Anuncios

Podemos jugar al fútbol, pero en casa

Un penal (o mejor dicho 3)

Rómulo Martínez Chenlo

Cuando el doctor Sebastián González – Dambrauskas en la trasnoche del jueves 12 de marzo se disponía a escribir “en una guardia tranquila como son las guardias en estas épocas del año en el sur del mundo”, uno de los artículos más esclarecedores acerca de lo que se nos venía,  (https://ladiaria.com.uy/articulo/2020/3/el-coronavirus-no-es-un-cuento-ni-es-chino/ ) en el Parque Central de Montevideo, con miles de personas en sus tribunas Nacional había ganado por la Libertadores a Estudiantes de Mérida por 1 – 0.

Fue la semana pasada, cuando miles de nosotros aún no estábamos preparados para lo que vendría unas horas después.

Apenas algunos miles de nosotros nos interesábamos acerca de la epidemia lejana que por esas horas era pandemia, otros miles  desde el llano hasta desconocían tales posibilidades, mientras otros, Sebastián, especialistas, e investigadores, profesionales de la salud, y ejecutivos del aparato del estado veían, proyectaban, y trazaban hipótesis de alta probabilidad de lo que sucedería.

Cosa seria

Antes de que Sebastián, que parece es futbolero, vuelva de la pizzería, ya la Conmebol había suspendido la semana de competencia de la Libertadores “Como dijo un amigo, si suspendieron el fútbol es que la cosa es seria.”

No sabía aún lo que Nacho Alonso en twitter anunciaba “Hace instantes nos conunicamos con el Presidente @LuisLacallePou y el Secretatio Nacional de Deportes @Sebabauza61 . Se ha acordado disputar la próxima etapa del Campeonato Uruguayo a puertas cerradas. En la jornada de mañana brindaremos más detalles.”

Cuando su singular y esclarecedora columna se estaba editando en la redacción de la diaria, ya el viernes 13 de marzo, en la radio se escuchaba al presidente de la AUF ,Ignacio Alonso, contar que en conversación con el presidente de la República, Luis Lacalle, y el director de la Dirección Nacional de Deporte, Sebastián Bauzá, se había resuelto que los partidos del campeonato Uruguayo de primera división, los de la cuarta fecha del Apertura se jugarían a puertas cerradas. Los de campeonatos juveniles se jugarían como siempre, mientras que no había determinación ejecutiva acerca de los partidos quie más convocatoria iban a tener en función de que ni Nacional ni Peñarol jugarían en el fin de semana : los cuartos de final de la Copa Nacional de Selecciones de OFI.

Algo, que no era descuido, ni falta de ejecutividad estaba pasando allí.

Llegó la diaria

Aún no había pasado por debajo de la puerta de los suscriptores de la diaria de fin de semana, ni se había subido a la web el esclarecedor mensaje de Sebastián que de entrada nos advertía que “No escribo como epidemiólogo, ni como infectólogo ni como salubrista. No me corresponde ni quiero ser irresponsable al dar mensajes que no me corresponden. Escribo como lo que soy: un ciudadano más que eligió ser médico y cuidar a sus semejantes”, cuando la confirmación de los primeros casos confirmados de Covid-19, hizo que la AUF, suspendiese toda la actividad futbolística de sus clubes profesionales. El agregado de “clubes profesionales” es mio, porque no encontré otra forma de definir su inacción, la de la AUF , la del Ejecutivo y la de la Dirección Nacional de Deporte, en relación a la actividad de la OFI, que siendo parte de la AUF, no quedaba englobada en la urgente y necesaria medida de suspender las actividades.

El doctor Gonzalez-Dambrauskas, que le mete muy bien a la tecla, lo sabía, y estiraba la alerta que desde el norte le daban : “Cada día, mientras soportan el tsunami, los italianos nos alertan. Que no nos tome desprevenidos. Al menos corremos con esa ventaja. Ya es inevitable que los casos aparezcan. Aparecerán como aparecieron por todos lados. El asunto es tratar de prevenir el contagio rápido y masivo. Tratar de bajar el pico atroz y que las consultas sean las mismas, pero distribuidas en más tiempo. “Achatar la curva”, dicen los que saben. Suben los casos hasta llegar a un techo y luego bajan. Como un cerro. Cuanto más chato el cerro, más tiempo tiene el sistema sanitario para no verse sobrepasado. Una curva alta ocasiona saturación del sistema. Es como patearle al golero tres penales a la vez.

Con esto no se juega

Ahí estaba el centro de la cuestión. Ya mucha gente sabía que concomitantemente con la búsqueda de soluciones para la peste, para la epidemia, para la pandemia, lo primero que había que hacer, era tomar las medidas para evitar el colapso de los sistemas de salud.

Pero la OFI, que es parte de la AUF, que tenía los partidos que más gente llevarían , no tenía suspensión, y algunos de los planteles en cuestión ya iban en viaje para jugar, y algunos de sus seguidores ya estaban planeando su acción en las tribunas.

Al final, de manera particular, y sin un mandato del ejecutivo o de la DINADE, la Organización de Fútbol del interior se pronunció “En atención de los hechos de público conocimiento y a la alarma sanitaria, con el afán de preservar la salud de deportistas y aficionados, el Comité Ejecutivo de la organización resuelve la suspensión de la fecha fijada para este fin de semana”

¿Por qué cuidar, proteger a unos y no a otros?

Apenas unas horas después, notas, y suspensiones, que eran por una semana, por unos días, clubes que querían jugar amistosos entrenar. Lo que importaba era la preparación, los puntos, la plata, los sueldos. La idea de reducir las posibilidades de contagio inmediato, aislándonos lo más posible por unos días, se dejaba entrever claramente en la suspensión de clases por 2 semanas tomada por el ejecutivo. Evitar el pico atroz, la multiplicación inmediata de los casos.

El sábado mismo la Dirección Nacional de Deporte suspendía las actividades con público “En cumplimiento de la declaración de la emergencia sanitaria por coronavirus SARS-CoV-2 efectuada por el Poder Ejecutivo este viernes 13, la Secretaría Nacional del Deporte informó a la ciudadanía que rige la suspensión de todo espectáculo deportivo en territorio nacional hasta nuevo aviso. Asimismo, la práctica individual o colectiva sin público quedará sujeta a la evaluación de cada persona o institución.

 

Según el comunicado emitido por la dependencia estatal, la medida rige para toda disciplina profesional o amateur que involucre a cualquier federación o club.

 

En cuanto a la práctica individual o colectiva que no implique asistencia de público, las decisiones deberán ser adoptadas en forma particular por los ciudadanos, las instituciones o las federaciones.” Aún así, y vaya a saber por qué situaciones  ello dejaba abierta la posibilidad de prácticas, entrenamientos, concentraciones, y viajes.

Tuvo que salir la comunicación de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, junto a las organizaciones gremiales de los entrenadores, los preparadores físicos, los kinesiólogos, y los árbitros, para determinar cumplir estrictamente lasa determinaciones del Ministerio de Salúd Pública y por tanto atender la suspensión de toda actividad, incluyendo entrenamientos, amistosos, concentraciones, viajes, y actividad grupal, hasta nuevo aviso.

Bien paraditos, en casa

Mientras no entiendo como no se entiende, mientras reviso si es verdad que algunos periodistas deportivos no entienden porque no se juega a puertas cerradas, le hago una consulta virtual al doctor Sebastián González-Dambrauskas,que juega, jugaba de 9 , y te la manda a guardar literal y metafóricamente, el que me abrió los ojos, nos abrió los ojos sobre el aterrizaje del virus y la epidemia, y en su devolución me vuelve a iluminar: El mensaje es ciudadano. El fútbol no importa ahora. El mensaje debe ser: che si cortó la NBA por primera vez en la historia…,qué duda hay que debemos cortar?

La medida debe ser de no salir y quedarse en casa. Hay que achicar. La línea de 4 bien paradita atrás y extremar la defensa. Nada de chiches. Hay que meter el dedazo a la tribuna y esperar. Lo que importa es que no nos claven, porque si perdemos este partido la quedamos. En serio.

*Parte de este artículo fue publicado originalmente en la diaria

 

 

Anuncios

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: