Connect with us

Clubes de Florida

 La Copa Uruguay, una hoguera de pasiones y fueguitos

Publicado

/

IMG 8321

Escribe Rómulo Martínez Chenlo

Deportivo Sentimiento

Carta de un nieto al abuelo que no conocí

 

Ya estamos en la segunda semana de competencia de  la Copa Uruguay  y se juegan tres partidos, uno en Rivera, otro en Estación Atlántida, y el otro en Florida. Mañana se juega en Montevideo.

Advertisement

La semana que viene habrá 48 clubes prontos para seguir avanzando

 

De cada uno de estos equipos podría hablar y transferir vivencias, pero voy a elegir a Quilmes, y ya verán por qué. Florida es mi tierra. Allí nací, allí viví los primeros años de mi vida e hice mi aprestamiento inicial, allí volví en cada una de las vacaciones, allí volví a vivir cuando sentí que mi tierra me llamaba.

Mi padre era de Isla Mala, y mi madre es de Florida. Mis abuelos de Durazno, Isla Mala, Florida y Solís de Mataojo. Yo nací en el hospital y a los pocos años ya estaba peloteando en la vereda de Batlle y Ordoñez y Rodó.

Cuando estaba muy lejos de saber que mi amor por el fútbol me iba a llevar a enamorarme como si fuese la última vez de inúmeras camisetas me hice de Mundial, un equipo galáctico , avasallante y sorprendente de una década de brillo en el fútbol de Florida y su posterior desaparición de las canchas pero siempre presente en los corazones.

Advertisement

Mundial

Los pibes son muy casquivanos , le hace decir el Negro Fontanarrosa a uno de los personajes del mejor cuento del mundo 19 de diciembre de 1971 “Los pibes ven que gana un equipo y se hacen hinchas de ese equipo, son así, casquivanos. Son hinchas del campeón.”

Siempre he tenido miedo de haberme hecho hincha de Mundial por esos brillos, pero recuerdo ver pasar por el escaloncito de mi casa al Pato Ferreri, al Toto Toranza, al Pelado Rava y quedar estupefacto de la emoción.

Nos fuimos a Montevideo, y Mundial desapareció y entró en la historia y entonces empecé a ir a ver a Atlético, a Quilmes, a River, a Candil.

La historia no escrita

Advertisement

A mi abuelo Rómulo no lo conocí. Se murió muy joven, mucho antes de que yo naciera. Rómulo se murió a los 42 años. Cuando a mí me llamaron así, seguro que consciente o inconscientemente había una expectativa de que fuera una mínima extensión de aquella luz.

 

Con la misma fragilidad que los números que arroja una encuesta de Twitter podría aseverar que el 90 % de los varones nacidos  por estos parajes  hemos sido prematuramente instruidos por un padre, un abuelo, en la certera práctica  de golpear una pelota o cualquier elemento parecido a ella con el empeine de nuestro pie.

Extensión virtual del cordón umbilical con las más gloriosas marcas de nuestra sociedad, amamantados virtualmente por la guinda de aquí a la eternidad, no pasan más de unas horas, unos días en que aparecerán los evangelizadores de la camiseta.

Y entonces, ese abuelo que cual psicomotricista del mediocampo sabe de la estimulación temprana, que sabe de la importancia del vínculo inicial entre el lactante y el cuero, pretenderá, cuál designio divino bautizar al gurí en la religión.

Advertisement

Ni bien ese misionero de la pasión haya liberado sus brazos, con una mano amartillando tibia y peroné, y con la otra conduciendo a que el impacto sea con el empeine, se dará la comunión, globa camiseta, sentimiento. Y la pelota rodará por la vida, habrá ahí una camiseta.

Rómulo, pudo, quiso, y lo debe haber imaginado, hacer lo propio con un nieto. Un nieto que nació muchos años después de su muerte, y al que le pusieron el mismo nombre, quizás con la expectativa de proyectar su vida sus valores.

Rómulo el abuelo Rómulo era fanático de Quilmes. Cuando él llegó a Florida , frente al Mercado , en lo de Antoñito Latorraca se respiraba Quilmes, fundado unos meses atrás.

 

En los años sesenta un 4 de diciembre cualquiera, o un 6 de enero seguro Rómulo hubiese ido a lo del Cañonero Brescia a retirar la camisetita azul con la v blanca para ponérsela a su nieto

Advertisement

 

El abuelo Martínez, el Juez Martínez, duraznense que formó su familia en Isla Mala, era de Wanderers, del de Durazno primero y del Montevideo después en Isla Mala el Juez no podía andar repartiendo simpatías por los cuadros del pago pero sospecho era de Mejoral.

 

Abuelo Martínez no tenía cuadro en Florida donde vivió los últimos años de su vida. Martínez se casó con Valeria la maestra de Solís que se afincó en Isla Mala. Rómulo se casó con Flor la maestra de Florida que enseñaba en Isla Mala. Las dos familias se mudaron a Florida

 

Advertisement

Ni sabían que serían familia. Ni sabían que en su descendencia habría tanto fútbol, tanta camiseta, tanto sentimiento, entre las matas de pasto y los alambrados de cinco hilos.IMG 8070

 ¡Quilmes!

 

Sin Mundial, y aún sin saber que me gustaban tantos cuadros, tantos momentos, tantos futbolistas, seguí a muerte campañas de Atlético, de River, de Candil, y también claro está de Quilmes

 

En 1993 tenía mil laburos en Montevideo , diario, revista, radio, y ya era padre de tres gurises, cuando una noche a la vuelta de la radio suena el teléfono de mi casa: era del Quilmes, y querían que fuese su Jefe de Prensa en el primer torneo Integración.

Advertisement

 

No podía, pero si, de alguna forma iba a poder. ¡Claro que sí! Era Florida, era el cuadro de mi abuelo, que iba a jugar para entrar a la Liguilla, ¿para ir a la Libertadores?

 

¡Adivinen cuál fue el rival! ¡Montevideo Wanderers! Fue una instancia maravillosa, con un inmenso partido en Montevideo, y una fiesta en el Campeones Olímpicos, donde el brasileño Marquinhos nos dejó eliminados y de capa caída.

 

Advertisement

Al año siguiente cuando la AUF y el Circulo llamaron a concurso para proveer por primera vez el cargo de Jefe de Prensa de la AUF, entre mis méritos y antecedentes, estaba la azul con la V blanca, y seguramente ese antecedente valió.

 La pasión en camiseta

 

Calculo que por abajo de la pata he visto 3000 partidos cerca del alambrado o lejos de ellos. En 5 estrellas del fútbol o en piringundines de la globa.

Día tras día fin de semana tras fin de semana el fútbol, nuestros partidos de fútbol eran, y sigo creyendo que son, un goce. La gloria. Y reconozco perfectamente cada episodio, cada estadio antes de ese partido.

Advertisement

 

Con los más gloriosos equipos en cancha, o con ilustres desconocidos que esa tarde como cada una de ellas estaban jugando su final del mundo entre matas de yuyos asaltando las esquinas del fútbol.

Dicen que no tenemos memoria para recordar antes de los 3 años, pero yo me se recorriendo la explanadita del Campeones Olímpicos detrás de una pelotita roja de plástico.

 

Y años después saltar de sus bancos poblados  con la inocencia del mujererio que festeja con honestidad y transparencia la ubicuidad del golero al abrazar la globa contra su piel de polifón, al  Centenario, al Palermo, al Méndez Piana, mobiliario habitual de mi todos los días, y salir a sorprenderme con el Capurro, con el Olímpico, con Belvedere, con Jardines, con la Plaza de Deportes de Colonia, el Sobrero, el viejo Casto Martínez Laguarda, el enorme Landoni.

Advertisement

 

Fui y sigo yendo a todos ellos como una de las más placenteras visitas que puedo hacer semana a semana, mi fiesta de cada fin de semana, pero hay algo aprendido, aprehendido que no puedo dejar de sentir, de transferir.

 

Para mí, no puede ser más estimulante la concreción de este campeonato. Desde hace décadas he estado zurciendo todas las actividades del fútbol uruguayo y empujando por la construcción de un torneo de estas características.

La Copa Uruguay  es y ha sido un sueño para miles de nosotros. Yo la he soñado, la he pensado, la he planeado miles de veces, con ideas fuertes pasadas al papel, y como simple ejercicio de querer.

Advertisement

De los 76 clubes que participan los he visto a todos  menos a Paso de la Arena. He estado en sus canchas, he escrito de ellos, he jugado contra algunos, me puse una de esas 76 camisetas, y hasta dirigí a uno de ellos.

La Copa Uruguay es una maravilla.

Abuelo Rómulo, soy tu nieto, me llamo como vos, no sé si para extender tus virtudes y tus pasiones, pero hoy juega Quilmes en un campeonato que ni vos ni nadie de la gente del Mercado hubiese imaginado, y yo estoy ahí

Clubes de Florida

Elecciones de Nacional

Publicado

/

MG 1756

14 de diciembre se votará en Sede de Nacional

El Club Nacional de Football de Florida llama a presentación de listas para el acto eleccionario a llevarse a cabo el 14 de diciembre (más…)

Continuar leyendo

Clausura A

#Clausura2022. Martes Atlético-Nacional

Publicado

/

atletico nacional final

Nacional y Atlético definirán el 1er lugar de la serie B

Martes hora 21. Atletico Florida – Nacional en escenario a confirmar.
Estadio Campeones Olímpicos

Árbitros: Alanís, Martínez y Bidondo.

Sabado horario a confirmar- Escenario del Club Quilmes . Quilmes – Perdedor de Atlético Florida – Nacional.

Domingo horario y escenario a confirmar- Ganador de Atlético Florida – Nacional, – España

Advertisement
Continuar leyendo

Clausura A

Bernardo Giordano. «No entiendo el partido con Nacional, pero escapa a mi»

Publicado

/

giordano silva e1628174281965

«Yo presento el equipo en la cancha, lo otro corresponde a los dirigentes»

El DT del bicampeón floridense en charla con Hernaldo Marquez «es un año ,muy largo que a veces no nos acordamos de lo que hemos hecho. En setiembre fuimos campeones de la temporada pasada , tuvimos algún traspié y ahora hasta lo último vamos a dar batalla» indicó Giordano

Continuar leyendo
Advertisement
Noticias por fecha
diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Tendencia