Gerardo Pelusso es parte de la historia de Frontera Rivera.

Por Freddy Silva

Varios directores técnicos llegaron a dirigir a los rojos de Cuaró en la época del profesionalismo.

La mayoría de ellos cumplieron un ciclo muy corto como el caso de Mario Saralegui, Nelson Agresta o Saúl Rivero y nos quedamos entonces con las campañas del Prof. Julio Rosa o la de Carlos Wallace que fue quien ascendió con el equipo a la Primera División.

Gerardo y la foto que lo identifica.

Precisamente en el círculo mayor del fútbol uruguayo llegó a nuestra frontera el floridense Gerardo Pelusso

Felizmente nos reencontramos con Gerardo, un tipo sensacional a quien aprendimos a tratarlo en su pasaje por los rojos, le propusimos una nota virtual, acorde con estos tiempos, y accedió amablemente

Fue así que nos contó cómo había llegado a Frontera indicando que ya había estado en Rivera en el año 1995 cuando él dirigía a Cerro y vinieron a jugar un partido amistoso en nuestro estadio

En ese momento Baltasar Lalús y el Prof. Gustavo Estevez preparaban al equipo que iba a participar en la Liguilla Pre Libertadores de América

Los rojos habían alcanzado esa clasificación junto a Porongos de Flores como representantes del fútbol del interior, luego de eliminar a Rampla Jrs de Paysandú en dos partidos inolvidables

Pelusso saluda a O.J en un partido Nacional-Frontera

El primero jugado en lares sanduceros cuando nadie cedía su escenario porque la lluvia era torrencial hasta que apareció la posibilidad de jugar en la cancha de Bella Vista plagada de pozos y hasta allí llegaron un puñado de hinchas de Rivera Chico que habían desafiado las inclemencias del tiempo pero que marcó la derrota roja por uno a cero con gol de Baccaro en la hora de finalización del encuentro y después la revancha.

Inolvidable porque fue el día de mayor presencia de aficionados al Atilio Paiva Olivera en partido jugado por dos equipos del interior, esa tarde de domingo habían más de   trece mil personas en las tribunas y el gol de Joao Batista Lagestao le dio la posibilidad, a Frontera, de definir por penales que con la experiencia y las manos de Oronoz y la eficacia de Ruben Paz determinaron la victoria de los nuestros.

El técnico floridense recuerda que en esa oportunidad fueron agasajados por los directivos rojos y que los había alentado en la idea de incursionar en el profesionalismo, “yo también soy del interior y era una muy buena iniciativa, había que apoyarla”

Y Gerardo estaba en Chile a punto de “arreglar” con Antofagasta en Chile y lo llamó Marcelo Velazco para decirle que los directivos de Frontera lo buscaban

“Una reunión fue determinante para que se viniera a Rivera, era todo un desafío porque ya sabía del entusiasmo que había entre los directivos y parciales de los rojos para jugar en el profesionalismo y resolvió aceptarlo inmediatamente”

LA REALIDAD

Luego recuerda los primeros entrenamientos en nuestra ciudad y no todo era bueno: “había muchos problemas, yo estaba acostumbrado, a pesar que no tenía una larga trayectoria en el fútbol profesional en el exterior, pero había estado en Chile donde son muy organizados y aquí en Rivera faltaba mucha cosa, pero había esfuerzo y ganas de salir adelante, porque Frontera era un equipo que de corazón quería estar en el profesionalismo pero que de hecho seguía siendo un equipo amateur.  Quizás lo mejor y hay que destacarlo, fue la pre temporada que se realizó en Gramado, en un lugar paradisiaco y se logró una tarea muy importante y eso nos dio impulsos para seguir adelante con el emprendimiento”

LA EXPERIENCIA

Cuando le pedimos que analice la  experiencia de haber dirigido a Frontera Rivera, Gerardo nos dijo: “ En lo deportivo no me dejó mucho  porque no hubo  grandes actuaciones del equipo y faltaba estructura como para poder competir en ese ámbito, pero desde el punto de vista personal y social fue muy rica, muy buena, porque me permitió vivir en una frontera muy especial, con una  cultura especial y enriquecedora , con una vida diferente a lo que yo estaba acostumbrado en Florida y de lo que no hay duda es que nos dejó experiencias para la vida y mucha como así también de la gente que conocí”

 

Ruben Paz defendiendo a Frontera

LA ANÉCDOTA

Gerardo Pelusso siempre cuenta la anécdota que le tocó vivir en nuestra frontera y con un gran jugador.

“Yo dirigí a Ruben Paz que, sin duda alguna fue el mejor que dirigí en mi vida, a pesar que estaba en el último tramo de su carrera futbolística, incluso festejó los cuarenta años en esa temporada, recuerdo que cuando hacíamos prácticas de fútbol entre semana, yo lo cuidaba muchísimo, tenía miedo de desgarros, dolores musculares que pudieran ser motivo de la ausencia de los partidos del fin de semana. A esa edad no había que entrenarlo, había que cuidarlo y yo lo cuidaba. Un día íbamos a hacer fútbol en la cancha de  14 de Julio, me acerqué a él y le dijo – cómo estás Ruben?, estás bien? Querés hacer fútbol o te cuidamos?, a lo que me miró y respondió –  estoy  perfectamente bien, no me duele nada y ves aquella silla blanca al costado de la cancha, andate para allá sentate y te voy a dar una lección de fútbol, y me senté  y  en toda mi vida fue de las únicas veces que me senté, pero ese día estaba allí y disfruté del talento de Ruben Paz  ¡las cosas que hizo ese día! , estaba contento y era hermoso verlo jugar. A partir de ese momento, cuando había práctica de fútbol yo me sentaba a admirarlo. Y  conste que he dirigido a muchos jugadores pero como Ruben ninguno…, fue el mejor, un personaje único e irrepetible el Cabeza….”

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: