Y Boquita es semifinalista

Tiempo de lectura: 6 minutos

ÉPICA CLASIFICACIÓN DEL EQUIPO SARANDIENSE
Boquita y Quilmes jugarán en la Copa A 2022

En un «Batalla de Sarandí» mucho mejor iluminado, con mucho color puesto por ambas hinchadas al inicio, Boquita dio vuelta la llave derrotando a Quilmes por 2-0 y accedió a la semifinal de la Copa A.

-«Esta banda sueña con cosas grandes. Les digo a los más jóvenes que disfruten, no se sabe si estas cosas se van a reiterar en algún momento, que luchen por sus sueños. El de hoy es un sueño hecho realidad» Fabio Ghirardi

Cuadri marca a Cedrés.

La combinación de resultados, hizo que Quilmes fuera el mejor perdedor y ascendiera junto a Santa Emilia aunque se esperan novedades en cuanto a un posible cupo que le correspondería a Palermo si es que se elimina de la competición a una institución que fuera sancionada aguardándose que el tribunal correspondiente se expida.

Walter «Chipi «Olivera, el termómetro de Boquita.

El partido arrancó con mucha dinámica e imprecisiones ya que el gol de Pablo Pérez en los descuentos en Florida, cambió el trámite de un encuentro decisivo, en el que Quilmes llegaba con una renta importante, pero que Boquita debería forzosamente salir a acortar la diferencia.

-«Es una alegría enorme, era algo soñado. Estábamos confiados que podíamos revertir el resultado. No tengo palabras para describir este momento, algo único. Nunca en mi vida se me ocurrió llegar a estas instancias, estar entre los cuatro mejores de la copa y el año que viene en la A, es una alegría enorme» Matías Cuadri

El equipo visitante se vio obligado a incluir en su oncena titular al joven guardameta Barrios, ya que por razones laborales Mathías Álvarez y por cuestiones familiares Alexander Álvez, no pudieron ser de la partida.
En la primera incursión por derecha, el potente Luzardo metió un centro pasado al 2do caño al que Gómez no llegó, pero si Mauro Olivera quien sin marcas por el sector opuesto, venció a Barrios a los 18′ del 1er tiempo.

Mauro Olivera ya grita el 1er gol de Boquita

Se ponía a tiro el auriazul mientras Quilmes malhumorado, se desconcentraba del foco que era la clasificación, con reclamos constantes al central y sobre todo al cuarto árbitro.

-«Muy contentos, orgullosos de esta banda que aunque mucha gente nos dio por muertos estamos entre los mejores y en la Copa A. Este fue el partido más difícil de todos y nos tocó a nosotros ganarlo» Martín Luzardo

A la adversidad debía contrarrestarla con fútbol el que por momentos lo intentaba Zabaleta, pero muy aislados los delanteros quienes eran absorbidos por la defensa local que no tuvo fallas teniendo Marizcurrena una noche relativamente tranquila.
Antes del descanso, una jugada calcada por derecha, volvió a dejar de cara al gol a Mauro Olivera quien esta vez, desvió por milímetros su disparo.

Con los hinchas festeja Mauro Olivera

Se fueron a camarines con un 1-0 que pudo ser mayor, por la intención de Boquita y la escasa participación de los delanteros quilmenses que al no haber generación de fútbol en la mitad de la cancha, no tenían apoyo
Dellapiazza recostado sobre sus defensas centrales se adueñó del medio campo, teniendo a su lado a Walter Olivera y a Cristian Piar que con la movilidad de Luzardo, el manejo de López de pierna cambiada y la velocidad de Olivera por izquierda, habían complicado a la visita.

Coelho fue muy cuestionado por los parciales quilmenses.

Para el complemento, Quilmes volvió decidido a cambiar la historia con una variante que se explica por la amarilla que había recibido Spinelli que dejó su lugar a Bautista, ya que Carvalho pasó totalmente desapercibido en el tiempo que estuvo en la cancha.
Lo mejor de los de la V Blanca estuvo en el inicio del complemento, en el que arrinconaron a los xeneizes sobre su arco, pero quienes sin mayores zozobras, lograron controlar el envión del empate en el que solo recordamos algún centro conectado por Castro o contenciones de Marizcurrena ante envíos aéreos.

Marizcurrena controló con seguridad los envíos aéreos de Quilmes.

Poco duró ese impulso ya que a los 12′ con bonita definición después de un desborde por derecha, Cristian Piar metió el 2do y deseado tanto de los sarandienses que fue muy protestado por los floridenses ya que según sus defensores, hubo mano en el arranque de la jugada.

-«Teníamos que trabajar el cero en nuestro arco como en el partido contra Campana y jugamos un partido muy alto en todas las líneas. Nos llevamos el triunfo que es muy importante para quedarnos con la clasificación. El gol de Pablito Pérez en Florida nos dejó con vida, y cuando nos dejan con vida, vinimos a «matar» en nuestra cancha. Felicito a Quilmes porque fue una llave digna de los cuadro de Florida» Fabio Marizcurrena

Poco le importó a Piar que con el golpeo de balón a tres dedos, vencía el achique de Barrios colocando el marcador 2-0 favorable a Boquita.

Festejo de Piar. Era el gol de la clasificación.

Con alma pero sin fútbol, la historia mandaba a Quilmes al área de Boquita que de a poco comenzaba a hacer correr los minutos con la jerarquía de Walter Olivera que absorbe para si la presión liberando a los jóvenes, que poco a poco iban «curtiendo la cáscara» haciendo lo que en toda competición se ve; el tiempo en cada balón detenido, para poner nervioso al rival.

-«Estuvimos atentos ya que un gol nos complicaba, Fabio no tuvo una atajada de importancia a pesar que en el 2do tiempo nos metieron un rato en el arco. El partido lo jugué mil veces, me despertaba de noche, esto me lo imaginé también porque los gurises estuvieron a la altura y se lo merecen. Son los que se rompen todo. Yo les decía que nos faltaba ese plus chiquito que tienen los cuadros grandes que aunque jugando mal, sacan ese plus que a nosotros nos falta para conseguir algo. Hoy era el día de demostrarlo, de afianzarnos, que somos un cuadro que puede dar batalla. Hoy lo tuvimos, sacaron la categoría, la figura fue el equipo, pudimos hacer los dos goles, mantener el cero en nuestro arco y lograr la clasificación. Fuimos evolucionando desde que debutamos contra Campana y gracias a Dios terminamos en esto que es la clasificación» Walkivan Egüez

Quilmes se la jugó, pero no pudo encontrar los métodos para descontar y ponerse en partido, o de la clasificación a semifinales de la que estuvo solo a un gol de lograrlo, pero que si en la previa hablábamos de objetivos, el primero que era ascender a la A, el equipo de Guardia lo logró.

El abrazo de Egüez y Morales, es el sinónimo de la alegría de Boquita.

Boquita sigue soñando sin despertarse, sigue avanzando sin que le regalen nada. Un club de apenas 26 años de vida, al que «Tito» González «bautizó» como Boquita, al que el 99% de la cátedra futbolera del interior, lo daba eliminado en la 1era fase, está en las semifinales en la que enfrentará a Darling de Canelones la semana que viene, pero para eso, habrá una semana más para seguir sin despertarse.

Click para extender la foto.

Al ser un archivo grande, demora unos segundos en cargar

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: