River arrasa a Racing

Tiempo de lectura: 3 minutos

Escribe: Juan Martín Alexandre

El 5 de oro cayó en Durazno y el premio fue para River Plate.  Los rojiblancos, que en está ocasión jugaron de negro, se adueñaron del “Silvestre Octavio Landoni” y vencieron sin complicaciones a Racing.

El golazo de Munilla. Para encuadrar el tanto del juvenil
El golazo de Munilla. Para encuadrar el tanto del juvenil

El primer periodo concluyó 0 a 0 por la falta de puntería visitante, pero, en el segundo tiempo, los dirigidos por Pedro “Cacho” Mansulino, a puro golazo, disfrutaron de un triunfazo. Los de la diagonal ofrecieron un estreno triunfal con un excelente recital colectivo e individual. No hubo trampa para ratones en suelo duraznense; el pedrense, Martín “Ratón” Peula con una acción poética al fondo de la red y otros tres notables pases fue la gran figura. (Entrá y mirá los comentarios y  la fotogalería)

PRIMERO TERMINÓ EN CERO

Con mucho de estudio, otro tanto de cautela y algo de fútbol comenzó un cotejo en el cual lentamente los riverplatenses se fueron adueñando del trámite.  Un importante tiro libre de “Pepito” De Carlo, en el que sacó un envenenado disparo, obligó a un trabajoso antídoto del experimentado cuida vallas Salazar y una corrida en soledad e inmejorable oportunidad del apresurado Guiyama, quien definió afuera, fueron los primeros avisos del expectante elenco visitante.  Increíble lo solitario que se fue y la chance que desperdició José.

Los anfitriones duraznenses, con Fabián Morán controlado por la excelente defensa contrincante (Raúl Gimenez lo anuló), demasiado poco insinuaron ofensivamente y encima empezaron a ofrecer dificultades en una última línea. Sólo gracias a los botines de Daniel Bottini lograron apagar posibles incendios durante una etapa inicial que pudo y debió concluir con ventaja floridense de no haber sido porque Peula llegó exigido y definió mal ante un excelente desborde del asistente Guiyama.

CLASES A LA ACADEMIA

La paciencia es amarga pero sus frutos son dulces y en el complemento ya no hubo lamentos para los visitantes por fallar ocasiones y fueron una máquina de anotaciones.

River Plate dictó clases a la academia de Durazno. Perfecta combinación en todo el frente de ataque en la que Guiyama desde la derecha cedió a Peula en el centro y éste para Sebastián Aguirre, quien apareció por izquierda y le pegó de primera desde afuera del área un zurdazo rastrero, mutilando al golero para gritar el primero.  Golazo y comienzo de un vendaval ofensivo exquisito y efectivo.

El juego se liquidó con el segundo tanto, que es de esos que aplauden hasta los hinchas rivales. Guiyama, incisivo y sin tantos offside -que fue su gran defecto de arranque- sacó del área al bueno de Bottini y lo gambeteó por izquierda para proseguir una genial maniobra con un extraordinario centro al corazón del área direccionado hacia Peula, quien arqueó el cuerpo y le dio al esférico como venía, un golpe de aire, magnifico, llenándose primero el pie y luego la garganta para gritar un tanto para recuadrar. River y el arte de lo estético le propinaron a Racing un momento patético.

EL FINAL FUE RIVERTIDO

 

River siguió creciendo y se terminó divirtiendo. Pudo aumentar casi enseguida porque Mauro Cardozo dibujó en el área y le arrancaron el lápiz de una patada; penal muy mal ejecutado, prácticamente regalado, por Aguirre que contuvo sin problemas Salazar.

Racing ya no propuso demasiado y solo hubo algún que otro intento, como una en la que se fue sólo Morán pero Ignacio García llegó oportunamente para cerrar. “Nacho”, polifacético como pocos, salvó de un lado y se inspiró para destacar también en ofensiva porque en una corrida recibió un pase de Peula –de taco por los caños de un defensa rival- y en zona de gatillo definió con brilló. Fue el 3 a 0 y River no cerró la cuenta e incluso sacó plata del banco; entraron Alberto Munilla y Diego Pérez para escribir sus nombres en las estadísticas más trascendentes del match. El juvenil Munilla aportó una buena munición, tras excelente pase de Peula, se fue como un avión en un mano a mano e hizo un sombrero al golero. El cuarteto no fue suficiente porque Pérez desde larga distancia disparo extraordinariamente y también se sumó a la lista con una demasiado bella conquista.  Muchos goles a favor y ninguno en contra, porque defensivamente son una muralla y encima en el arco está Fabio García (eludió rivales, le sacó una espléndida a Morán al ángulo) es el debut soñado.

En fin, la importancia de mantener un proceso permite que el arranque copero no sea improvisado y el primer campeón del interior floridense se encuentre bien preparado

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: