Anuncios

Después del pitazo final en el fútbol palmirense

En tiempo de descanso (Síntesis de la temporada 2019)

En momentos en que el 2019 está en sus últimos estertores y cuando los resultados finales han querido que al fútbol local le haya tocado concluir lo que, trasladándonos metafóricamente al propio juego, en la sumatoria de todos lo acontecido no lleva a suponerlo un solo y largo partido al que le ha llegado el pitazo final con conclusiones de lo acontecido.

 

Los cuerpos neutrales

Que la Liga Palmirense después de varias temporadas haya podido en este 2019 contar con todos sus cuerpos integrados (Consejo Ejecutivo, Colegio de Árbitros y Tribunal de Penas) es un punto alto en su favor. Esto debería ser lo  normal pero es sabido que no se hace fácil conseguir gente dispuesta a integrarse con voluntad de responsabilidad y adhesión al trabajo que exige cada uno de estos estamentos. Esto conseguido, o mejor dicho recuperado para este año, no hace más que garantizar una mayor normalidad en toda la plataforma de competencias en el mantenimiento de la autonomía de cada cuerpo y sin desgastar en la sobrecarga de funciones en aquellos que anteriormente y en más de una temporada debían cumplir doble función.

 

Los árbitros

En este rubro la calidad deficitaria viene resultando ser un mal general, en el ámbito nacional  amateur y profesional y también internacional. No resulta conformarse en el “mal de muchos consuelo de tontos.” Limitándonos al espacio local no se le puede pedir al cuerpo competente que haga milagros cuando no dispone de un conjunto de material humano de suficiente nivel con el que puedan quedar más lejanas las situaciones de polémica. Cuando ha debido acudir a colegiados de otras Ligas tampoco ha podido superar esas falencias. Tampoco, aun reconociendo la falta de categoría en general, se puede considerar que esas carencias han incidido de manera negativa de manera deliberada hacia uno u otro club y sólo deben ser atribuibles a falta de capacidad. Aquí es propicio replantear una idea expuesta en reiteradas oportunidades y desde hace muchos años. En materia referato no se puede, empezando por O.F.I., quedar supeditado a mínimos cursillos de instrucción reducidas a unas pocas horas consistentes en una carrera de x metros y a contestar algunas escuetas preguntas. Se impone la creación de una Escuela de Árbitros a la que concurran todos los aspirantes a cumplir esta función, igual a cuando niños concurrimos a aprender a leer y a escribir. Esto al igual que el VAR, no va a erradicar la totalidad de los posibles errores pero los reduciría, o por lo menos debería ser así, a un porcentaje considerable. Aparte de educar a los árbitros en todo lo que hace su tarea de aplicación de las leyes de juego y de lo referente a la parte de carácter de la atención de la parte de documentación que les atañe, los dirigentes, técnicos, jugadores y periodistas, y por qué no aficionados, también deberían recibir la debida instrucción como forma de crear un conocimiento conjunto, eliminándose así tantas polémicas improductivas y sin sentido.

Campeonato emotivo con Higueritas y Nacional como protagonistas de destaque

Sin dejar de ser conscientes  que el fútbol palmirense pasa por un período de transición donde la paridad, característica constante de nuestro fútbol por más que en temporadas anteriores haya terminado dando a un reiterado Polancos campeón, debemos asumir que este año y sin caer en que el juego desplegado creció en mediocridad, si el emparejamiento fue proporcionalmente hacia abajo. Igualmente la renovación ya sea de parte de algunos de los planteles al igual que en el cambio de mentalidad, deportivos y dirigenciales, abre un camino de reciclaje abierto a la esperanza. Los tres campeonatos que con forman la etapa regular y la tabla anual en ardua disputa, con resultados finales inciertos, donde cualquiera le ganaba a cualquiera y todos, absolutamente todos, los equipos  tuvieron su cuarto de hora ubicándose con perspectivas de estar en las definiciones de alguno de los campeonatos cortos o mismo de la tabla anual, no dejaron de ofrecer fecha a fecha programas de interés. Dentro de ese panorama Higueritas, pudiéndose quedar con el Apertura en la última fecha frente a Peñarol su histórico rival el que llegaba con su posibilidades. Nacional, con otra cabeza, se volvió en la revelación demostrando estar capacitado  para pelear por logros importantes y no solamente la de cumplir entrando a la cancha. Una fecha antes se adueñó del Clausura. Polancos que, a la inversa de otros años, anduvo a los tumbos pero igual, ganando no sin trabajo el Revancha, le dio para estar en la conversa. Emotiva semifinal entre tricolores para saber quién le jugaba la final a Higueritas poseedor también de la Anual, que Nacional terminó ganando por penales para meterse en la disputa definitiva con el albiverde del arroyo. Una igualdad conseguida sobre el tiempo reglamentario por el bolso que terminó eliminando a Polancos por penales. Después Higueritas se encargaría de liquidarlo en el primer partido para reencontrarse después de 29 años, con el título de campeón palmirense.

 

Higueritas a O.F.I. manteniendo una tradición de presencia palmirense

Actuaciones variopintas tuvieron los Higueritas, Nacional y Polancos en el campeonato departamental de clubes. Tornándose cualquiera de los palmirenses en rivales complejos para sus circunstanciales adversarios de serie. En la conclusión Higueritas, clasificando como mejor perdedor, en difíciles eliminatorias con Sportivo Barracas de Dolores, a la postre campeón y a pesar de haber incluido en uno de los partidos un jugador antirreglamentariamente por pesarle tres tarjetas amarillas sin que se pudiera hacerse el reclamo por haber llegado tardía la información de parte de la Federación, igual consiguió junto a Wanderers de Palmitas (Liga del Centro) el pasaje a la Copa B de clubes de O.F.I. 2020. El decano palmirense llega por primera vez al máximo torneo de clubes del interior, donde Polancos era abonado tradicional habiendo accedido también en una oportunidad Peñarol y Agraciada. Lo mayor a destacar es que desde que O.F.I. empezó a aplicar el nuevo formato de disputa, la Liga Palmirense no ha dejado de tener representante en esta competencia.

Año para el olvido de Nueva Palmira.

La selección: Un tema a replantear

Para cualquier oriundo o medianamente arraigado con las tierras palmirenses, es sabido la trascendencia y el valor patrimonial que se le da a la selección. Conquistadora en diferentes épocas de verdaderas hazañas, las que al momento se pueden aunar con aquel primer título departamental de Colonia en 1957 con el título Nacional de O.F.I. de 2016, como perlas extremas sosteniendo el engarce de otras tantas intermedias todavía vivas en las mentes de muchos veteranos y no tanto, como parte de un rico historial. Cada cual en su pago, es lógico se sienta orgulloso de su selección pudiendo rememorar en su medida posibles buenos recuerdos pero, la palmirense, ni mejor ni peor, se puede asegurar es distinta. Por tanto para dirigirla e integrar hay que estar muy consustanciado de todo lo que significa. Por lo tanto, llegado el momento, no es asunto de resolver su orientación con la acumulación de esquemas y firuletes. Se precisa algo más. No es creerla invicta perenne pero sí, resultados aparte, hay condicionantes incanjeables que deben estar en la cúspide de las prioridades y mantenerlas presentes no es para cualquiera.

En la edición pasada emitimos un concepto sobre la que fue su participación en el departamental 2019 por lo que no cabe reiterarlos. Acaso sí, volver a resaltar la actitud de los jugadores, hacedores principales de lo conseguido. Sin lograr el objetivo principal igual supieron dejar en alto con hidalguía los prestigios albicelestes.

 

Formativas

Otro éxito que se puede sumar a la temporada 2019 de la Liga Palmirense, fue el desarrollo de toda la actividad en categorías formativas donde desde lo estrictamente competitivo en cuanto a conseguir los títulos sobresalieron Peñarol (Sub 17 y Sub 20) y Polancos (Sub 15) pero donde hubo otros protagonistas de destaque como por ejemplo Deportivo Juvenil. El éxito no está sólo  referido a los eventuales ganadores sino porque en esta ocasión, con la vuelta de Nacional en Sub 15 y Sub 17, en las cuales en épocas pasadas había sido protagonista incluyendo la obtención de algún título, permitió que fueran 5 los participantes cuando, hasta hace un par de años, estaban limitadas a 4. Esta vez no pudo hacerlo Agraciada por esas circunstancias generacionales que en casos suelen acotar la cantidad de jugadores disponibles para completar todos los planteles. Tal vez algunos clubes que están un poco superpoblados y que por razones obvias resultantes de las características de los campeonatos  no llegan a hacer uso de todos sus elementos, podrían sin llegar a perder su derechos cederlos en préstamos como forma de que todos compitieran y, fundamentalmente, todos los gurises disponibles pudieran divertirse y formarse corriendo detrás de la pelota. No se puede dejar de hacer referencia a la categoría Sub 20 que también tuvo su campeonato, aunque es de carácter obligatorio junto al de primera división, pero el detalle diferencial estuvo como muestra de un hecho también positivo que el mismo se jugó dentro de la época y los plazos normales, disyuntiva esta que de un tiempo a esta parte se venía haciendo compleja desvirtuando y reduciendo a una mínima expresión un campeonato merecedor de otra atención.

 

La selección Sub 16 mereció mejor fortuna

Los chiquilines de la Sub 16 conducida por la dupla Elbio Caballero-Antonio Cosati, merecieron mejor fortuna en el departamental. La falta de efectividad al momento de definir aparece como el déficit mayor. No pudo ser.  Al igual que en la Mayor, también en esta categoría hay materia prima. Vale seguir trabajando en lo que no es otra cosa que la contribución a la formación de buenos deportistas y mejores seres humanos. Van por buen camino.

 

En el departamental de clubes Sub 17

Cuando hay Ligas que se excluyen, como sucedió con la de Dolores en este caso en el campeonato departamental experimental de clubes de categoría Sub 17 en la que no tuvo ningún representante, la Liga Palmirense dio muestras una vez más de su adhesión a las competencias. Marcando presencia históricamente en torneos de cualquiera magnitud, con candidatos siempre dispuestos a apuntar a la superación y probar desde la intención de concretar proyectos constructivos, lo volvió a demostrar con la presencia de Dep. Juvenil, Polancos, Higueritas y Nacional, donde con sus más y sus menos, los cuatro fueron parte importante en esta experiencia hasta ahora inédita.

Palmirense

Palmirense femenino

Una vez puede ser casualidad. Dos, capaz que también pero, de ahí en más, la sumatoria de títulos o ubicaciones en los primeros lugares ya hay que mirarlo con ojos hurgadores de constancia, dedicación, responsabilidad y trabajo. La casualidad no es sinfín. Y esto es lo que  desde sus orígenes ha venido demostrando Palmirense Femenino. Con varios títulos nacionales y departamentales, primero en sub 16 y después, en la absoluta, en este caso chiquilinas apenas pasadas de edad jugando en lo que equivale a primera división. Esto, que además de conseguir campeonatos, aportaba también jugadoras a la selección uruguaya destacándose en todas las competencias de las que participaron y participan a nivel sudamericano y mundial,  podía hacer pensar hasta con cierta razón: es una generación, diagnóstico que podía reimplantar la casualidad. Pero gratifica descubrir que a esa primera generación, pionera en la práctica del fútbol femenino en Palmira, la ha venido sucediendo otra con similares resultados y designaciones de destaque, indiscutible señal de que nuestra ciudad también en fútbol femenino es poseedora de materia prima de buenas condiciones que al sumarse al trabajo colectivo, ese producto en bruto se hace maleable para sumarse a la continuidad de los logros hasta ahora que hasta ahora vienen poniendo a Palmirense en los lugares más elevados del fútbol femenino de nuestro y también en la consideración internacional.

Resumen positivo

Mirando de afuera hay detalles a ajustar que podrían mejorar aún  más todo lo que significa la estructura y funcionamiento de nuestro fútbol. Puntos positivos y negativos que quedaron por fuera de este sucinto resumen, motivadores de próximos artículos. Pero, hecho este repaso, sin desconocer que se pudo aspirar a más o deberá replantearse para el futuro cercano, en general el balance  2019 bien puede considerarse positivo.

 

Tarea conjunta

Por sobre lo que es nuestra tarea específica, sin dejar de informar en primera instancia y de aportar la opinión respetuosa, para completar el mejor servicio a nuestros lectores necesitamos de la colaboración de otras partes. Es por eso que en este caso, dentro de esta tarea que para su mejor fluir se torna conjunta, vaya en un nuevo cierre de año  el agradecimiento a la Liga Palmirense de Fútbol y a todas las instituciones que la componen en general a través de dirigentes, cuerpos técnicos y jugadores y en particular a Lides y Aldo Bevegni, Luis Tolosa, Laura Sánchez, Agustín Bonetto, José «Chelo» Pedroncino y Roxana Calleros quienes, de una forma u otra, siempre han estado atentos a nuestros requerimientos. Y por supuesto a todos los lectores  destinatarios de este espacio de información y exposición de ideas. A. Z.

Copa Nacional

Nicolás Baztarrica citado a la selección de Dolores Sub 17

Nicolás, el Nico, el Pechuguita, Baztarrica fue convocado por el Cuerpo Técnico de la Selección Sub 17 de Dolores para formar parte del plantel que habrá de disputar la Copa Nacional de selecciones de O.F.I. Sub 17 2020. Nicolás que con sus 16 años fue alternativa en el primer equipo de Higueritas de primera división campeón palmirense 2019, rindiendo en buen nivel cada vez que fue requerida su presencia, ahora tendrá la oportunidad de cosechar una nueva experiencia integrando el equipo doloreño que estará encargado de representar a Soriano Interior en el torneo de O.F.I. que empieza el 11 de enero. Baztarrica debió estar alejado de las canchas por haber sufrido fractura en uno de sus brazos en el último partido disputado por Higueritas frente a Sportivo Barracas correspondiente al campeonato departamental de clubes de Soriano Interior.

 

Sin novedades de refuerzos palmirenses para Carmelo

Habiéndose confirmado al palmirense Carlos Veiro como conductor de la selección Absoluta de Carmelo que jugará la Copa Nacional de O.F.I., después de la renuncia presentada por Ricardo Martínez, al momento se desconoce si habrá palmirenses convocados para reforzar el plantel.

Alfredo Zaldúa (Semanario EL ECO/Mediacancha FM Palmira Comunitaria/G.I.E.F.I.)

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: