No alcanza con un “tironcito” de orejas

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Alfredo Zaldúa de El Eco de Nueva Palmira

Punto neutral

Se estuvo casi dos años clamando porque volviera el fútbol. Sin excepción lo reclamaban jugadores, técnicos, dirigentes, público. Lamentablemente parece ser, por lo visto especialmente en las últimas fechas de la Copa O.F.I. de clubes, que el interés de algunos no era tanto de que volviera el fútbol por la competencia en sí misma sino por el afán de ganar a como sea.


Están más presentes y coincidió en que se dieran las condiciones para que alcanzaran mayor difusión, lo acontecido en el Estadio de Quilmes de Florida donde jugadores y parciales de Libertad de Canelones, adentro y afuera, la emprendieran violentamente contra todo lo que se movía que no fuera de su bando y lo sucedido dentro del terreno del Estadio “Lavalleja” de Minas en el partido Lavalleja-Juanicó de Canelones donde, a poco de iniciado el juego, los propios jugadores minuanos la emprendieron contra sus eventuales adversarios que hizo que cuando los ánimos se habían calmado y un árbitro falto de personalidad se disponía a reanudar el encuentro, sobrevino el anuncio de una supuesta bomba que hizo que el cotejo estuviera detenido por más de una hora.


Pero no hay que olvidar que dos semanas antes la actividad de las Copas A y B de O.F.I. se había postergado por bochornosos sucesos que se habían producido en por los menos cinco puntos distintos. La única idea que en ese momento se le cayó al Consejo Ejecutivo de O.F.I. fue el de postergar para “reflexionar”, convocar a los delegados de los clubes que proseguían en carrera para hacer un llamado de atención y, mientras las denuncias y advertencias siguiendo los procesos reglamentarios aguardan dentro de los plazos el tratamiento del Tribunal, vamo’arriba y siga el baile.

Ninguna, ni las de antes ni las de ahora, fueron situaciones sencillas dentro de un marco deportivo donde tienen cabida los plazos. En todas cabía perfectamente actuar de oficio. ¿Qué descargos puede presentar un club cuyos jugadores agreden en masa al árbitro? ¿Qué defensa puede presentar una institución cuyos jugadores e hinchas agreden y destrozan a diestra y siniestra? ¿O el que cuya parcialidad altamente más numerosa apedrea sin justificación alguna –nada más que la de intimidar y a pesar de haber ganado- a un grupo de 15 personas –niños incluidos- del equipo contrario apiñadas en un rinconcito de una tribuna? Éstas entre tantas incluso en fechas anteriores (ej. Enfrentamiento entre hinchadas de Tulipán y Bella Vista en Fray Bentos).

Aquí, a esta altura y estas circunstancias, no alcanza con suspender una fecha, hacer una reunión para dar un tironcito de orejas, sacar un comunicado recordando cuales son las medidas de seguridad a tener en cuenta, ni sanciones económicas, ni confiar en que los directivos de los respectivos clubes infractores adopten medidas con los responsables y no es por dudar de la honestidad y buena voluntad de los dirigentes ni tampoco señalar directa y exclusivamente a algunos en particular porque debemos convenir que en todos lados se cuecen habas y nadie está libre, sino porque estas últimas son medidas difíciles de poder comprobar posteriormente que muchas veces, por no decir siempre, no van más allá de un deseo de buena intención que queda en los papeles.

Se debe ser más drástico: Eliminación del campeonato, suspender afiliaciones, inhabilitar por lo menos por dos años de participar en estos torneos cuando el derecho deportivo se lo permita, descender de categoría si es o son clubes de la A o eliminar el ascenso de aquellos que habiendo sido ejecutores de hechos de esta índole pudieran conseguirlo al haber continuado en competencia.

Hechos pasibles de sanciones por encima de cualquier resultado deportivo ya que los incidentes fueron generados por no aceptar la derrota o por generar violencia por la violencia misma aun habiéndoles acompañado positivamente el resultado. Ante evidencias tan concretas no se puede esperar a que se expida el Tribunal. Hay que actuar con la inmediatez que las circunstancias y el bien del fútbol lo demandan. No alcanza con un “tironcito” de orejas sólo porque el show debe continuar.

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: