OFI y la TV.

Escribe Gonzalo Recuero *

Al momento de escribir esta columna a pedido de dos amigos de medios diferentes, se producen arduas negociaciones por la televisación de los Campeonatos de Clubes de OFI A y B

Desde mi renuncia a la Presidencia de la Confederación del Sur he mantenido un silencio absoluto a pesar de las múltiples consultas y  de veladas acusaciones de conspirador.

Debo hacer constar que antes de pensar en una renuncia motivada por ingratos procederes y mezquinas actitudes, dejé muy claro que apoyaba y felicitaba el trabajo de quienes arrimaron la TV a nuestro futbol, pero, donde debía (en la interna y no en la prensa), me mostré muy crítico con el  método, el modo y la oportunidad, hasta que la gota derramo el vaso.

Quienes hemos tenido alguna formación en marketing y dirección de empresas hemos aprendido académicamente o a los porrazos (este es mi caso) que una Unidad Estratégica de Negocios no puede apartarse jamás de la Estrategia y los Objetivos Globales de la Empresa.  La televisación del campeonato de Selecciones Mayores y/o la televisación del Campeonato de Clubes son claramente Unidades Estratégicas de Negocios, pero ni por asomo deberían ser  la Estrategia Global de la OFI y mucho menos el Objetivo de la Organización.

La aparición de la TV en la OFI se da justamente (¿casualidad u oportunidad?) en el cambio del paradigma en el Futbol Uruguayo, y en ese cambio de paradigma,  la OFI  tuvo mucho que ver.

Lo tuvo por su histórica posición de unidad, fortaleza e independencia y la tuvo, fundamentalmente,  por una estrategia de acción que se mantuvo en dos ejecutivos, eligiendo cuidadosamente los aliados y los interlocutores.

En ese cambio de paradigma, el Fútbol Uruguayo comenzó a dejar atrás un par de décadas de desprolijidades contractuales y  permeabilidades a fácticos poderes económicos, para comenzar a transitar un camino que desembocó en un Estatuto Único, que habla entre otras cosas de transparencia de los contratos y los procesos, e inclusión de todos los actores que componen el futbol.

OFI, reitero, tuvo mucho que ver en éste proceso.

La intervención por parte de FIFA a una  AUF que una y otra vez se negaba a aprobar el Estatuto Único e intentaba perpetuar en el poder a una vieja y anquilosada política futbolística, fue producto, entre otras de las sistemáticas denuncias de la dirigencia de OFI a los enviados de FIFA.

No creo necesario abundar en los culebrones capitalinos que surgieron de las “relaciones casi carnales” entre los ejecutivos de la TV  y los dirigentes clubistas, ni en las luchas de poder que llegaron hasta el TAS una vez definida y efectuada la intervención.

Es en ese contexto, que la oferta de la televisación del Campeonato  Nacional de Selecciones representó para OFI una oportunidad y una cruz de caminos.

Si miramos la oportunidad como una Unidad Estratégica de Gestión, resulta más o menos claro que el escenario planteaba alguna posición ventajosa para la Organización, pero que el  camino elegido no fue el más oportuno. A saber: quedó enfrentada con los  socios con quienes reivindico derechos frente a FIFA, tuvo actitudes ambivalentes con los gremios (Árbitros y Futbolistas) que legítimamente exigían derechos amparados en él Estatuto del Futbol Uruguayo firmado por OFI y por último, lo más grave;  parecería que se  firmó un contrato (al no ser público debo hablar en condicional)  con cláusulas de igualación de ofertas que  están expresamente prohibidas en un estatuto en el que tanto trabajó la Organización. Dejo fuera de estas consideraciones los comentarios que surgen del rol que le cupo a OFI en la elección de las nuevas autoridades de AUF.

Es cierto que los argumentos usados para elegir el camino para negociar y firmar el contrato con la empresa Tenfield pueden ser de recibo. La ventana de exposición mediática fue alta para dirigentes y jugadores, el torneo fue atractivo y hubo selecciones que lograron importantes superávits, es justo decir que no todas tuvieron la misma suerte a la hora de ser elegidas para ser televisadas, aunque eso es harina de otro costal. Desde ese punto de vista la Unidad Estratégica de Gestión llamémosle “Televisación de los Campeonatos” digamos que fue exitosa y trajo un socio de mucho dinero a la organización.

Ahora ¿que perdió OFI en el camino? ¿Cuánto duró la experiencia?

A la luz de los hechos parece que el socio no era tan socio, la OFI se vio envuelta en juego de poderes que le era ajeno y las pérdidas políticas fueron importantes;  solo bastaría plantearse un escenario de discusión en el Congreso de AUF. ¿Serán los jugadores los mismos socios que fueron antes de la TV? ¿Lo serán los clubes que apoyaron al Pte. Alonso? ¿Lo serán quienes apoyaron al Sr. Curuchet, que dicho sea de paso, fueron quienes siempre se manifestaron contrarios a OFI?

Muchas dudas y pocas certezas y a juicio de este simple futbolero, un costo muy alto.

¿Qué dirá el futuro? Está por verse, confío en él porque confío en la capacidad y en las buenas intenciones  de nuestros dirigentes: Todos ellos, los que integran los órganos de conducción de OFI y sus sectores y los dirigentes que integran la base fundamental de la pirámide, los de los clubes que a lo largo y ancho del país, lejos de la calle Gutiérrez Ruiz y más lejos aún de Guayabos o Divina Comedia, trabajan día a día para hacer el auténtico y genuino Futbol Uruguayo. Y por último, porque siempre se aprende más de los errores que de los aciertos.

 

  • Fue Presidente de la Confederación del Sur, y Presidente de Liga de Fútbol Ciudad de Durazno
  • Actual Director de «La Red» de Informática, fue Product Manager de HP para Uruguay , Integrante del del Dpto de Marketing de Tech Data de Uruguay, Ejecutivo de Ventas de NCR AT&T Uruguay.

 

 

futbolflorida

Blog de fútbol de Florida y del interior de Uruguay

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: