en forma oficial.

La vuelta del Club Unión Barrio Artigas

Como anotábamos arriba, los clubes de la Liga de Fútbol, votaron aceptar el retorno solicitado por la nueva dirigencia con algunas consideraciones reglamentarias, como exonerarno de los costos de afiliación y que a pesar de los reglamentos vigentes, pueda recibir pases de jugadores de otros clubes, intentando de esta manera resarcir al CUBA de la pérdida ocasionada, hace más de 43 años, en este hecho inédito, desafilado por Decreto gubernamental.
El 19 de septiembre de 2020, una camiseta oficial del Barrio Artigas, volvió a pisar una cancha en un torneo de la Liga de Treinta y Tres, en el año del cisma.
Y en forma curiosa con las alineaciones cósmicas, el primer partido se fija ante el Club 25 de Agosto, el día de la Independencia Nacional reflejado, en ese partido, el día del indulto a Barrio Artigas. Da para buscarle la vuelta a la semiótica, en el pueblito que se quedó a dormir al lado de un río.
Algunos Datos
– Se fundó un 6 de septiembre de 1956.
– De sus filas salieron dos Campeones de América y del Mundo, Víctor H. Diogo en Peñarol y Arsenio Luzardo en Nacional. Además, ambos Campeones de América con la Selección Nacional.
– Con su club hermano de barrio, ambos son tricolores, Barrio Artigas, igual a la bandera del prócer, azul, blanco y rojo, con su franja. El Club Lavalleja, formado en el Batallón, también conocido como el tricolor militar, con el blanco, rojo y cambia el azul por el verde, pero en su escudo y diseños originales, en bastones verticales.
– Logró el ascenso a 1era División en 1972. Jugó 4 temporadas en esta categoría.
– Circula una fotografía que confirmaría su último partido en la Liga. El desempate por el descenso ante San Lorenzo. Habría ganado 2 a 1 y descendió el santo. Pero a los pocos días se conoce la noticia gubernamental y se 1era División genera dos cupos para el próximo torneo, sumando dos clubes de las divisionales de ascenso. Esa victoria ante San Lorenzo, había sido el último partido oficial, sin fecha a confirmar.
– Desafiliado un 20 de diciembre de 1976
– Pasaron 43 años y 274 días para el retorno oficial a la Liga. Atento estudios, gol de Morena, 17.979 días del Decreto de desafiliación, al retorno a las canchas. A ver los seguidores de la Kabbalah, sumen 1 + 7 + 9 + 7 + 9, ¿cuanto les da?.

Fotos: La 1era, cedida por la Comisión Directiva y recuerda el último partido oficial del CUBA en el año 1976.

La 2da, la primer fotografía del retorno a la actividad oficial.

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: